¿CUAL FUE EL VERDADERO ROL DE LA ARGENTINA EN EL PLAN CONDOR?

En las últimas semanas salió a la luz, una vez más, el “Plan Cóndor”, por el cual se procedió a volver a citar en la justicia a los viejos represores de la época. Pero muy pocas personas saben cómo y por que se planificó esta operación, quienes fueron sus ideólogos y ejecutores, y cuales fueron las verdaderas causas por las que EE UU tomó la decisión de intervenir.

Es curioso como, todavía hoy, se sigue llamando a declarar a los viejos Generales y altos Oficiales de las FF AA de la última dictadura por el tristemente célebre “Plan “Cóndor”, como si ellos hubiesen sido quienes hubiesen pergeñado semejante operación continental en contra del terrorismo marxista que se vivía en esa época, financiado y promocionado por Cuba.

Es curioso, por que en el pensamiento colectivo de los argentinos, se cree que fueron nuestros militares los ideólogos del plan, y aquí el primer error, ya que la “idea” fue acuñada en Chile en 1975, cuando en nuestro país existía un gobierno democrático.

El jefe de la Dirección de Inteligencia chilena (DINA) habría sido invitado en 1975 al cuartel General de la CIA en Langley Virginia, una extensa visita que se prolongó 15 días.

La versión apareció por primera vez en septiembre del año 2000 en una publicación izquierdista que para esos años de la revisión se constituyó con el nombre de “Mundo Socialista” cuando se empezó a mencionar la existencia de una supuesta y macabra “corporación sudamericana para la represión”. [http://www.wsws.org/articles/2000/sep2000/chil-s27.shtml], Siguiendo dicha conjetura, tras su estadía, el general Contreras apa-rece como “creador” de la Operación Cóndor.

Según la versión «… periodistas estadounidenses investigaron a la “multinacional del crimen” desde su época de mayor actividad —entre 1976 y 1980— indicando que, si bien su modelo tiene similitudes con la represión ejecutada en Vietnam y otras regiones asiáticas, fue concebida tras la revolución cubana de 1959. Su bautismo tuvo lugar en 1960, “durante la primera Conferencia de Ejércitos Americanos en Fuerte Amador (Panamá) como parte de la Guerra Fría, pero se puso en funcionamiento con la irrupción de las dictaduras sudamericanas”.»

En el libro “Juicio a Hernry Kissinger” del británico Cristopher Hitchens se relata: “La Operación Cóndor era un esfuerzo cooperativo de inteligencia y seguridad entre muchos países del Cono Sur para combatir el terrorismo y la subversión.” Siguiendo con la novela histórica de Hitchens “…Contreras invitó a los jefes de la inteligencia paraguaya Guanes, Pastor y el general Francisco Brites a asistir a una reunión estrictamente secreta en Santiago junto con los jefes de inteligencia de otros países, entre ellos, Argentina, Bolivia y Uruguay. Chile pagaría los gastos de los asistentes a este "Primer Encuentro de Trabajo de Inteligencia Nacional", que ocurrió entre el 25 de noviembre y 1 de diciembre de 1975… Los temas básicos de la reunión fueron la cooperación de los servicios de los distintos países, y acordar que los miembros de la Operación Cóndor iban a ser identificados de manera numérica, por ejemplo, «Cóndor uno», «Cóndor dos». Chile —en realidad el propio Contreras— eran "Cóndor uno".”

Pero las investigaciones históricas realizadas desinteresadamente en Argentina han podido determinar las especiales características marginales con que, en nuestro país, se desarrolló la denominada Operación Cóndor, que más precisamente fue llevada a cabo en varios países sudamericanos a partir de la asunción del Secretario de Estado, Dr Hernry Kissinger quien se desempeñó como tal durante los últimos años de la presidencia de Richard Nixon y el período completo de Gerald Ford. Todas las versiones apuntan a que fue pergeñada y planificada por el famoso premio Nóbel de la Paz, en coordinación con la CIA, como una forma de contrarrestar la influencia de Cuba en los movimientos insurgentes sudamericanos.

Tanto es así, que los procedimientos subrepticios de la Inteligencia exterior norteamericana fueron desplegados como actividades regulares en este tipo de guerra contra el terrorismo de los tardíos años 70 y durante la década de 1980, hasta el advenimiento del presidente Gerald Ford, que desautorizó la continuidad de las operaciones.

