CUANDO EL GOBIERNO PASA A SER UN BIEN GANANCIAL


La idea occidental cristiana de la familia es, en general, que el esposo es quien sale fuera del hogar para conseguir el sustento familiar y así poder proveer lo necesario para la subsistencia, la educación, salud, etc., mientras que la mujer es la encargada de llevar adelante el hogar. De ahí el término “ama de casa”.
Si bien este “modelo” hoy, en muchísimos casos se ve un tanto alterado, ya que por diversas razones muchas amas de casa también salen del hogar para poder contribuir a sostenerlo —incluso en muchos casos el principal ingreso lo genera la mujer— como dijimos, esta es la concepción clásica de la familia.
Otra apreciación cultural es que los padres son el principal ejemplo para sus hijos, y en nuestro país, en particular, solemos otorgarle a la figura presidencial como una especie de "paternazgo", tal vez heredada un poco de la cultura hispánica, con la antigua figura del "Rey".
Entre tantas particularidades a las que nos tienen acostumbrados el matrimonio Kirchner, en esta etapa que recién comienza parece establecerse una nueva concepción de estas ideas.
Evidentemente, Néstor y Cristina Kirchner deben tener bien arraigada esta concepción de la familia, ya que la trasladaron al gobierno.
Ya pasaron dos meses desde que asumió Cristina y absolutamente nadie lo notó; todos, absolutamente todos, seguimos pensando que el verdadero Presidente sigue siendo Néstor, cosa que realmente sería un tema secundario, si fuese que gobiernan "por" y "para" el pueblo... ya que en realidad, si se solucionaran los verdaderos problemas de los argentinos ¿a quién le importaría quien gobierna de los dos?
Pero daría la sensación de que a los únicos que les sienta bien esta situación es al propio matrimonio presidencial, ya que parecería que tomaron el gobierno y el poder como si fuera que están manejando su propio hogar. Y se nota que se repartieron los roles según más les gusta o como más cómodo se siente cada uno.
No es ningún secreto que Néstor no es para nada afecto a todo lo que sea protocolar, todos sabemos que no le gustan las recepciones, las visitas oficiales, los actos públicos, los discursos, las ceremonias, los viajes o, simplemente, recibir a alguien en Casa de Gobierno, por más que sea un Jefe de Estado.
En cambio, se siente muy a gusto en la trastienda del poder, en los entramados, los negociados, dirigir él mismo todo lo que pueda... en fin, dar órdenes. Y todo hace presumir que parecería que le encontró la vuelta a la parte “aburrida” de ser presidente, o por lo menos a la que a él menos le gusta, y lo consiguió instalando a su esposa en la presidencia.
A todas luces se nota que en ese sentido, Néstor y Cristina, son diametralmente opuestos. A ella, muy al contrario que a su esposo, le encanta viajar por el mundo —de paso hace algo de "shopping"— se desenvuelve maravillosamente bien en los actos, y especialmente vociferando discursos (hay que reconocer que le salen mucho mejor que a Néstor, por lo menos se le entiende lo que dice, aunque las mentiras sean más o menos las mismas) y lo que más le gusta en su nuevo rol como presidente —que es lo único que hizo en estos dos meses— es recibir a personalidades en la Casa Rosada, donde estuvo con estas “importantísimas” figuras que seguramente ayudarán a solucionar algunos de los problemas que tenemos, aquí va la lista:
Bono Box, líder del grupo británico U2, directivos de la AFA, Los Pumas, Ricardo Montaner, el grupo Soda Stereo, Antonio Banderas y Sra., Shakira, Fito Páez, Serrat y Sabina, Mercedes Sosa, y lo mejor de lo mejor... a la modelo inglesa Naomí Campbell. Lo más gracioso de esta última recepción es que la recibieron... ¡para darle una entrevista!
Evidentemente, el matrimonio presidencial ha tomado el gobierno como si fuese el manejo de una casa; ella, realiza los quehaceres domésticos, y él sale para ganar el sustento. Lamentablemente esto no es una afirmación metafórica, es literal.
En dos meses de gobierno Cristina no ha tomado una sola decisión política, y Néstor, se mueve por afuera tratando de acumular poder, o sea, patrimonio para el hogar. La demostración más cabal es lo que se está gestando para “regalarle” el Partido Justicialista al ex Presidente, especialmente con lo que se hizo con Roberto Lavagna.
Y como no puede ser de otra manera, ya que es un matrimonio el que gobierna, lógicamente tienen que tener coincidencias, y es que ninguno de los dos son afectos a las reuniones de gabinete y mucho menos a hablar con el periodismo, eso no cambió.

Bonus Track
Ya que estamos hablando de la familia y de quién aporta para el hogar, le ofrecemos como botón de muestra a la Señora Cristina de Kirchner en la AFIP.
Estos datos, que son de público conocimiento están circulando por Internet, pero los publicamos para que aquellos que no los hayan visto se enteren. Y los que los conocen recuerden a quién tenemos como presidente. Por favor efectúe el siguiente procedimiento:

1) Entre a la página de la AFIP copiando el siguiente link: https://seti.afip.gov.ar/padron-puc-constancia-internet/ConsultaConstanciaAction.do
2) Dentro de la página de la AFIP (Padrón Único de Contribuyentes – Internet) ingrese el siguiente número de CUIT: 27-10433615-4 (sin los guiones)
3) Le alegrará enterarse que la Presidente es aportante de autónomos por ingresos NO mayores a $15.000 anuales... sí, leyó bien… ingresos no mayores quince mil pesos anuales EQUIVALENTES A $1.250 MENSUALES... si Pitágoras no se equivocó.
Pobrecita, hagamos una colecta y démosle el dinero para que en el 2008 pueda renovar su cartera Luís Vuiton de € 30.000, dado que no es posible que en el 2008 tenga que usar la misma cartera que usó en el 2007. Toda aquella persona que no pueda viajar, vestirse, etc., etc., con esa suma ($1.250) mensuales, que se cuelgue del cuello un cartelito que diga “Soy un perfecto idiota”.

A la ¿Doctora? Cristina Kirchner le alcanza... ¿a usted no?
Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar febrero 2008