EL PLAN C DE NÉSTOR KIRCHNER ¿SE VIENE LA EXPROPIACIÓN DE CAJAS DE SEGURIDAD?

Primero quisieron recaudar más aumentando las retenciones a las exportaciones; como no pudieron, fueron por las AFJP y, si no pueden, irán por las cajas de seguridad.
Comencemos por el principio.
A esta altura de las circunstancias, no es ningún secreto que la cuesta abajo del gobierno del presidente de facto, Néstor Kirchner y de su esposa, la supuesta abogada Cristina Fernández, comenzó con el desesperado intento de subir las retenciones a las exportaciones, allá por marzo de este año.
Tampoco es ningún secreto que el verdadero motivo era meramente recaudatorio, y que todo ese discurso neo progresista de la justa distribución y la defensa del pequeño y mediano productor es tan falso como que Cristina es abogada y es la que realmente gobierna.
Ese, el peor error político de Kirchner —sin dudas de su carrera, que le costara la caída más espectacular de imagen que podamos recordar, de político alguno, comparada, tal vez, con la que sufrieran los militares luego de la guerra de Malvinas— se cargó, además a varios ministros, entre ellos a Alberto Fernández y Martín Lousteau, víctima del engaño, y lo obligó a rearmar la tropa.
Lógicamente, mantener este “modelo” es costoso, y mucho. La inmensa cantidad de subsidios, entre ellos, al transporte y la energía, fundamentalmente, para evitar aumentar las tarifas, y seguir dibujando la inflación requiere de una chequera (caja) muy importante, que durante años anteriores se pudo alimentar gracias a las exportaciones y la favorable situación internacional. Hoy, el viento de cola cambió el rumbo y ya empezamos a sentir las consecuencias.
Las tarifas aumentaron, también el combustible, y ni hablar de la inflación. La desesperación es grande, tan grande que la situación llevó a Néstor Kirchner a cometer el segundo peor error de su carrera, el “plan B”: Estatizar las AFJP.
Y parece que se repite la historia del conflicto con el campo. El malestar de la población, en general, se nota en cada conversación de café, en el taxi o en la cola del supermercado.
Pero claro, tal vez ellos no se enteren porque no hacen ninguna de esas cosas, y como creen que los medios mienten, salen a ventilar más o menos los mismos argumentos que durante el conflicto agropecuario. “Es para prevenir”, “Es para distribuir mejor”, “Es para defender a la gente”, y la reacción de la ciudadanía es la misma. Los que supuestamente son los defendidos son los primeros en reaccionar.
¿Casualidad? No, de ninguna manera, es que el motivo es el mismo, necesitan recaudar, es sólo eso.
Y al igual que con el conflicto anterior, este le va costar varios funcionarios. El primero en renunciar fue Martín Redrado. Sí, el Presidente del Banco Central, quien ya presentó su renuncia formal y está esperando que se la acepten para darla a conocer en el momento más oportuno. Y esto recién comienza, ¿usted cree que estatizar las AFJP es el límite de lo que puede hacer un gobierno autoritario, totalitarista y cuasi dictatorial? No, hay más, está el “Plan C”.
Y nunca mejor puesta la C, porque se trata ni más ni menos que de las cajas de seguridad. Aunque parezca descabellado, es la realidad, y en caso de que la estatización de las AFJP no sea sancionada por el Congreso, irán por las cajas de seguridad privadas. Esto fue confirmado a Periódico Tribuna por dos importantes fuentes de la jefatura de Gabinete de Ministros.
Se creará un registro donde todo aquel que posea una caja de seguridad deberá declarar lo que tiene en ella. Es así de simple.
Debido a esta medida, que por cierto causó gran malestar en el seno el kirchnerismo, el Jefe de Gabinete, Sergio Massa dijo, textualmente: “Si hacen eso, yo inmediatamente renuncio”.
Causa cierto desconcierto cuando escuchamos hablar a los funcionarios K del “modelo”, porque en realidad todavía nadie pudo explicar a ciencia cierta en qué se basa ese modelo, más allá de lo que todos sabemos que es recaudar y distribuir a discreción. Todos lo saben, economistas, periodistas, la oposición, excepto ellos. Es un modelo irreal.
Lo que sí es real, es que habiendo fallado el Plan A —sacarle más al campo—, pusieron en marcha el Plan B —estatizar las AFJP—, y si falla, no tengan dudas, irán por el Plan C.
Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar noviembre 2008