La Operación Cóndor, mientras duró, fue un exitoso plan de asesinatos que ahora está regresando —un cuarto de siglo después— para perseguir en la vejez a sus ejecutores. Los crímenes que se cometieron en Europa, Estados Unidos y países latinoamericanos para capturar y eliminar a los enemigos de los dictadores militares del Cono Sur, se han transformado en catalizadores de los procesos judiciales que reflejan la arena tricontinental en que tuvo lugar la actividad del Cóndor.

Cóndor fue definido por John Dinges (en su obra “Los Años Cóndor”) como el “grandioso plan” de Pinochet —como fue descrito por uno de los oficiales de inteligencia invitados a unirse a él— para vencer al comunismo mundial. ¿Cómo llegó la más ambiciosa —algunos dirían las más exitosa— apuesta geopolítica del ex dictador?

Pero tal vez el error es generalizar el modus operandi de Pinochet con, al menos, cuatro países más donde ahora hay ancianos detenidos y procesados equiparando su accionar contra los “derechos humanos” en torno a las actividades internacionales de la Operación Cóndor. Éste era el paradigma de Pinochet: su “grandioso plan” de Pinochet -como fue descrito por uno de los oficiales de inteligencia invitados a unirse a él- para vencer al comunismo mundial. ¿Cómo llegó la más ambiciosa —algunos dirían las más exitosa— apuesta geopolítica del ex dictador a los implacables procesos que estaban arruinándole su vejez?

Cuando el juez Baltasar Garzón pidió la extradición del general Pinochet desde Londres para enfrentar un juicio en España, eligió los crímenes del Cóndor para fundamentar la petición: la captura del líder del MIR, Edgardo Enríquez, en Argentina en abril de 1976 y su consecuente traslado secreto hacia Chile. A las pocas semanas, cortes de Roma y París abrieron investigaciones judiciales centradas en otros casos del Cóndor que involucraban la captura de uruguayos y chilenos en Argentina. A medida que en años recientes esos juicios avanzaron, un proceso Cóndor aun más elaborado fue iniciado en Argentina.

El juez investigador Rodofo Canicoba Corral eligió los casos de 72 víctimas —chilenos, argentinos, bolivianos, paraguayos y uruguayos— que fueron capturados por fuerzas de seguridad fuera de sus propios países.

Su proceso nombra como acusados a una larga lista de altas personalidades militares, incluyendo a Pinochet, al dictador argentino Jorge Rafael Videla, el paraguayo Alfredo Stroessner y el boliviano Hugo Banzer (estos dos últimos ya fallecidos).

Las solicitudes de extradición para todos estos casos hacen que estos líderes y más de 200 otros oficiales militares nombrados como acusados o testigos materiales, sean incapaces de viajar fuera de sus países por temor a ser arrestados por Interpol. Otra ironía, ya que la Operación Cóndor fue explícitamente diseñada para imitar (con métodos ilegales) la cooperación internacional de las fuerzas policiales que caracteriza a Interpol.

Finalmente, el 2002 el juez Juan Guzmán inició su investigación “2182-98 Operación Cóndor”, que condujo al desafuero de Pinochet. Ese caso también se centró en la captura y asesinato de Edgardo Enríquez y en una serie de detenciones de Cóndor en Argentina y Chile, quizá la operación más compleja y que llevó a la desaparición de 16 personas y la extorsión de otros por decenas de miles de dólares.

Una cosa es innegable sobre la Operación Cóndor: en términos de su objetivo declarado —eliminar a los enemigos del gobierno militar— fue un éxito. Entre las más famosas de sus operaciones estuvieron el asesinato del ex canciller Orlando Letelier, en Washington; del general Carlos Prats y su esposa, en Buenos Aires y el atentado al ex Vicepresidente Bernardo Leighton en Roma. Así, Cóndor, como una alianza formal de seis países, fue establecida en 1975 bajo la inspiración de Chile como un nuevo modelo organizacional para la persecución internacional de enemigos.

Menos conocidas son las exitosas operaciones de Cóndor contra la clandestina Junta de Coordinación Revolucionaria (JCR), encabezada por el jefe del MIR Edgardo Enríquez desde Argentina, y aquella contra la red financiera del Partido Comunista chileno. Estas dos operaciones, que están en el centro de la investigación del juez Guzmán, forman parte también de las investigaciones española, francesa y argentina.

Edgardo Enríquez, hermano del fundador del MIR, Miguel Enríquez, y su sucesor como cabeza del movimiento, había establecido secretamente su base de operaciones en Buenos Aires en mayo de 1975. El arresto en Paraguay, el mismo mes, del operador del MIR Jorge Fuentes y de un camarada argentino, fue el comienzo de la cooperación formal de las fuerzas de seguridad de Chile, Paraguay y Argentina. Los arrestos paraguayos entregaron información conducente a una serie de operaciones en Argentina, en las cuales los líderes más importantes del MIR fueron eliminados uno a uno, culminando con la captura de Enríquez en abril de 1976, cuando dejaba una casa de seguridad en Buenos Aires.

