LA ARGENTINA SIN FIN

FALACIAS DEL PROGRESISMO KIRCHNERISTA

Otra vez la desidia, otra vez el vandalismo, otra vez la violencia de los intolerantes, y van...
Lamentablemente, en la Argentina, de a poco nos estamos acostumbrando a esta especie de anarquía que permite que cualquiera haga lo que quiera, desde cortar una calle, ya sea por un vidrio roto en una escuela, o interrumpir el tránsito de la avenida Entre Ríos frente al Congreso de la Nación para presionar a diputados y senadores a efectos de votar a favor o en contra de tal o cual ley, como si esa estupidez podría modificar la decisión ya tomada por los legisladores, que en realidad, en su mayoría —salvo honrosas excepciones— responden a sus propios intereses en lugar de defender el de quienes los elegimos.
Y este descontrol generalizado, promovido, especialmente por este gobierno —y cuando me refiero a este gobierno hablo de Néstor y Cristina, que son Kirchner— no termina sólo ahí; abarca todos los sectores, por lo que no es casual que hoy ocurran en escuelas y colegios casos tan penosos como agresiones a los profesores, por el mero hecho de burlarse de ellos, llegando a la toma de edificios, con el agravante de que nadie, absolutamente nadie, se haga cargo o asuma la responsabilidad, y lo que es peor, que todos los funcionarios se desentiendan del problema y miren para otro lado, total, ojos que no ven, corazón que no siente.
Pero claro, existen matices, y no podemos meter en la misma bolsa a cuatro estudiantes que cortan una calle para reclamar porque en el colegio no funcionan las estufas, que es más producto de la rebeldía juvenil y la oportunidad de perder horas de clase, con imbéciles que comenten hechos delictivos en nombre de vaya uno a saber qué cosa.
Y estos son los peligrosos, y son peligrosos porque fueron alimentados, generados y utilizados por los gobernantes de turno, y la historia no es nueva, e incluso nos podríamos remitir a las barras bravas de los clubes de fútbol.
Pero, para no hacer un revisionismo histórico, podríamos comenzar con los saqueos ocurridos allá a fines del gobierno de Raúl Alfonsín, estrategia luego utilizada para darle el golpe final y "voltear" al gobierno de la Alianza.
Lógicamente, como toda estrategia exitosa, no sólo siguió siendo utilizada, sino que se fue generalizando y creciendo, y así estamos llegando a la vieja metodología trotskista, la preferida de la izquierda universal y muy popular, por cierto, en nuestro país.

No avives giles que después se te hacen contra
Pensar que los hechos ocurridos en las estaciones de Castelar y Merlo fueron espontáneas reacciones de los usuarios hartos del deficiente sistema ferroviario argentino sería más que infantil. El hecho fue premeditado, de eso no hay dudas.
Por supuesto que existe un caldo de cultivo que potencia esto, la gente está cansada de viajar como viaja, y cualquier incidente genera la misma reacción que ponerse a fumar en un polvorín, pero sería muy ridículo pensar que cientos de usuarios del Ferrocarril Sarmiento, hoy administrado por la empresa Metrovías, viaja con mochilas cargadas con piedras, palos, aerosoles y bombas molotov o bidones con nafta.
La pregunta es ¿quiénes y por qué? En primer lugar, no debemos dejar pasar por alto que ¡oh, casualmente! esto ocurre en el mismo día que el director de cine Pino Solanas estrena su film “Próxima estación”. Que coincidencia, pero claro, evidentemente al señor Pino Solanas lo acompañan las casualidades... ¿se acuerdan cuando estaba rodando el documental Memoria del saqueo (2004)? la entonces Diputada y ex azafata Alicia Castro, en su exposición en la Cámara de Diputados desplegó una bandera yanki y la puso sobre la banca del presidente de la Cámara, en un acto claramente populista y tendencioso, que lógicamente fue captado por la cámara de Pino Solanas, quien otra vez fue bendecido por casualidad, valga la redundancia, y estaba en el lugar justo en el momento justo. Pero como yo no creo en las casualidades, y soy más afecto a las causalidades, y tratándose de un personaje como Pino Solanas, que “casualmente” es militante de izquierda, no creo que sea ajeno a lo ocurrido.
El porqué es obvio; la izquierda, que está fragmentada en más de 15 agrupaciones, asociaciones y/o partidos —otra incoherencia más, una más, de los marxistas vernáculos— jamás superó un porcentaje medianamente aceptable en ninguna elección, por más que se sumen todos los votos de todos los que se presenten, y su única manera de generar presencia es a través de la violencia, como lo hicieron históricamente, incluso en la década del 70 cuando se infiltraron en el peronismo con el nombre de Montoneros.

