CRITICA OFICIAL


LANATA Y SU INSÓLITA OPERACIÓN CONTRA EL CAMPO


Mientras la Argentina atraviesa la peor crisis agropecuaria de su historia, después del nuevo aumento a las retenciones de exportaciones a los granos y soja, se dio a conocer en las últimas horas la consecuente reacción de los productores, los cuales han realizado cortes de rutas y otras medidas de fuerza. En este marco, en el cual algunos medios hacen lobby para el gobierno kirchnerista y hacen ver que unas noticias son más importantes que otras —esto hay que decirlo con todas las letras, se enoje quien se enoje—, es más rentable "inventar" cierta información o publicar notas tendenciosas, que hablar de lo realmente importante o analizar la realidad con honestidad. Estos medios cuentan las cosas de una manera tal, que se produce una especie de inversión de “carga de la prueba”. El caso concreto tiene que ver con una nota publicada el domingo 9 de marzo, en la revista "C" del diario Crítica de la Argentina, de Jorge Lanata, donde a través de un artículo llamado Pueblo Chico, Plata Grande se hizo referencia a los trabajadores agropecuarios de Casilda, Santa Fé, como si estos fueran verdaderos potentados (1). Veamos algunos extractos de la nota, firmada por Josefina Licitra: -"La están levantando con pala, pero ninguno lo admite. Se la pasan llorando con los impuestos que pagan, pero ojalá yo pudiera… A mí no me alcanza la vida para ganar la mitad de lo que ganan ellos con una sola cosecha". -"Son las diez de la noche del sábado y una hilera de coches llamativamente limpios avanza por la calle a paso de hombre. Alfa Romeos, BMW, Camionetas 4x4, Audis y Peugeots 407 —el más barato de esta lista cuesta 50 mil dólares— circulan por el centro con la elegancia impostada de una modelo en tanga." -"Casilda, como buena parte de las localidades agrícolas del interior, nunca vivió un momento más próspero." -"(...) Pero un cálculo elemental hace sospechar que tienen bastante: tierras que valen millones, maquinarias modernas y una liquidez monetaria que de un modo silencioso, sin copas en alto, está activando la economía de todo el país." -"¿En qué gasta su dinero un chacarero? La respuesta siempre es la misma: en más campo, en renovar la maquinaria, en departamentos para los hijos y en autos último modelo." Horas más tarde, el ministro de Economía, Martín Lousteau anunció la tristemente célebres retenciones al campo que hoy han llevado al paro al sector agropecuario. ¿Casualidad? Más adelante veremos que no. Como si esto no fuera suficiente, pocos días más tarde, el 18 de marzo pasado, Crítica volvió a la carga con sus dardos contra el campo en una nota donde se denuncia que los propietarios de campos pagan impuestos irrisorios, algo así como 50, 60 o 70 pesos anuales por hectárea.




Este artículo, que luego fuera comentado por casi todos los medios, no es más que una demostración de periodismo tendencioso. Veamos por qué. En primer lugar, habría que aclarar que estas tierras pagan un impuesto denominado “territorial”, y que no es lo mismo el impuesto que paga cualquier vecino por el que percibe los servicios de "alumbrado, barrido y limpieza", a no ser que la nueva gobernación haya implementado este servicio en los campos y todavía no nos hayamos enterado. Por lo pronto, lo que no se aclara en la nota es que, además de pagar ese impuesto —y las consabidas retenciones—, los productores pagan otra serie de impuestos que, como ya sabemos, en nuestro país son exorbitantes. Además, sería interesante, ya que al señor Lanata le gusta investigar, que averigüe cuánto pagan de impuestos, por ejemplo, todos los amigos del matrimonio presidencial por las tierras que compraron a precios vergonzosos en el Calafate. Otro tema que sería bueno que publique en el diario que "cuenta lo que nadie cuenta", ya hablamos de pagar impuestos, es cómo figura la señora presidente ante la AFIP.

Si usted, lector, todavía no lo sabe y se quiere indignar un poco, realice el siguiente procedimiento:


1) Entre a la página de la AFIP copiando el siguiente link:https://seti.afip.gov.ar/padron-puc-constancia-internet/ConsultaConstanciaAction.do


2) Dentro de la página de la AFIP (Padrón Único de Contribuyentes – Internet) ingrese el siguiente número de CUIT: 27-10433615-4 (sin los guiones)


3) Se alegrará al enterarse que esta señora es "aportante" del régimen autónomos por ingresos NO mayores a $15.000 anuales (si leyó bien: ingresos no mayores quince mil pesos anuales), esto es, equivalentes a $1.250 mensuales.