Como vemos la Operación Cóndor fue creciendo —a instancias de Chile— como alianza militar a partir de estos esfuerzos coordinados para derribar a los hombres operativos del MIR y sus aliados en otras organizaciones revolucionarias. Cóndor fue formalmente establecido en un encuentro de oficiales de inteligencia en Santiago hacia fines de noviembre de 1975 y fue una creación de Chile, Argentina, Paraguay, Bolivia, Uruguay y más tarde, de alguna manera, Brasil. Sin embargo esto excluye la responsabilidad de la “dictadura” argentina, ya que la reunión fue celebrada en pleno gobierno constitucional argentino, que entonces encabezaba María Estela Martínez de Perón, en una de las épocas más virulentas de los ataques terroristas contra nuestro país.

En los meses de mayo a octubre de 1976 las coordinadas operaciones de seguridad se intensificaron, y se expandieron para incluir oficiales uruguayos y bolivianos. Los “éxitos” fueron impresionantes. La lista de líderes internacionales capturados o que cayeron combatiendo incluye al segundo de Enríquez en el mando, Patricio Biedma; dos jóvenes oficiales de seguridad de la embajada cubana en Argentina; el ex Presidente de Bolivia, general Juan José Torres; el máximo líder del ERP Mario Roberto Santucho; y un alto líder de los Tupamaros uruguayos, William Whitelaw.

Todos estaban vinculados directa o indirectamente con la Junta de Coordinación Revolucionaria, organización que nucleaba en un esfuerzo conjunto a todas los núcleos subversivos en Sudamérica, a quienes hacía frente la “comunidad e Inteligencia” de los países agredidos por los atentados terroristas, que cada día cobraban más vidas inocentes.

No perdamos de vista que durante el Gobierno de Héctor Cámpora, el que abrió las prisiones a todos los presos políticos juzgados y condenados por alzarse contra el Estado, muchos movimientos subversivos de los países limítrofes encontraron en Argentina un refugio seguro para continuar sus operaciones desde la impunidad del gobierno que los acogía como huéspedes: LA Junta de Coordinación revolucionaria, como se dijo, estableció oficialmente sus bases en Argentina poco tiempo después del Golpe en Chile en septiembre de 1973. Bien financiada con millones de dólares provenientes de secuestros en Argentina, tenía fábricas de armamento y redes de militantes en preparación para una planeada ofensiva multinacional contra las dictaduras.

Alfredo Stroessner ya había estado en el poder durante una década cuando los generales derechistas brasileños interrumpieron la democracia de dicho país en 1964. Se aseguró el cargo en su feudo sin salida al mar, a medida que el resto del Cono Sur descendía hacia un torbellino de inestabilidad política y terror de Estado.

El resultado del golpe y contragolpe de Bolivia desembocó en la dictadura derechista de Hugo Bánzer en 1971. El golpe de Pinochet de 1973 en Chile interrumpió el experimento socialista de Salvador Allende. Ese mismo año, la prolongada democracia de Uruguay finalizó cuando el presidente Juan María Bordaberry clausuró el Parlamento y encaminó al país hacia la dictadura. Los crecientes niveles de represión dejaron a la región plagada de refugiados y exiliados políticos.

Unos cuatro millones de personas huyeron de sus hogares buscando un refugio seguro, mayormente en los países vecinos. Tras los golpes de Chile y Uruguay, millares buscaron asilo en Argentina, reuniéndose con los cientos de miles de paraguayos que ya estaban allí. Mientras tanto, los argentinos buscaban seguridad en Bolivia y Paraguay. La región era el escenario de un frenético ir y venir de refugiados.

Pero, a medida que se fue expandiendo la ola de dictaduras militares, quedaron de lado las viejas tradiciones de santuarios para los exiliados políticos. El tributo generado por la represión en el Cono Sur fue de unos 50.000 muertos o desaparecidos y 400.000 encarcelados. No obstante, estas cantidades sólo aluden a la espeluznante realidad de los estados ilegales.

La violencia política tras el retorno y la muerte de Juan Perón desembocó en la perversa dictadura militar derechista argentina en 1976. Acorralada en ese año, la Junta Coordinador transnacional revolucionaria dejó de operar en Argentina y ya no volvió a ser una amenaza para los gobiernos militares.