Los k están probando de su misma medicina
Casualidades al margen, es obvio que lo que auspició y alimentó al Frente Para la Victoria desde sus comienzos —la intolerancia, el patoterismo— es el mismo que hoy utilizan a través de sus grupos de choque dirigidos por Luis D`Elía, Emilio Pérsico, La Cámpora y compañía. Es muy doloroso cuando se lo aplican a ellos, pero lo lamentable en esta historia, es que como siempre, en el medio está el ciudadano común, el que siempre termina siendo el damnificado. Grupos como Quebracho, Partido Obrero o MST, entre otros, jamás causaron tantos desmanes y actos delictivos como en el transcurso del kirchnerato, un poco porque al comienzo se lo permitían —cuando les eran funcionales—, y otro poco porque como es sabido, estos idiotas útiles, que jamás propusieron nada viable, y aprovechan cualquier oportunidad para aplicar el axioma de Trotsky, “cuanto peor estén las cosas, mejor”.
Lo contradictorio, o mejor dicho, incoherente, de la izquierda en general, es que sistemáticamente proclaman por la igualad, los derechos humanos e individuales, el respeto, y se quejan permanentemente por la represión, utilizan como único medio de diálogo la violencia, y lo triste es, que cuando la aplican ellos, está justificada, como la violación de los DDHH en Cuba, pero eso sería tema para otro análisis, uno más profundo acerca de las incoherencias y contradicciones del marxismo, más en la práctica que en la teoría, por supuesto.

Ferrocarriles, estatizaciones y aerolíneas
Más allá de que en este caso puntual no haya habido responsabilidad de Metrovías, puesto que se trata de un sabotaje, un detalle que llama poderosamente la atención en todo esto, es que, de alguna manera, pinta de cuerpo entero por lo que hoy está atravesando nuestro país: léase descontrol, desidia, desgobierno, violencia, falta de políticas de Estado, falta de inversión en infraestructura, ya sea por parte de la empresa administradora y del Estado y algunas cosas más. Es que, en el caso de los ferrocarriles, en ningún momento el Gobierno Nacional siquiera atinó a decir que le quitaría la concesión a Metrovías o cualquier otra empresa administradora de otros ramales para volver a estatizar los ferrocarriles, como lo hiciera con el Correo Argentino, Aguas Argentinas o la inminente estatización de Aerolíneas Argentinas.
Bueno, no es muy difícil llegar a una conclusión acertada, y es, sencillamente, que a los Kirchner no les interesan los ferrocarriles, es así de simple. Los ferrocarriles, para el gobierno, serían un serio problema, ya que para, por lo menos comenzar a normalizarlos, se deberían invertir miles de millones de dólares, que el gobierno en este momento no tiene y que si los tuviera los invertiría en algo que fuese, políticamente hablando, más rentable. O sea, la relación costo-beneficio de los ferrocarriles —para el gobierno, no para el pueblo, por supuesto— arroja un saldo negativo, si no, seguramente, ya se los hubiesen quitado.
Casos muy distintos son los ya citados, donde a través del Estado, se pueden manejar fondos interesantes y generar cierto poder político a través de sus sindicatos. Esto no es ninguna novedad, es la principal forma de gobernar de los sistemas totalitaristas al que siempre aspiró Néstor Kirchner, y lo podemos ver en sus principales aliados políticos de Latinoamérica, como Hugo Chávez y Evo Morales.
Por eso, en el mundo K, de eso no se habla.
Publiado por: www.periodicotribuna.com.ar septiembre 2008

PAGO AL CLUB DE PARIS

¿SERÁ CIERTO U OTRO ANUNCIO EN DETRIMENTO DEL PAÍS?

Cuando escuché la pomposa e impactante noticia que decía: “El gobierno argentino pagará la totalidad de la deuda con el Club de París”, enseguida vinieron a mi mente dos reflexiones. La primera es ¿será cierto? Y la segunda ¿está bien? Paso a explicar, entonces, el porqué de mis dos reacciones casi simultáneas.
Hace unas semanas, el sitio Perfil.com publicó una sección titulada “Las cien mentiras de los Kirchner”. En esta sección, muy buena por supuesto, y que tal vez haya sido inspirada —no quiero decir afanada— en un artículo publicado por Tribuna de Periodistas el 23 de junio de 2008 titulado “80 escándalos Kirchneristas” (1), donde se hace referencia no sólo a los casos de corrupción, anormalidades y/o patoterismo desplegados por los K en estos años, sino que además se mencionan, fundamentalmente, las promesas que jamás se cumplieron ni se cumplirán.
Por lo tanto, como ya conocemos la metodología del Frente Para la Victoria, yo, personalmente, hasta que no lo vea no lo creeré. No vaya a ser cosa que este anuncio sea como cuando dijeron que se iban a repatriar los fondos de Santa Cruz, ¿se acuerda?
Pero supongamos que de una buena vez por todas Néstor y Cristina cumplan lo que prometen, ¿está bien? SÍ, por supuesto que está bien, es indudable que si queremos ser “Un país en serio” como reza el eslogan publicitario de la Presidencia de La Nación, una de las primeras cosas que hay que hacer es honrar las deudas.
Pero, siempre hay un pero, ¿de qué manera? ¿de la misma que le pagamos al FMI? Cuando Néstor Kirchner anunció, con un gran golpe mediático, que se había pagado la deuda externa, pagó 10.000 millones al FMI, que dicho sea de paso, nos cobraba un interés anual menor al 5%, y para hacerlo, no tuvo mejor idea que venderle al “compañero bolivariano” Hugo Chávez, bonos a un interés muy superior al 10%, pero se ve que el negocio funcionó bien, porque la última venta de bonos, el interés usurario aplicado por la versión caribeña y remixada de Benito Mussolini —quien dice querer ayudar a los países de Latinoamérica— fue del 15%. Pero volviendo al episodio del pago el FMI, cuando dijo "se pagó la deuda externa", mantuvo el endeudamiento por 130.000 millones, y no sólo eso, sino que la deuda fue creciendo.
Estos, según el boletín oficial, son los números:
2001: se pagaron intereses por unos 10.000 millones de dólares.
2003: la deuda total ascendió a 186.000 millones de dólares.
2008: se deberían pagar, aproximadamente, 6.000 millones de dólares de intereses.
Pero hay más: la deuda actual es de 145.000 millones de dólares y en 2009 vencen bonos de deuda 20.500 millones de dólares, de los cuales, adivine ¿a quién fueron vendidos la mayor cantidad? ¡Sí Adivinó! al compañero Hugo Chávez, ¿y sabe cómo se pagará esa deuda? Una mitad con el superávit fiscal, y la otra tomando nuevos créditos del BID, el Banco Mundial o, seguramente, del buen amigo Chávez.
Si efectivamente esos 6.706 millones de dólares van a parar a las arcas del Club de Paris no está mal, y es, en definitiva lo que corresponde, pero esperemos que esta no sea otra burda campaña de prensa como cuando se le pagó al FMI y se contrajo una deuda peor, por el mero hecho de decir, públicamente, se pagó la deuda, y esperemos, además, que esta vez sea cierto.

