PAGO AL CLUB DE PARIS

¿SERÁ CIERTO U OTRO ANUNCIO EN DETRIMENTO DEL PAÍS?

Cuando escuché la pomposa e impactante noticia que decía: “El gobierno argentino pagará la totalidad de la deuda con el Club de París”, enseguida vinieron a mi mente dos reflexiones. La primera es ¿será cierto? Y la segunda ¿está bien? Paso a explicar, entonces, el porqué de mis dos reacciones casi simultáneas.
Hace unas semanas, el sitio Perfil.com publicó una sección titulada “Las cien mentiras de los Kirchner”. En esta sección, muy buena por supuesto, y que tal vez haya sido inspirada —no quiero decir afanada— en un artículo publicado por Tribuna de Periodistas el 23 de junio de 2008 titulado “80 escándalos Kirchneristas” (1), donde se hace referencia no sólo a los casos de corrupción, anormalidades y/o patoterismo desplegados por los K en estos años, sino que además se mencionan, fundamentalmente, las promesas que jamás se cumplieron ni se cumplirán.
Por lo tanto, como ya conocemos la metodología del Frente Para la Victoria, yo, personalmente, hasta que no lo vea no lo creeré. No vaya a ser cosa que este anuncio sea como cuando dijeron que se iban a repatriar los fondos de Santa Cruz, ¿se acuerda?
Pero supongamos que de una buena vez por todas Néstor y Cristina cumplan lo que prometen, ¿está bien? SÍ, por supuesto que está bien, es indudable que si queremos ser “Un país en serio” como reza el eslogan publicitario de la Presidencia de La Nación, una de las primeras cosas que hay que hacer es honrar las deudas.
Pero, siempre hay un pero, ¿de qué manera? ¿de la misma que le pagamos al FMI? Cuando Néstor Kirchner anunció, con un gran golpe mediático, que se había pagado la deuda externa, pagó 10.000 millones al FMI, que dicho sea de paso, nos cobraba un interés anual menor al 5%, y para hacerlo, no tuvo mejor idea que venderle al “compañero bolivariano” Hugo Chávez, bonos a un interés muy superior al 10%, pero se ve que el negocio funcionó bien, porque la última venta de bonos, el interés usurario aplicado por la versión caribeña y remixada de Benito Mussolini —quien dice querer ayudar a los países de Latinoamérica— fue del 15%. Pero volviendo al episodio del pago el FMI, cuando dijo "se pagó la deuda externa", mantuvo el endeudamiento por 130.000 millones, y no sólo eso, sino que la deuda fue creciendo.
Estos, según el boletín oficial, son los números:
2001: se pagaron intereses por unos 10.000 millones de dólares.
2003: la deuda total ascendió a 186.000 millones de dólares.
2008: se deberían pagar, aproximadamente, 6.000 millones de dólares de intereses.
Pero hay más: la deuda actual es de 145.000 millones de dólares y en 2009 vencen bonos de deuda 20.500 millones de dólares, de los cuales, adivine ¿a quién fueron vendidos la mayor cantidad? ¡Sí Adivinó! al compañero Hugo Chávez, ¿y sabe cómo se pagará esa deuda? Una mitad con el superávit fiscal, y la otra tomando nuevos créditos del BID, el Banco Mundial o, seguramente, del buen amigo Chávez.
Si efectivamente esos 6.706 millones de dólares van a parar a las arcas del Club de Paris no está mal, y es, en definitiva lo que corresponde, pero esperemos que esta no sea otra burda campaña de prensa como cuando se le pagó al FMI y se contrajo una deuda peor, por el mero hecho de decir, públicamente, se pagó la deuda, y esperemos, además, que esta vez sea cierto.