Quienes no pudieron huir fueron tomados prisioneros en Argentina. Bolivianos, paraguayos, chilenos, uruguayos y cubanos fueron recluidos en un edificio conocido como Automotores Orletti, que antes era un enorme taller mecánico en el barrio Floresta. Orletti era un centro de detención secreta efectivamente vinculado a las actividades de Cóndor. Ahí los prisioneros internacionales eran interrogados por oficiales de sus propios países. Después de su procesamiento como tales eran trasladados para ser repatriados.

Sin embargo se denunció que algunos de los cuerpos (incluyendo los de los dos cubanos) fueron encontrados en el puerto en tambores parcialmente llenos de cemento fraguado. Docenas de uruguayos de otro grupo revolucionario, Partido Para la Victoria, también fueron apresados en Argentina e interrogados en Orletti.

En noviembre de 1976, un comando operativo de 15 chilenos y uruguayos fue enviado a Europa a otra supuesta compleja misión atribuida a Cóndor: matar al líder de de la JCR René “Gato” Valenzuela en París. De acuerdo a documentos de la CIA obtenidos por el autor, la misión también tenía como objetivo el asesinato del famoso líder terrorista Ilich Ramírez Sánchez, (a) “El Chacal”, blanco de Cóndor desde que se descubrió la vinculación del famoso “Carlos” con las operaciones de terrorismo en Sudamérica, en mayo de 1975. La operación europea fue descubierta por el servicio de inteligencia francés y la filtración arruinó la misión. La inteligencia francesa confrontó a los servicios secretos sudamericanos diciéndoles que sabía acerca del plan, lo que implicó la cancelación de la misión. Irónicamente, la misma CIA los había vendido.

Cuando Chile recuperó la democracia en 1990, los oficiales de Pinochet fueron extraordinariamente meticulosos en destruir indiscriminadamente documentos en Chile (sólo unos pocos documentos que mencionaban a Cóndor sobrevivieron a la limpieza en el Ministerio de Relaciones Exteriores). Pero en los países aliados la historia fue otra.

Docenas de documentos que describían las características de Cóndor y de télex que probaban la coordinación internacional para destruir a sus enemigos fueron encontrados en Paraguay y guardados en el llamado “Archivo del Terror” bajo el auspicio de la Corte Suprema. Los militares argentinos depuraron la mayoría de los archivos operacionales que podrían haber probado su responsabilidad en crímenes masivos, pero fueron descuidados en la limpieza de lo que aludía a Chile. Una corte argentina guarda varios miles de páginas de comunicaciones secretas entre el hombre de Cóndor en Buenos Aires, Enrique Arancibia Clavel, y sus jefes de la DINA en Santiago.

Esos documentos (descubiertos en la Corte Federal Argentina por Mónica González) entregan un mapa de ruta del desarrollo de Cóndor en muchas de sus operaciones más importantes, especialmente cuando se examinan junto a otras fuentes. Cóndor también atrajo la atención especial de la CIA y el FBI.

La evidencia del protagonismo directo de Pinochet es sólida en el caso de Cóndor. Primero, el establecimiento una alianza militar internacional involucrando a seis países de América Latina sólo pudo permitirse con la aprobación explícita de ese jefe de Estado, Pinochet. Operaciones de más bajo nivel pueden quizás explicarse como “abusos aislados” o, como dice Pinochet en su entrevista a un canal de televisión de Miami, porque “en la lucha política hay gente que no se controla”. Pero no una alianza internacional aprobada en una reunión de alto nivel en Santiago, financiada por Chile y quizás con la presencia personal de Pinochet.

La caída del Cono Sur en el salvajismo se originó en la crisis política y geopolítica y en la ideología común compartida por los regímenes militares de la región. Estados Unidos desempeñó un papel crítico en todas estas causas. La Guerra Fría proporcionaba el contexto global para un anticomunismo patológico y Estados Unidos ofreció formación ideológica y militar a sus aliados latinoamericanos. Las fuerzas armadas de la región se mostraron muy receptivas, y de hecho, desarrollaron una visión mundial abiertamente defensiva, pero con consecuencias nefastas.

El almirante César Augusto Guzzetti, Ministro de Relaciones Exteriores argentino, manifestó desembozadamente esta perspectiva en una entrevista de 1976: “No existe una subversión de derecha o terrorismo de ese tipo. El cuerpo de la sociedad está afectado por una enfermedad que corroe las entrañas y forma anticuerpos. Estos anticuerpos no pueden considerarse del mismo modo que el microbio. La acción del anticuerpo desaparecerá cuando el Gobierno controle y destruya a la guerrilla”.