LA CONSTITUCIÓN Y LA DEMOCRACIA COMO VALORES UNIVERSALES

Sin ninguna duda, la declaración de la independencia de los EEUU y, por consiguiente, la sanción de su Constitución, fueron el puntapié inicial del sistema democrático, republicano y federal que hoy conocemos como Democracia. Incluso, fueron los disparadores de la revolución francesa y fuente inspiradora para la independencia de colonias, ya sean inglesas, francesas, portuguesas, holandesas y, fundamentalmente, las hispanas de Latinoamérica.
También es indudable que, desde su creación, fue el mejor sistema de gobierno, o por lo menos, como dijo Winston Churchil, “el menos malo”.
Prueba de ello es que desde su aplicación —en 1776 en los EEUU, donde se aplica la constitución del Estado de Virginia, base de la actual, sancionada en 1787— jamás fue alterada, salvo algunas enmiendas constitucionales, y los países que hoy son considerados desarrollados lograron ese status mediante este sistema, democrático, republicano y federal, basado y sostenido por una constitución.
Este sistema revolucionario e innovador para la época, no fue producto de la improvisación ni mucho menos, sino todo lo contrario, ya que en su origen se produjo un fuerte debate en el cual las trece colonias que eran en ese momento se unieron para formar un gobierno federal.
En ese debate surgieron nuevas ideas y conceptos institucionales que hoy son comunes y todos aceptamos bajo el nombre de democracia, basado en un sistema de pesos y contrapesos institucionales, que es —debemos aclararlo— diferente al concepto de separación de poderes. Es un tema más profundo, debido a que no es sólo que los poderes estén separados, sino que además se controlan uno a otro. Incluso, se contempló equitativamente la participación de las minorías, mediante la creación de la Cámara de Senadores, donde cada Estado —o Colonia, en ese momento— aseguraba su participación y tenían todos los representantes el mismo “poder” o peso político, por más pequeño o menor incidencia económica que este tenga. De hecho, hoy, esto sigue siendo de la misma manera.
Otro punto sobresaliente es que la Constitución no se toca, no se cambia, y esto le da valor, previsibilidad, y fortaleza al sistema Tal es así que en EEUU, las reformas constitucionales son puntuales, quizá la más importante, fue la que prohibió la reelección mas de una vez. En cambio, en América latina, las constituciones se reforman y cambian en su totalidad. La posibilidad de cambiar fácilmente la constitución, le quita poder y por lo tanto la torna más débil y permeable. Esto se debe, fundamentalmente, a las diferencias culturales entre la tradición sajona y la tradición hispana, producto de ello son las dificultades de extrapolar el sistema político y jurídico sajón a América.
Tanto la democracia, como la constitución, comenzaron a implementarse a fines del S XVIII, es decir que son un invento relativamente reciente respecto a la historia de la civilización, pero lo suficientemente poderoso como para que hoy sean un valor universal.
Tal es así, que los países que lograron inclusión social y desarrollo económico lo hicieron sobre bases constitucionales fuertes, control entre poderes y democracia. Con leyes flexibles, pero de aplicación rígida, y no al revés, con leyes rígidas de aplicación flexible.
En definitiva, el poder se legitima por el consenso de los gobernados y, fundamentalmente, con el rol vital de la Corte Suprema en el control institucional.
Cuando esto ocurra en Latinoamérica, puede ser que dejemos de ser un “pueblo oprimido” para pasar a ser libres, soberanos y, fundamentalmente, ordenados y desarrollados.
Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar septirmbre 2008

¿DE QUÉ SE DEBERÍA OCUPAR CRISTINA?

