LOS MONTO-PIKETEROS

Con el advenimiento de la recensión postmenemista y el consiguiente aumento galopante en los índices de desocupación proliferaron los conocidos reclamos por parte de agrupaciones autodenominadas “Organizaciones Sociales”. Más allá de ser justos estos reclamos de puestos de trabajo —aunque se podría cuestionar la metodología—, como muchas cosas en nuestro país con el tiempo se fueron desvirtuando. Con el correr del tiempo, estas “organizaciones sociales” fueron mutando y se convirtieron en botín de pseudodirigentes también autodenominados “sociales” y se convirtieron en organizaciones políticas. Todas, absolutamente, se alinearon dentro de la izquierda o el peronismo, pero con la conformación del Frente Para la Victoria, muchas, casi todas, encontraron un espacio político propicio para sus actividades. La metodología de estos grupos es ya muy conocida por la sociedad, y es el reclamo de “planes sociales” mediante la violencia, la extorsión y el corte indiscriminado de calles y puentes. No descubriremos nada nuevo si decimos que las filas de estos grupos están conformadas en su totalidad por personas humildes y de bajos recursos, como tampoco diremos nada nuevo si decimos que son utilizados por los dirigentes políticos como fuerza de choque y/o extorsión, especialmente los piqueteros “oficialistas”. La lógica, indicaría que estas agrupaciones con el tiempo tendrían que dejar de existir, en tanto y en cuanto crezca la economía y consecuentemente descienda la desocupación, como así lo indican los índices oficiales según el INDEC. Pero lejos de dejar de existir, parecería que cada vez tienen más influencia en la vida de los argentinos...¿será porque a sus dirigentes y a los políticos les conviene que existan? En esta primera entrega haremos un breve repaso de algunas de las organizaciones a las que podríamos denominar “monto-piketeras” y sus dirigentes. En primer lugar haremos una mención especial a la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, ya que el fin de su ONG es el mismo: lucrar con los pobres, aunque en este caso, lucran con las muertes de los desaparecidos. No es ninguna novedad que la Sra. de Bonafini es una perfecta empresaria, ya que administra, entre otras cosas, una universidad, una emisora radial y hasta una calesita. Respecto a la metodología que emplea, tampoco cambia mucho respecto a la prepotencia de los monto-piketeros. Como ejemplo podemos citar cómo y por qué adquirió la frecuencia 530 Khz. para su radio, “La voz de las Madres”. Esta frecuencia estaba adjudicada a la emisora “Estirpe Nacional” de la localidad de San Justo, en el partido de La Matanza. Pero a la señora de Bonafini se le había ocurrido que quería esa frecuencia... ¿por qué? Por el solo hecho de que es la primera de la izquierda. Por más increíble y disparatado que sea, ese fue el motivo por el que la “dueña” de Madres de Plaza de Mayo se adueñó arbitrariamente de la frecuencia 530, por que es la primera de la izquierda, y de hecho ese es el eslogan de la radio. El propietario de la radio recibió como única respuesta lo siguiente: “este es un acto de subversión, si le gusta bien, y sino váyase a la mierda”, textualmente. Pero la “dueña” de Madres de Plaza de Mayo, no sólo fomenta la violencia física y verbal, también la inculca ideológicamente. Un claro ejemplo de ello son las clases que dicta en su universidad, su hijo putativo, Sergio Schoklender en su cátedra. Para no extendernos demasiado vea el siguiente sitio: http://diariointeractivo.blogspot.com/2008/01/el-derecho-la-violencia-segun-sergio.html Pero yendo a los monto-piketeros propiamente dichos, y a sus actividades, podríamos comenzar, en este primer informe por dos personajes muy particulares: Luis D’Elia y Edgardo Depetri. El primero, quien se hizo famoso al mejor estilo "Robin Hood", ocupando tierras, hoy es ex funcionario del Gobierno Nacional —aunque parece ser que volvería a serlo— presentó en su momento varias demandas por casos de usurpación. Depetri, por su parte, desde su banca de Diputado Nacional y Presidente de la Comisión de Obras Publicas de la Cámara baja, no pareció estar en sintonía con el desempeño que le asignaron, ya que esta comisión era la encargada de controlar de forma unificada la labor de las distintas comisiones que deberían fiscalizar el desempeño de las empresas privatizadas. De todas maneras, la labor de estos dos ex piqueteros devenidos en funcionarios, no sería el problema de fondo (que son, en estos casos puntuales, la usurpación de tierras y la falta de control de los Entes Reguladores). En el primer caso, el caudillo del FTV parece haber pegado un giro en su forma de actuar y de pensar y dijo: “No avalamos la toma de tierras”. Esto, en referencia las cinco manzanas que fueran asignadas a un plan de viviendas en las villas 21-24 de Barracas y fueron tomadas por habitantes de la zona. Estos fueron los comienzos del piquetero D´elía como funcionario, luego vinieron la toma de una comisaría, la invasión a campos en Corrientes, su alineación con Chávez, hasta llegar a su demostración pública de simpatía con el Presidente de Irán, Mahmud Ahmanidejad y solidarizarse en sus afirmaciones en contra del pueblo judío, que le valió la renuncia a su puesto en el gobierno. El caso es el del otro ex piquetero devenido en Diputado, Edgardo Depetri, quien tenía a su cargo la presidencia de la Comisión de Obras Publicas y Entes Reguladores, encargados de controlar a las empresas de servicios públicos (luz, agua, gas y teléfonos) puertos, aeropuertos, concesiones viales y transporte es un tanto distinto. Según la Auditoria General de La Nación, se detectó poca transparencia y escasa atención a los reclamos de los clientes; esto, sumado al escaso nivel de control y una llamativa ausencia de penalidades o condonación de estas cuando las empresas incurren en faltas graves. La reestatización de Aguas Argentinas y los permanentes enojos del ex Presidente de la Nación con los concesionarios de las empresas privatizadas pusieron en evidencia las deficiencias de los Entes Reguladores y la Comisión de Obras Publicas durante la presidencia del diputado por el Frente Para La Victoria y ex piquetero Edgardo Depetri, que jamás hizo, sencillamente, nada. Lamentablemente, la historia de los monto-piketeros es muy extensa, por eso, esta es solamente la primera parte de una serie de informes que iremos publicando. (Continuará)
publicado por: www.periodicotribuna.com.ar www.agencianova.com y www.nuevoencuentro.com enero 2008