El general Osiris G.Villegas -uno de los primeros y quizás el más riguroso de todos los teóricos argentinos de la guerra contrainsurgente- reconoce que la "Doctrina de Seguridad Nacional" (DSN), que inspiró a los ejércitos latinoamericanos en la lucha contrarrevolucionaria, a pesar de su denominación, no es de origen nacional: "Cabe acotar —señala Villegas— que la susodicha doctrina y metodología operacional, inserta en nuestros reglamentos militares, no es inventativa [sic] o producto genuino de los estados mayores argentinos, sino adaptación de la doctrina, métodos y procedimientos puestos en práctica por los ejércitos occidentales que tuvieron que enfrentar el conflicto bélico subversivo, especialmente Francia. Incluso revistaron en nuestra Escuela Superior de Guerra, durante varios años, jefes franceses veteranos de la guerra de Indochina y de Argelia -como asesores militares sobre la materia."

Los militares brasileños aplastaron un alzamiento armado de la izquierda hacia finales de los años sesenta. Su situación recordaba la de Chile; en ambos casos, los movimientos de guerrilla no surgieron hasta después de que un gobierno militar represivo se hiciera con el poder.

Los países del Cono Sur se enfrentaron de hecho a desafíos armados provenientes de la izquierda. En Uruguay, los Tupamaros asestaron unos golpes políticos espectaculares. En Argentina, el marxista Ejército Revolucionario del Pueblo y los peronistas de izquierda Montoneros se implicaron en una lucha despiadada contra las fuerzas de seguridad y los escuadrones de la muerte de la derecha peronista. En Bolivia, Hugo Bánzer pudo hacerse con el poder sólo tras un sangriento enfrentamiento con los populistas de izquierda alineados con su predecesor, el general Juan Torres.

Justamente Bolivia tuvo fundamental importancia, sobre todo para suministrar tanto a Chile como a Argentina información sobre el movimiento de lo que entonces se llamaba “subversivos” argentinos y chilenos dentro del territorio boliviano.

Si bien el ex gobernante militar y civil de Bolivia, Hugo Bánzer, ha negado sistemáticamente la existencia del Plan Cóndor, el gobierno militar boliviano garantizó que en caso de ser detenidos, estos “subversivos” serían entregados, como sucedió en algunos casos, a los gobiernos de esos países.

De «El Diario», de La Paz, reproducido en «Resumen de la actualidad argentina» se extrae la siguiente información, de donde surge un caso emblemático de impunidad: “La Paz, 15 de enero de 1982.- Jefes militares de Bolivia y Argentina afirmaron en La Paz que proseguirán luchando unidos contra el extremismo internacional, al tiempo que enunciaban críticas al proceso democrático que vivió Bolivia en 1979 y a los «guerrilleros de salón», entre los que se mencionó a los editorialistas. Los planteamientos fueron formulados durante la condecoración a tres oficiales de la Misión Militar argentina que prestaron asesoramiento al Ejército boliviano en la base de Cochabamba. Se trata de los tenientes coroneles Julio César Durand, Roberto Felipe Domínguez, Benjamín Cristoroforetti y Osvaldo Guarnaccia.

Durand manifestó que «hoy como ayer, un puñado de soldados argentinos, integrando el Ejército boliviano, lucha por preservar la libertad que ambos países obtuvieron en los albores de la liberación americana». Luego hizo un balance histórico de esa tarea y reveló que «no hace muchos meses, en el proceso político boliviano, en el que siglas, frentes, etc., pugnaron por alcanzar el poder político, se debatieron intereses internacionales, directamente en convivencia con la delincuencia ideológica».

Esos jefes son graduados de la Escuela del Ejército de las Américas (US Army School of the Americas -USARSA), ubicada en Fort Gulick, zona del canal, donde cursaron sus estudios 600 militares argentinos.

De éstos últimos, 58 militares tenían como plan de estudios, en el período 1970-1975, determinados cursos escogidos: en ellos egresaron once especialistas “operaciones de contrainsurgencia”, siete en “contrainsurgencia urbana”, trece en “operaciones en el monte”, cinco como “oficial sin mando en inteligencia militar” y seis en “interrogatorio militar”.