Es sabido que todo gobernante debe dedicarse, básicamente, a tres aspectos fundamentales, el social, el político y el económico.
También es sabido que se deben “atacar” estos tres frentes de forma equitativa, como si se tratase de un triángulo aquilátelo, ya que si se desarrolla uno más que otro seguramente se producirá un defasaje que a medio o largo plazo producirá algún desequilibrio puesto que, directa o indirectamente, están relacionados entre sí.
Tampoco es ninguna novedad que el gobierno kirchnerista, tanto en su primer período como en el actual, ha fracasado rotundamente, por lo menos hasta ahora, en los tres frentes. Muestra de ello serían, sólo por citar algunos casos, el manipuleo del índice inflacionario y la sensible baja del crecimiento económico —aunque el gobierno se empeñe en decir otra cosa—, la infinidad de conflictos laborales, estudiantiles, etc. y, por último, el autoritarismo, hipocresía y soberbia con que estos se dirigen hacia la oposición y especialmente al periodismo generador —según Néstor, Cristina, y los obsecuentes que los secundan— de todos los males que nos aquejan. Aunque bien podríamos sintetizar esta suerte de desgobierno con dos ejemplos claros y contundentes: El crecimiento geométrico de la inseguridad y la incapacidad o negligencia para resolverlo y, por supuesto, el conflicto con el campo, donde quedó plasmado de forma indiscutible el accionar de los K tanto en lo político como en lo económico y lo social.
Pero si todavía le queda alguna duda, no hace falta más que recurrir a cualquier encuesta —por más que esta sea oficialista— para corroborar el fracaso obtenido hasta estos días. Realmente, remontar esta situación para Cristina, que es Kirchner, no es o será una tarea fácil, ¿qué debería hacer entonces?

Comencemos por lo social:
En primer lugar, tanto el sistema tributario, como el jubilatorio, son totalmente regresivos, deficientes y corruptos, lo que a su vez genera una sociedad cada vez más violenta e intolerante, un escepticismo político galopante y un sistema de seguridad deficiente por donde se lo mire, tanto en las fuerzas de seguridad como en la Justicia. Cada uno de estos puntos debería ser el “enemigo” del gobierno, no el agricultor, el ganadero, el comerciante, el estudiante, etc.
De paso, no nos olvidemos cuál es la razón de ser del Estado: Seguridad, Justicia, Salud y Educación. Esto es por lo que el Estado se justifica. Sin estas cuatro cosas, el Estado pierde razón de ser. Para eso son los impuestos, para nada más.
Por lo tanto, algo saludable sería reestructurar todo el sistema burocrático-administrativo y realizar una profunda reforma tributaria, especialmente en el perverso sistema de coparticipación, para cobrar los impuestos que corresponde, de la manera que corresponde y destinarlos donde corresponde.

Sigamos con el aspecto económico:
Aquí, la situación, aunque no lo parezca, es mucho más sencilla. Por lo pronto, si se comienza con una reforma tributaria, esto no sólo repercutirá en lo social, también en lo económico, generando así un circulo virtuoso que en determinado momento desembocará en la generación de una industria nacional próspera y moderna.
Lógicamente, esto deberá ir acompañado de obras de infraestructura, y es aquí donde comienza a funcionar el “círculo virtuoso”, sin dejar de lado, especialmente, los mercados externos, como el MERCOSUR y tratados con la Unión Europea para esos productos.

Finalmente, llegamos al campo político:
Este es, sin dudas, el punto más fácil de superar, pero como estamos hablando de los Kirchner parecería el más difícil, casi imposible.
Una mejora en lo político se lograría, sencillamente, manteniendo buenas relaciones internacionales con potencias, pero sobre todo, con países vecinos, tan importantes para el mercado interno y para la “paz regional”, como Uruguay, Brasil o Chile, y no realizar negocios de dudosa credibilidad con personajes como Hugo Chávez, como por ejemplo, la venta de bonos a intereses usurarios del 15%.
Otro punto fundamental sería mantener un dialogo normal, razonable y fluido, tanto con la oposición como con la prensa, y no tratar de invertir, permanentemente, “la carga de la prueba” y culpar a los demás de los errores propios.

Como se podrá apreciar, no es muy difícil revertir la actual situación el gobierno kirchnerista, que en definitiva sería revertir la situación de los argentinos, y no ocuparse de viajes inútiles, proyectos faraónicos y ridículos, o una supuesta “política de derechos humanos”, que solamente sirve para desviar la atención de la gilada y que en realidad no existe, y día a día crecen la mortalidad infantil, la inseguridad y la brecha entre ricos y pobres se hace cada vez más grande.
Pero como ya dijimos, estamos hablando de los Kirchner, y como decía mi abuela, no hay peor sordo que el que no quiere escuchar, aunque pensándolo bien, y tratándose Néstor y Cristina, sí lo hay, y es aquel sordo que además de no querer escuchar, tampoco quiere ver.

ENTREVISTA A LA PERIODISTA VENEZOLANA PATRICIA POLEO

"ANTONINI WILSON ES TESTAFERRO DE FUNCIONARIOS DE CHÁVEZ"

Patricia Poleo es una de las tantas periodistas perseguidas por el régimen de Hugo Chávez. Acusada de ser la autora intelectual del asesinato de un periodista, debió refugiarse en la ciudad de Miami como perseguida política.
En la actualidad, escribe una columna en el periódico venezolano El Nuevo País y es una de las personas que más ha investigado y conoce los entretelones del gobierno venezolano.
Una de sus investigaciones más destacadas fue la de sacar a la luz la trama del pago por parte de Hugo Chávez a las FARC para liberar rehenes.

Periodista: Como argentino, lo primero que se me ocurre preguntarle es acerca de la valija de Guido Antonini Wilson con los 800.000 dólares...

