LA ULTIMA TRAPIZONDA DE CHAVEZ

LA OCULTA ENTREGA DEL PETRÓLEO VENEZOLANO

Para los argentinos no es nueva la modalidad de muchos gobernantes —especialmente los latinoamericanos— de instalar un tema en la opinión pública, ayudados por los medios que responden a ellos, por supuesto, y por debajo de la mesa “cocinar” algún negociado. Como dijimos, para nosotros es una trapisonda conocida, y parece ser que para Hugo Chávez también. Un hecho de estas características ocurrió en Venezuela la semana pasada, mientras Chávez trataba de instalar un conflicto bélico en la región y a sotto voce se firmaba un contrato que asigna a una multinacional italiana un buen pedazo de la franja petrolera del Orinoco. Lejos quedaron los días de la nacionalización de la industria del petróleo en Venezuela. Chávez es muy astuto, origina conflictos de forma artificial para desviar la atención pública de lo que realmente está ocurriendo con los venezolanos y el erario público. En el 2002, cuando los petroleros fueron a huelga, todo el mundo pensó que era por el motivo político de sacar a Chávez del poder, pero la verdadera razón por la que toda la dirigencia de PDVSA estaba en huelga era que el dictadorzuelo estaba dando "a dedo" sendas concesiones para la extracción del gas frente a las costas de Delta Amacuro. Nadie estaba de acuerdo con eso, sin embargo se logró desviar el tema principal de esa huelga histórica y ya nadie habla sobre el asunto. Ahora volvió a lo mismo, aunque sería muy arriesgado afirmar que haya creado tamaño conflicto para ocultar esta concesión a un multinacional italiana, pero lo que sí es cierto es que utilizó la oportunidad para distraer la atención de la opinión pública y aprovechando las circunstancias dio a dedo, sin licitación, la propiedad del petróleo de todos los venezolanos a una compañía italiana. Esta actitud de Chávez, doblemente cuestionable ya que, en primer lugar además de realizar semejante operación sin hacer un mínimo comentario y lo que es peor aún, sin licitación pública de por medio, no hace más que hablar de lo contradictorio de su discurso, disfrazado de una izquierda que no existe y realizando todo lo contrario a lo que pregona, al mejor estilo “neoliberal”. Como dijimos al comienzo, a nosotros, los argentinos, estas actitudes no nos sorprenden, ya que es una práctica muy frecuente en nuestros gobernantes... ¿será por eso que pasamos de las relaciones carnales con EEUU a las relaciones carnales con Venezuela? Otro hecho llamativo es la falta de difusión de la noticia, especialmente en Venezuela. A continuación les ofrecemos la reseña tal como fue publicada por La Voce D'Italia:
Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar marzo 2008