Los instructores argentinos actuaron en la REGION MILITAR Nro 4 (Dependientes del Cuartel General de Sucre), cuya jurisdicción abarca los departamentos de Cochabamba, el Norte de Chuquisaca y el Oeste de La Paz. En esa región están emplazados la Escuela de Comando y Estado Mayor MARISCAL ANDRES DE SANTA CRUZ REDES, el Centro de Instrucción de Tropas Especiales (CITE) y el CIOS II Centro de Instrucción en Operaciones de Selva (específicamente en Chipiriri-Chaparé), durante la presidencia del Ge-neral Hugo Bánzer Suárez. Eran egresados de la Escuela de las Américas, ahora llamado el Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica (SOA/ WHINSEC por sus siglas en inglés) fue establecida en Panamá en 1946.

Al dejar de operar en Cochabamba, el Teniente Coronel Domínguez, en su carácter de especialista en guerra antisubversiva, se hizo cargo del Regimiento de Infantería de Monte 28, situado en Tartagal (Salta), donde hoy en día está bajo proceso por la desaparición de un simpatizante de la insurgencia, el escribano Meliton Bustos —vecino de la ciudad— de quien ordenó su “desaparición” apenas se hizo del mando de aquella unidad, probablemente cebado por la impunidad con que se movía en Bolivia.

El caso está tramitando actualmente ante el Juzgado Federal Nº 2 de Salta, Secretaría de Derechos Humanos, sin que hasta el momento el veterano represor fuera molestado. ¿Su defensa? No se consideró responsable ante el magistrado por los «hechos delictivos» que pudieran haber cometido sus Oficiales. Como conclusión, hay varias personas (entonces Oficiales Subalternos sin responsabilidad directa, ni posibilidad alguna de oponerse a las órdenes superiores) que están privadas de su libertad por las declaraciones del Jefe desleal, mientras que el mismo hoy es general y está presidiendo —nada más ni nada menos— que el Círculo Militar de Buenos Aires, Santa Fe 750, donde este anciano de mirada torva se rehúsa sistemáticamente a conceder entrevistas.

No es un detalle menor que el General Alfredo Manuel Arrillaga —justamente vicepresidente del Círculo Militar— acaba de ser encarcelado, durante los últimos meses, imputado de la desaparición —el 13 de julio de 1977— de una decena y media de abogados especialistas en derechos humanos y laboralistas cuando, siendo también Teniente Coronel, Jefe de Inteligencia del Grupo de Artillería Antiaérea de Mar del Plata, se dedicó sistemáticamente a perseguir como enemigos públicos a los letrados que presentaban hábeas corpus a favor de los guerrilleros detenidos por el Ejército.

El caso salió a la luz luego de la denuncia de un —hasta hoy aterrado— sobreviviente, el Dr. Carlos Aurelio Bozzi. Arrillaga fue, además, quien comandó las fuerzas de represión en el copamiento del regimiento de La Tablada en 1989 y también fue denunciado por haber ordenado fusilar sumariamente a tres prisioneros del grupo «Movimiento Todos por la Patria» que —absolutamente indefensos por haberse rendido— cayeron en su poder.

Pero no es el último de los criminales aún impunes que deambulan por el citado Círculo Militar: el Coronel Góriz está imputado de haber asesinado a su propio asistente, el Soldado Conscripto Jorge Emilio Papetti, sin que haya sido molestado por la Justicia hasta el momento. Papetti había ingresado el 20 de abril de 1976 como soldado conscripto al Regimiento Caballería de Tiradores Blindados 6, en Concordia. El 16 de marzo de 1977 —casi ya de baja y ascendido a dragoneante por su conducta ejemplar— fue detenido dentro del regimiento mientras estaba de guardia. Algunos de sus compañeros oyeron sus gritos de protesta cuando se lo llevaban y alertaron a las padres de lo sucedido.

Al día siguiente el padre del dragoneante se entrevistó con el teniente coronel Naldo Miguel Dasso, que era jefe de la unidad, en presencia del segundo jefe, mayor Osvaldo Antonio Larocca. Dasso explicó que Papetti, sospechoso de extremismo, había sido trasladado “a disposición del P.E.N. por órdenes superiores” pero que a la altura de Villaguay se había fugado después de haber obtenido permiso para ir al baño en una estación de servicio. El padre presentó el caso ante el juez de Instrucción de Concordia, Oscar Satalia Méndez, donde todas las sospechas recayeron sobre el entonces Capitán Góriz, que simuló el intento de fuga para asesinar al muchacho.

Luego de declarada la nulidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, en el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay produjo la reapertura de la causa [Nº 55.045], y resulta hasta indignante que un asesino cebado como el Coronel Góriz deambule libremente por la sociedad.