Patricia Poleo: El mundo conoció a estos personajes a través del caso de “la valija”, pero en Venezuela estábamos trabajando con estos nombres y sus actividades desde hace más de ocho años, después de que Hugo Chávez se había instalado en el poder cerca de dos años, y ahí entran en juego estos muchachos, digo muchachos ya que son jóvenes todos, algunos no llegan a tener 40 años, y de no tener absolutamente nada, pasan a tener una “riqueza súbita”; para darle un ejemplo, lo único que tenían eran autos usados, y de pronto comienzan a tener autos importados nuevos, avionetas, embarcaciones, mansiones lujosas... y a la conclusión que llegamos, con pruebas, algunos periodistas, es que tenían negocios con el gobierno.
Algunos eran testaferros de funcionarios del régimen de Hugo Chávez y esto se ha venido denunciando permanentemente en los medios de comunicación, así como veníamos denunciando que desde hacía mucho tiempo en valijas diplomáticas viajaban dólares permanentemente y sin ningún control, en un país como Venezuela donde existe el control de cambio, y para poder acceder a un dólar hay que realizar una serie de papeleo y presentar documentación para poder tener derecho a 5.000 dólares anuales, que es lo que permite el gobierno, hasta que ocurre esto en la Argentina, que yo digo que intervino la mano de Dios, porque los periodistas veníamos denunciando y denunciando y no pasaba nada, ya que argumentaban siempre lo mismo, que no había pruebas, pues bueno... aquí apareció la prueba. Ahora, con la prueba, con Antonini Wilson, caen también estos muchachos, a los que se los ha denominado en Venezuela los Boliburgueses, que son, como le dije antes, una nueva clase social, que nunca tuvo nada y ahora pasaron a tener riquezas que nadie puede justificar.
Yo creo que el proceso que se ha llevado a cabo en el juicio, aquí en Miami, ha sido muy interesante, precisamente porque con el trabajo que han hecho los investigadores aquí, se ha llegado a la verdad que los periodistas, repito, veníamos diciendo desde hace mucho tiempo, por ejemplo, las negociaciones que se hacen con el gobierno, las comisiones que se han cobrado por esas negociaciones, pero sobre todo, que creo como periodista es lo fundamental en todo esto, es como una industria que se había manejado de una forma tan transparente, como lo es la industria del petróleo en Venezuela, ahora pasa a ser la que corrompe y sus funcionarios son los corrompidos, como ocurrió con uno de los pasajeros del avión donde viajaban los 800.000 dólares, que es hijo de un funcionario muy importante de PDVSA.
La angustia más grande que hay en Venezuela es que el dinero salió de las arcas de PDVSA, y efectivamente es así, y en definitiva es lo que veníamos denunciando, que la industria petrolera se está utilizando para financiar campañas, como han declarado los detenidos, que ese dinero era para la campaña de Cristina Kirchner, que no es la única que se ha venido financiando, hubo dinero que fue para Ollanta Humalá, en Perú, o para Evo Morales en Bolivia. Para Correa en Ecuador o para Ortega en Nicaragua.

P: Bueno, incluso el mismo Hugo Chávez ha declarado que financia agrupaciones de izquierda en toda Latinoamérica, que él denomina “organizaciones sociales” como ocurre en Argentina con Madres de Plaza de Mayo a la Federación de Tierras y Viviendas de Luis D`Elía, y otras organizaciones piqueteras y con el dinero de todos los venezolanos...

PP: Así es, ese dinero, que proviene del patrimonio de Venezuela es de todos los venezolanos, y no se justifica de ninguna manera que despilfarre dinero del pueblo financiando organizaciones de dudosas actividades mientras en Venezuela hay muchísimas necesidades.

P: ¿Cuál es la verdadera relación de Hugo Chávez con las FARC, teniendo en cuenta que les permite accionar en territorio venezolano?

