EL KIRCHNERISMO SEGÚN GROUCHO MARX

Groucho Marx, uno de los más grandes y destacados humoristas del siglo pasado, tuvo relevancia, entre otras cosas, por sus frases memorables, que con mucho humor e ironía, muestran muchas veces la realidad. Una de ellas, muy buena por cierto, dice: “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después un remedio equivocado”. Francamente, cuando leí esta frase, inmediatamente vinieron a mi mente casi todos los políticos argentinos en general, pero los Kirchner en particular; tal vez por una cuestión cronológica, ya que siempre se recuerda primero lo más reciente. Posiblemente, por la situación que estamos viviendo desde el 14 de marzo, cuando se dio a conocer una de las medidas más introvertidas y cuestionadas de los últimos gobiernos. Medida esta que podríamos equiparar en términos de desaciertos con aquella que haya significado el principio del fin del gobierno de la Alianza, la creación del "corralito". Es tan coincidente esta frase con la situación creada por el aumento de las retenciones, que la podríamos analizar casi palabra por palabra, veamos: “La política es el arte de buscar problemas”. Para comenzar, debemos decir que, en realidad, la medida de aumentar las retenciones es consecuencia de una serie de errores cometidos por el Poder Ejecutivo, debido al despilfarro y mal gasto de los ingresos. El resultado es que hoy la caja no cierra, esa es la verdadera razón del aumento de las retenciones. El problema lo crearon ellos. “Encontrarlos”. ¿Hay alguna duda de que los encontraron? ¡Y en qué cantidad! “Hacer un diagnóstico falso”. En este punto, las falsedades del diagnóstico son varias, ya que la realidad es cambiada por una supuesta regulación de los precios internos y redistribución del dinero obtenido por las retenciones, absolutamente falso. Y para finalizar, la frutilla del postre, o si usted quiere, la confirmación de esta teoría: “Aplicar después un remedio equivocado”. Comencemos por el principio, cuando se le adjudicó la idea al ex ministro Martín Lousteau. Si el ex ministro renunció porque la idea, supuestamente fue suya, la renuncia del joven Lousteau y la vuelta atrás de la medida, hubiese sido el remedio, pues no se entiende por qué lo echaron por haber creado el decreto y se sigue adelante con la medida. Pero el remedio equivocado no fue sólo ese. También lo fueron los discursos de la Presidente, el autismo del gobierno, la falta de diálogo, mandar a reprimir a los manifestantes a Plaza de Mayo y muchas cosas más. Realmente es muy difícil tratar de entender, y mucho más de interpretar, cuál es el plan del gobierno, es muy difícil explicar algo que es simple y el gobierno no quiere ver. Lo lamentable es que, alguien enfrascado y empecinado en un capricho, está dirigiendo los destinos de nuestro país, y hay sólo dos opciones. La primera es volver con la medida atrás, y la segunda, enfrentar las consecuencias. Creo, en lo personal —conociendo a los Kirchner como los conocemos— que optarán por la segunda opción. El problema más grave es que las consecuencias no las pagarán sólo ellos, las pagaremos, como de costumbre, los ciudadanos. Si Groucho se levantase y viese el gobierno kirchnerista, les diría: "Muchachos, yo lo dije en broma, no era para aplicarlo al pie de la letra...".
Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar mayo 2008