Según vamos viendo, la respuesta de las fuerzas de seguridad en todos estos países fue mucho más allá que derrotar a las guerrillas. Estaban implicados en una especie de guerra santa contra la izquierda, que para ellos incluía a cualquiera que desafiara el statu quo, según la doctrina en la cual estaban entrenados sus ejércitos. En consecuencia todos los opositores a esa política, enfermeras, profesores, estudiantes, trabajadores, artistas, actores, periodistas e incluso políticos de la oposición democrática pasaron a ser vistos como hostiles.

Estados Unidos proporcionó la inspiración, el financiamiento y la asistencia técnica para la represión y puede haber plantado la semilla que desembocaría en la represión de la subversión del modo como se ejecutó. La CIA facilitó una mayor coordinación entre los servicios de inteligencia de la región. Un historiador atribuye a un operativo de la CIA el haber acordado los primeros encuentros entre oficiales de seguridad argentinos y uruguayos para discutir la vigilancia de los exiliados políticos. Se rumorea que también la CIA también organizó encuentros entre líderes de los escuadrones de la muerte brasileños con argentinos y uruguayos.

Si bien esto es negado hasta hoy por los Estados Unidos, este país hizo algo más que simplemente organizar encuentros. La división de Servicios Técnicos de la CIA suministró equipo electrónico de tortura a brasileños, argentinos y uruguayos, entrenando a muchísimos oficiales latinoamericanos tanto en la Escuela de las Américas como en las instalaciones de la Agencia de Seguridad Pública (OPS) del Departamento de Estado, en Texas.

El asesoramiento y la ayuda de Estados Unidos facilitaron la coordinación entre los servicios de inteligencia regionales. Esta cooperación hizo posible el intercambio de información y prisioneros e incluso. Un exiliado político podía ser mantenido como rehén o secuestrado y llevado a través de las fronteras, torturado y hasta desaparecido, sin ninguna autorización judicial.

Recién la administración Carter se opuso a la postura de la CIA “anulando todas las solicitudes de inteligencia presentes en América Latina. La cooperación de la CIA ha sido muy valiosa para todas las dictaduras militares desde el final de la Segunda Guerra Mundial, pero el Gobierno estadounidense comenzó a tener reservas acerca de solicitudes de colaboración tras varios escándalos, principalmente provocados por Chile”, dijo el presidente electo apenas asumió. Si la administración de Carter no estaba dispuesta a ayudar a las dictaduras, éstas lo estaban y podían ayudarse a sí mismas.

El jefe de estado mayor del ejército argentino y miembro de la Junta, general Roberto Viola, intentando evadir las preguntas acerca del reino del terror en el Cono Sur, dijo en 1979: “Están los muertos, los heridos, los encarcelados y los que están ausentes para siempre. No pidan explicaciones donde no las hay”. Viola estaba equivocado. Explicaciones existieron, y de sobra. Kissinger está citado como uno de los altos personajes de la administración norteamericana que promovían y financiaban a la red de inteligencia militar de las dictaduras latinoamericanas.

Pero para los jóvenes oficiales argentinos de todas las fuerzas, la defección de sus jefes decididamente los desengañó.

¿Acaso no había sido por la eficaz acción de las Fuerzas Armadas y las Fuerzas de Seguridad que se había salvado la patria de semejante tipo de agresión novedosa mediante la cual se pretendía imperativamente sumergir al país en el ejido del marxismo? Ese ciclo histórico no tenía nada que ocultar, al contrario. Era un honor para ellos el combate en defensa de sus valores. Constituía un hecho de armas del cual había que enorgullecerse.

Los disciplinados militares, gendarmes y policías del hemisferio occidental —en plena guerra fría— se colocaban, cumpliendo órdenes de sus respectivos presi-dentes, en sintonía con la doctrina vigente en los Estados Unidos, conocida como de la Seguridad Nacional.

Esta tesitura, reveladora de un pensamiento profundo extendido y persistente, fue sin embargo sacada de circulación inmediatamente por los actuales regíme-nes progresistas.

A diferencia de los partidos políticos, las Fuerzas Armadas no tenían por qué sentirse culpables por ninguna razón. En realidad “son un atributo esencial de la nación”, la última reserva en la defensa del “ser nacional”. Al menos así lo decían los reglamentos militares en esa época. “La misión del Ejército es salvaguardar los más altos intereses de la Nación”, rezaba la introducción al código básico del Ejército Argentino, el RV 200-10 “Servicio Interno”, disposición que tardíamente se apresuró a derogar de cuajo el Teniente General MARTIN ANTONIO BALZA cuando fuera Jefe del Estado Mayor General del Ejército, previo a pedir “perdón por los excesos” en nombre de todas las instituciones armadas que habían vencido en la guerra contra la subversión.