PP: Lo primero que hay que considerar es eso mismo, que es la consecuencia de la relación, fíjese que en casi 60 años de lucha que sostiene Colombia con la guerrilla, Venezuela jamás se vio involucrada, jamás traspasaron a territorio venezolano, y es porque teníamos unas fuerzas armadas que se preparaban de una forma consiente contra esto. Antiguamente, a los oficiales que se distinguían por su labor, se los destinaba a la frontera porque era lo más importante resguardar, pero cuando llega Hugo Chávez esto termina y la filosofía de las FF AA cambia con respecto a esto, y de pronto, quien era el enemigo se convierte en el amigo, y los enemigos pasan a ser los grupos de paramilitares, y nuestras FF AA comienzan a combatir a la milicia colombiana para proteger a la guerrilla, dándole, además, acceso a territorio venezolano, de manera que el ejército colombiano deba frenar en la frontera y no traspasarla para poder combatir a la guerrilla. ¿Qué ha traído esto como consecuencia? Que todos nuestros estados fronterizos hoy estén tomados por la guerrilla, e incluso hay lugares donde las autoridades civiles no tienen ninguna voz de mando, en el sentido que para poder hacer algo, como por ejemplo pescar, los permisos los da la guerrilla. Por supuesto, esto también ha traído aparejado un aumento sustancial del delito, como el tráfico de droga, secuestros y el cobro de 'la vacuna', que es un pago que se le hace a la guerrilla para que no te secuestren o 'estar protegido', y esto tiene muy preocupados a los ganaderos y productores que están cerca de la frontera.
Pero además, en Venezuela ya tenemos un tipo de crimen que no había habido nunca, que es el de los 'sicarios', o sea, ahora existen los crímenes por encargo, que en Venezuela jamás habían existido, y todo esto viene por la relación de Hugo Chávez con las FARC.
Ahora, lo fundamental de esta relación es ver cual es el discurso de Chávez a nivel diplomático, porque una cosa es lo que él dice y otra muy distinta son los hechos, y aunque ahora parezca que tiene una relación con (Álvaro) Uribe más fluida, Uribe no va a olvidar lo que Chávez ha hecho por la guerrilla colombiana, no nos olvidemos que estos son nexos que no se pueden romper tan fácilmente, la guerrilla no va a permitir que diga simplemente adiós y listo.
Hubo muchísimos casos de denunciantes, que muchas veces eran integrantes de las FF AA, a los que se los obligaba a dejar en libertad a guerrilleros que habían capturado, y no sólo eso, hasta les hacían pedir disculpas por haberlos apresado, y todas estas cosas se denunciaron en los medios de comunicación, por supuesto sin dar nombres, con esto le quiero decir que Chávez no confía en sus FF AA, y entonces cree que dado el caso de tener un conflicto internacional, va a contar solamente con la guerrilla para que lo defienda.
Lo que hay es una especie de discurso para lavar la cara internacionalmente, pero por debajo sigue trabajando el apoyo a la guerrilla, que tiene que ver con el tráfico de armas, con dinero y, fundamentalmente, con darles protección en territorio venezolano, que incluye hasta identificaciones como venezolanos.

P: ¿Qué dejó en concreto el secuestro de las computadoras de Raúl Reyes?

PP: Fundamentalmente, todo esto que le estoy contando, pero con pruebas, eso sirvió para demostrar todo lo que veníamos denunciando durante años y años, pero faltaban las pruebas.

P: Es sabido que en Venezuela existe una feroz persecución al periodismo, se cerraron canales de televisión e incluso se asesinaron periodistas. De hecho, usted está en Miami porque fue acusada como la autora intelectual de un homicidio y tuvo que escapar, ¿cuál es la situación real del periodismo en Venezuela?

PP: En Venezuela ha ocurrido algo muy especial con los medos de comunicación y con los periodistas, y es que Hugo Chávez ha logrado acabar con los dirigentes y partidos políticos de la oposición, entonces llegó un momento donde la población tomó a los medios de comunicación como única institución para defender la democracia, y los periodistas asumimos un papel que no nos correspondía, que fue el papel de ser los que resistimos, el papel de la denuncia pública... y de alguna manera nos convertimos en los opositores de Hugo Chávez.
Cuando a veces algunos colegas internacionales critican eso de los medios de comunicación venezolanos, yo siempre digo que tuvimos que asumir el papel de ciudadanos, que en definitiva eso es lo que somos.

P: Bueno, en la Argentina está ocurriendo algo muy similar...

PP: Claro, porque eso pasa cuando llegan al poder gobiernos que no son democráticos, entonces, cuando las instituciones están débiles, como ocurrió en Venezuela, los medios de comunicación debieron asumir ese rol. Algo distinto ocurrió en Perú, donde algunos medios se rindieron, otros fueron anulados, pero en Venezuela ha habido una gran resistencia por parte de los medios, y eso nos lleva a librar batallas psicológicas muy duras, por ejemplo, existe el canal del Estado que se dedica exclusivamente a insultarnos.
Le puedo dar un ejemplo de algo que ocurre conmigo, yo tengo una hija de 13 años y están circulando por Internet unas fotos pornográficas de una joven que debe tener unos 20 años y dicen que es mi hija. Ese tipo de cosas es típica de los gobiernos dictatoriales, y lo que me está pasando a mí le está pasando a muchos periodistas en Venezuela.
Respecto a los medios de comunicación, bueno... fíjese que Chávez cerró Radio Caracas Televisión, que no era cualquier canal, era el más importante, el de mayor audiencia en Venezuela, pero que además, por su potencia, era el que más llegaba a todos los sectores de la sociedad. Entonces lo cierra y estratégicamente deja Globo Visión, que no tiene tanto alcance ya que es un canal de cable, y en Venezuela no todos tienen acceso al cable, y sin embargo los medios y los periodistas hemos resistido.
Yo, por ejemplo, desde aquí, desde Miami, donde estoy hace casi tres años, he seguido trabajando permanentemente. Todos lo días escribo, y claro, ahora con el alcance de la tecnología prácticamente no existen las distancias. He mantenido mis fuentes, que son en su mayoría fuentes militares intactas, y puedo seguir haciendo mi trabajo de investigación desde aquí, y no pudieron anularme profesionalmente.

P: Teniendo en cuenta que Hugo Chávez se autoproclama socialista y que se supone que el socialismo beneficia a las clases sociales más bajas, ¿cual es la situación, hoy, del ciudadano común de Venezuela?

