¿QUIEN DIAGRAMA LAS TAPAS DE CLARIN?

Cualquier periodista, estudiante de periodismo e incluso cualquier ciudadano común medianamente informado, sabe que la parte principal de cualquier diario es la portada. En ella, no sólo se pone lo más importante y más destacado correspondiente a cada edición, sino que también se evalúan, entre otras cosas, los títulos que más impacto causarán en el lector, los que más venderán y, sobre todo, la tendencia o línea editorial. Por caso, baste ver la diferencia en cómo titulan los diarios Página/12, La Nación o Crónica, aunque, claro está, en muchísimas ocasiones es imposible evitar coincidencias de temas. En estos casos, seguramente, el tratamiento de tal o cual noticia o el lugar en tapa, será acorde a la línea editorial del diario. No es ninguna novedad, tampoco, que las noticias, y por carácter transitivo su posterior tratamiento, influyen en la opinión pública. No por casualidad el periodismo es uno de los principales enemigos del Frente Para la Victoria, y consecuentemente, no es tampoco casualidad el enfrentamiento de los Kirchner con el diario de más circulación del país, Clarín, cuando este decidió no ser oficialista en plena explosión del conflicto agropecuario. A partir de ese momento, las tapas de Clarín comenzaron a ser bastante coherentes y objetivas con la realidad. Independientemente de la relación del diario con el gobierno —de lo cual este medio ha hablado extensamente—, en la edición del 20 de junio pasado, el gran diario argentino mostró tres títulos de tapa que realmente rozan el mal gusto y defenestran cualquier manual de estilo, salvo que el diario sea amarillista, por supuesto. En tapa de dicha edición aparece el siguiente título: “Atropelló, violó y quemó a una nena. La chica, de 10 años, tiene quemaduras en 60% del cuerpo. Hay un sospechoso preso, condenado por un anterior abuso sexual.” Hasta aquí, más allá de lo desagradable y lamentable del tema, no hay nada que objetar, pero lo realmente fuera de lugar, es el título siguiente, aparecido debajo del mencionado: "Estudio en EEUU: A las mujeres las seducen más los 'malos'. Ellas ven más masculinos a narcisistas, manipuladores y egocéntricos. Pero suele ser sólo una fascinación breve." En primer lugar, habría que preguntarse si una noticia como la de la aparición de un informe de estas características, aparecido en los EEUU, amerita ser publicado en la tapa de Clarín. Luego, sería interesante saber quién ha sido el (ir)responsable de ponerla inmediatamente debajo de un título que habla sobre una violación.



Si esto no parecía suficiente, en un gesto de total falta de sentido común, el diario fue aún más allá y publicó —en tapa, por supuesto— "La eyaculación precoz, más común de lo que se creía: afecta al 35%. Es un trastorno psicosomático que se trata con terapia y antidepresivos". Y aquí, la pregunta es la misma, ¿amerita esta noticia ser publicada en el diario más influyente del país? Evidentemente, quien decide qué va en tapa o no, tiene una forma muy particular de tratar las noticias o, en tal caso, parece tener algún tipo de obsesión con los temas sexuales, más acordes con diarios de prensa amarilla, que con el gran diario argentino.
Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar junio 2008