Esto demuestra, lisa y llanamente, que Lanata hace lobby para el gobierno, queriendo hacer ver a sus lectores que los productores agropecuarios —de los que la inmensa mayoría son pequeños y medianos y no grandes terratenientes oligarcas— son los malos de esta historia. Pero para confirmar lo dicho, agregamos a este artículo los extractos de una carta recibida en nuestra redacción hace unos días: “Estimado señor Christian Sanz: Le escribo desde Casilda, provincia de Santa Fe, corazón de la pampa húmeda argentina. Soy presidente del Centro Económico del Departamento Caseros, una especie de cámara empresaria de pueblo chico. Además dirijo el sitio local http://www.casilda.com/. Conocí sobre usted a través de un artículo que escribió sobre Jorge Lanata (...) Le escribo porque hace poco en nuestra ciudad fuimos víctimas de lo que yo sospecho una maniobra mediática. Una periodista del diario Crítica (Josefina Licitra) vino a Casilda a hacer un artículo sobre la bonanza del campo, concretamente de la soja. Muchos dirigentes y gente de campo nos prestamos para la nota, incluso fuimos fotografiados, porque nos parecía una buena forma de difundir a nuestra ciudad en el resto del país. No le voy a relatar lo que dice la nota, porque sería mejor que la lea completa. Salió publicada en la revista C del diario Crítica bajo el título 'Pueblo chico, plata grande'. El problema para nosotros es que aquí se armó un revuelo grande, porque lo que se publicó no se condice con la realidad de la ciudad y las cosas que aparecimos diciendo quienes dimos testimonios no son en realidad las que dijimos. Sin dudas esta chica vino con la orden de hacer una nota para magnificar lo que se gana con la soja. Todo el artículo apunta a demostrar que los chacareros están ganando dinero de modo fabuloso y lo gastan en cosas superfluas: autos 4x4, viajes, compras de ropa de marca. La obsesión por estos vehículos está presente a lo largo de toda la nota, cuando en realidad en Casilda no hay tal preocupación. Los pocos chacareros que tienen estos vehículos, compraron Toyotas Hilux como herramienta de trabajo. Antes las preferidas eran las Ford F100, hoy son estas chatas. Cuando usted lea la nota, si no conoce en realidad a la gente de campo, le quedará la idea de que son todos ignorantes, que no saben en qué tirar la plata, no van a la biblioteca (eso lo ponen en boca mía), no tienen cultura gourmet, son poco solidarios. (...) Lo saludo con respeto, Hugo Racca.”



Este periódico advirtió a Licitra sobre la redacción de la presente nota y la periodista justificó sus dichos en un extenso mail en el que intenta defender lo indefendible: "A los ganaderos no los hice quedar como nada que no sean: gente que con parcelas pequeñas y con la producción de esas parcelas, está activando la economía de todo el interior del país (¿?) y en parte también la de la Ciudad de Buenos Aires. (...) ¿En qué parte digo que son millonarios? ¿En qué parte los hago quedar como frívolos?" Invitamos al lector a leer nuevamente los extractos de la nota de Licitra. A confesión de parte...Concluyendo Sólo resta decir que en nuestro país están pasando otras cosas, como la falta de combustible, protestas de todo tipo, desabastecimiento de alimentos e inflación. También hay otros tópicos como la presentación del "nuevo avión" de Cristina, quien además le compró a su hija Florencia un Mini Cooper con la condición de que cierre su fotolog; o las encuestas, que dicen que la imagen de la presidente descendió notablemente; que la mayoría de los argentinos piensa que el que gobierna en realidad es Néstor —o una que dice que Cristina figura entre los jefes de Estado más lookeados y ostentosos del planeta—; o los Fernández que salen, como de costumbre, a tratar de justificar lo injustificable, diciendo idioteces tales como que el asesinato de un joven simpatizante de Vélez Sarsfield es un hecho “común” de violencia o que no se van a dejar “apretar” por los productores agropecuarios. Es curioso cómo el señor Lanata (2), quien durante la década de los 90 parecía el fiscal de la Nación, realizando denuncias, investigaciones y acusaciones, hoy se haya convertido de manera solapada en oficialista; pero no es el único, también merece una mención especial su amigo, Horacio Verbitsky, quien al igual que Lanata, perseguía a grandes corruptos y hoy pareciera que es periodista de la revista Billiken. Por casualidad, a estos dos excelentes periodista especializados en investigación, ¿no se les ocurrió averiguar que pasó realmente con Julio López o por qué no aparece el título de abogada de Cristina Kirchner? ¿No se les ocurrió investigar de dónde provenían y para quién eran los dólares de la valija venezolana? ¿No les interesa tampoco saber por qué creció de manera tan desmesurada el patrimonio del matrimonio presidencial? Tal vez sea por eso que uno de los eslogan publicitarios del diario de Lanata era "tenemos mucha información que nadie publica". No dice "publicamos información", sino "tenemos información".

Huelgan las aclaraciones.

(1) Si bien es real que hay algunos productores importantes, la mayoría de ellos no lo son.
(2) Ver http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=3604


Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar marzo 2008