PP: El discurso de Chávez siempre fue dirigido a las clases menos pudientes, como por ejemplo 'en Venezuela hay mucha gente que tiene dinero, muchos oligarcas, y tu no tienes nada', en otras palabras es el viejo discurso de 'vamos a quitarles a ellos y darte a ti para que también tu tengas', pero hoy, en Venezuela, está ocurriendo algo muy importante, y es que Chávez está en un punto crítico, tanto en lo personal o como Jefe de Estado, y no sólo él siente que ya perdió, porque lo dicen todas las encuestas, sino que además perdió el apoyo popular, por la sencilla razón que no le respondió al país, no le respondió ni a los sectores populares. En Venezuela hay protestas diariamente, y por inseguridad sobre todo, que es el problema que hoy más afecta a los venezolanos. En Venezuela hay más muertos por inseguridad que en la guerra de Irak que tanto critica, y esto tiene que ver con la impunidad primero, pero también con los problemas sociales que hay con la creciente pobreza y con las rabias, las rabias que él ha sembrado en el país, el odio que ha propagado.
Se ha llegado a un punto donde la gente dice ¿hasta cuándo? ¿hasta cuándo voy a esperar a que me den una casa, cuando además no puedo arreglar la que tenía? ¿hasta cuándo voy a esperar la comida? ¿hasta cuándo voy a mendigar? ¿hasta cuando no voy a tener trabajo? Porque además ha ido cerrando empresas, y entonces se han ido cerrando puertas de trabajo y la gente se comenzó a dar cuenta de la mentira, y para poder quedarse en el poder necesita ser autoritario, y el pueblo venezolano ya se está dando cuenta de eso.

P: Es muy llamativa la cantidad de armamento que compró Hugo Chávez. Él dice que es para defenderse de una posible agresión del Imperio ¿Cuál es su opinión?

PP: En primer lugar debo decirle que está adquiriendo una serie de armamento que en Venezuela no hay gente capacitada para utilizarlo. Un caso concreto son los aviones rusos ZUKOI. En Venezuela había un grupo de aviadores especializados en ZUKOI, pero todos esos pilotos, pidieron la baja y se fueron. En cuanto a los fusiles AK 47, que también fue un escándalo, por la cantidad que se compró, yo misma le puedo dar pruebas de que no están en manos de los militares, están en manos de civiles que incluso se los llevan para sus casas. Déjeme contarle que en el último desfile que se hizo, pudimos ver que el armamento con que cuentan hoy los militares está en muy mal estado, incluso los tanques no están funcionando por falta de mantenimiento. Un claro ejemplo es el helicóptero que se estrelló en Bolivia, donde murieron cuatro de los mejores profesionales, y ahí hubo un gran malestar entre los militares, y ese es otro problema. Le está enviando a Evo de lo mejor que hay dentro de nuestras FF AA, entonces, yo diría que este show de la compra de armamento que está montando es para demostrar que tiene poder, como cuando hizo aquel ridículo lanzamiento de misiles.
No hay que estudiar mucho para darse cuenta que en caso de que se libre una guerra entre Venezuela y los EE UU la tenemos perdida seguro. Y además estamos rodeados, porque Colombia jamás se va a enfrentar a los EE UU para defender a Venezuela, y creo que Colombia ha demostrado cómo están preparadas sus FF AA, especialmente su Departamento de Inteligencia, que hoy en día es primordial en cualquier conflicto armado.
Tampoco tendría nunca el apoyo de Brasil, porque sencillamente, el Presidente de Brasil es una cosa, y su ejército es otra, y él lo sabe. Chávez sufre de verborrea, y permanentemente dice cosas sin sentido, y en los papeles sabe que tiene perdida cualquier guerra, especialmente con los EE UU. La realidad es que sabe que está en una situación sumamente delicada, y para él la mejor salida sería un conflicto internacional, aunque Venezuela lo pierda, porque no le interesa Venezuela, él no se va a enfrentar en una guerra, se va a esconder, entonces la mejor manera de salir es decir 'el imperio me sacó', por eso ese discurso repetitivo contra el imperio.
Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar agosto 2008

CONFLICTO GOBIERNO - CAMPO Lo que vendrá

A esta altura de las circunstancias, es realmente muy difícil aportar algún dato nuevo sobre esta novela titulada “conflicto entre el gobierno y el campo”, ideada, producida, dirigida y protagonizada por nuestro presidente de facto, Néstor Kirchner.
Fueron muchísimos los análisis que se han hecho sobre si el aumento a las retenciones era bueno, malo, a quien perjudicaba, a quien beneficiaba, para qué eran los recursos o cuál era el verdadero motivo de dicho aumento, tanto de un lado como del otro.
Lo cierto es, que desde que se anunció el incremento hemos entrado en una insipiente recesión, enfriamiento de la economía y la inflación alcanzó los niveles más altos desde la convertibilidad. Como ya dijimos, es muy difícil aportar algún dato nuevo, lo que nos llevaría a ser redundantes o escribir sobre lo mismo. Pero lo que sí es una verdadera intriga, es tratar de dilucidar cómo finalizará esta historia o, por lo menos, analizar cuáles serán las consecuencias ante una inminente sanción de la ley que legalice el aumento de las retenciones móviles.
Creo conveniente, entonces, hacer un repaso de algunos puntos sobresalientes sobre este conflicto para luego, sí, analizar los posibles resultados.

La verdadera razón del aumento
El conflicto estalla el 11 de marzo cuando se anuncia el aumento a las retenciones del 35% al 44%. Esta medida, es atribuida al ex ministro de Economía, Martín Lousteau, y es la primera mentira oficial, ya que fue pergeñada por Alberto Fernández y el mismísimo Néstor Kirchner.
La segunda falacia son la sarta de justificativos del aumento, que fueron desde “defender” a los pequeños y medianos productores, hasta decir que lo recaudado sería destinado a la construcción de hospitales, viviendas sociales y caminos. ¿El verdadero motivo? Muy sencillo, recaudar más. No es muy difícil deducir que estos dos argumentos son verdaderas falacias, ya que no se entiende muy bien por qué, si renunció Martín Lousteau —a quien se le atribuye la autoría intelectual del aumento— se sigue para adelante con la medida. En cuanto a la segunda mentira oficial, tampoco se entiende por qué si, entre otras cosas, se dice que lo recaudado es para construir hospitales, viviendas y caminos, no se dijo esto desde un primer momento y se anunció después de más de 100 días de conflicto.

El conflicto reveló la verdadera personalidad de Néstor Kirchner
Aunque no muchos lo digan, Néstor Kirchner sabe íntimamente que cometió un error grosero, ya que jamás imaginó que esta decisión provocaría semejante reacción por parte del sector agropecuario y mucho menos de la población en general, pero debe ser que, en su autismo, nunca advirtió que la opinión pública hacía tiempo había comenzado a perder confianza en su gobierno —no nos olvidemos que la realidad dice que Cristina resultó electa, sin contar el fraude, por supuesto, con el 30% real del padrón electoral, lo que dice que el 70% no la votó— y esta medida, sumada a la explosión del caso de la valija venezolana, fue la gota que derramó el vaso. Luego, y esto ya es más reciente, se produjeron una catarata de manifestaciones autoritarias, que podemos calificar desde mafiosas a dictatoriales, como enviar a Luis D`Elía, Emilio Pérsico y compañía a reprimir manifestantes a Plaza de Mayo, o las “apretadas” a diputados y senadores para que sancionen la ley, pasando por imitar o redoblar las acciones de los dirigentes sociales, como mandar a instalar carpas, luego que lo anunciaran los representantes de los ruralistas o realizar un acto para contrarrestar otro organizado por la gente del campo, y ni hablar de las persecuciones políticas en manos de jueces y fiscales.
Un párrafo aparte merecen las permanentes declaraciones de Néstor, acusando a los demás de lo que él mismo hace, y diciendo permanentemente que brega "por la unión, la conciliación, el diálogo, el respeto a las instituciones, la justa distribución de la riqueza", o acusar permanentemente de golpistas, desestabilizadores y conspiradores a quienes no compartan su forma de conducirse, especialmente al periodismo, y lo más paradójico, invita a “respetar a quienes no piensen igual”.
Así como se sabe que Néstor Kirchner es plenamente consciente de que cometió el peor de los errores que haya cometido en su carrera política, también se sabe por qué no quiere retroceder, cosa que no es ningún secreto, y es, sencillamente, porque en su mente existe el criterio de que volver al 10 de marzo sería un signo de debilidad, y eso no entra en ningún cálculo de alguien autoritario como nuestro Presidente (Si, nuestro actual Presidente).

¿Cuáles serán la consecuencias en caso de sancionarse la ley?
Existen dos escenarios posibles. El primero, sería suponer que —en caso de que la ley sea sancionada— los productores agropecuarios acaten la ley y se termine el conflicto.
Esto, sin dudas, producirá un retroceso notable en la economía argentina, cosa que ya ha comenzado. No es necesario agregar más nada, es así de simple, ya que la recesión y la inflación harán el resto, o si usted prefiere una explicación más gráfica, sería como si se hubiese tomado la decisión de destruir un país; esa sería la medida acertada.
Pero realmente es muy difícil suponer que, en caso de sancionarse la ley, el conflicto termine ahí, entonces imaginemos el segundo escenario posible. Lo más factible es que se produzca un estallido social. ¿Hace falta agregar algo más?

Concluyendo
En análisis político, no es conveniente utilizar futurología, lo correcto es, muy por el contrario, aplicar el sentido común. Esto indicaría que, teniendo en cuenta los dos cacerolazos recibidos por el gobierno, la población no está dispuesta a tolerar más prepotencia ni autoritarismo, y seguramente habrá un tercer cacerolazo, cuarto, y quien sabe cuantos más, depende, ¿de qué depende? de cómo reaccione Néstor Kirchner o cómo interprete la lectura del descontento no sólo de los productores rurales, sino también de la población. Los kirchneristas desde hace bastante tiempo comenzaron a hablar de golpe, y acusan a todo aquel que discrepe con su ideología y/o metodología de "golpista", especialmente al periodismo, pero no nos olvidemos que cuando el pueblo echó al gobierno de la Alianza, no se quejaban, de hecho, festejaban. En ese momento, ningún periodista promovía que había que echar a Fernando de la Rúa, sino que ellos mismos —sí, los que hoy se rasgan las vestiduras acusando a diestra y siniestra de golpista a quien se les cruce por el camino— fueron los que alentaban a la población a voltear a un gobierno democrático; entonces, no es de extrañar que el Frente Para la Victoria sufra las mismas consecuencias, no nos olvidemos que Eduardo Duhalde comenzó a actuar nuevamente en política, y ese no es, precisamente, un dato para dejar de lado.
Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar julio 2008