La actitud del General Balza provocó la perplejidad de todos sus hombres, ya que en esa concepción los militares se venían formando tradicionalmente. Balza no hizo distinción alguna entre —aislados y contados— actos individuales delictivos, que eventualmente pudieron haberse producido durante las operaciones militares, y actos de combate, equiparándolos desacertadamente. Todo quedó “en la misma bolsa”.

Desde mediados de los años sesenta ésta había significado una ruptura profun-da con las concepciones militares anteriores a la guerra fría, las que tendían a formar ciudadanos como Oficiales de carrera, que —como ya se explicó— se entrenaban en cursos de especialización que impartía el Comando Sur de los Estados Unidos en la desacreditada “Escuela de las Américas”, en la doctrina de la defensa continental en los conflictos de baja intensidad que generaba —para esos días— el enemigo comunista en el “patio trasero” de América, en el contexto de la guerra que enfrentaba a dos hemisferios: Oriente y Occidente.

Obviamente, las fuerzas legales: los jóvenes Oficiales que engrosaban las filas de las instituciones que los entrenaban en defensa de su país, no integraban una “asociación ilícita” ni mucho menos una “multinacional del crimen”, como parece estar de moda caracterizarlos. Se limitaban a cumplir con lo establecido en los reglamentos militares vigentes y a obedecer a sus superiores en todo lo que significara el decurso de las operaciones militares, no convencionales en esta guerra de agresión externa, desencadenada trágicamente sobre la Patria décadas antes del famoso “proceso” militar, y con muchas víctimas inocentes entre sus pares, que eran “ejecutadas” por el solo hecho de estar enrolados en las filas de las FFAA o, aún, por sus menesteres docentes en la formación Católica filosófica.

A nadie se le hubiera ocurrido desobedecer órdenes legítimas impartidas en base a decretos constitucionales inobjetablemente emanados de un gobierno civil.

Siendo así, pretender someter al juicio de los magistrados civiles, absolutamente legos en operaciones militares —y que dependen del Poder Judicial— la actuación de un “atributo esencial de la nación” sería un imposible no solo jurídico, sino simbólico y filosófico.

Como conflicto novedoso, la guerra antisubversiva tenía sus particularidades que la caracterizaban: Las grandes potencias estaban en posesión de un contundente arsenal nuclear que amenazaba con el exterminio de la Humanidad, por lo que era difícil su utilización sin desintegrarse entre sí, por lo que se descartaba la posibilidad de un enfrentamiento convencional. En ese orden, los países en pugna infiltraban guerrillas, tanto prooccidentales en las naciones satélites soviéticas, como insurgentes comunistas en los países subdesarrollados bajo la influencia occidental.

Jamás reconocida por parte de las autoridades de los Estados Unidos, la exis-tencia de un Plan Cóndor —si es que existió— se atribuyó como concepción ideológica al Dr. Henry Kissinger —premio Nóbel de la Paz— el único que podría estar al tanto del curso y de las operaciones antiterroristas que se desarrollaban con su coordinación, bajo la denominación de “conflictos de baja intensidad”, vale decir: los enfrentamientos contra la insurgencia marxista que se alentaba y propiciaba desde La Habana y Moscú en el marco de la “guerra fría”.

Pero, como ha quedado demostrado, ella se hizo presente en Argentina mucho antes que Kissinger asumiera como Secretario de Estado norteamericano y con anterioridad a la inauguración del “Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica”.

Los entonces considerados “subversivos”, dejaron de serlo definitivamente cuando cayó el muro de Berlín, se consumó la “Perestroika” y se disolvió la URSS, culminando la etapa conocida como tal.

Cambió la doctrina militar desde entonces, en los Estados Unidos, avanzando hacia una nueva era tendiente a la globalización a partir de las operaciones Jus-ta Causa (Panamá), Furia Urgente (Grenada), Escudo del Desierto, Tormenta del Desierto (Golfo Pérsico), Restaurar la Esperanza (Somalía) …hasta las ma-jestuosas operaciones militares fallidas durante la “guerra contra el terrorismo global”. Eran las épocas en que Francis Fukuyama editaba “El fin de las Gue-rras”. Se iniciaba la globalización y los EEUU olvidaron a sus aliados en la guerra por el sostenimiento de su patio trasero durante la guerra fría.

Pero si la guerra antiterrorista en Argentina se obtuvo la victoria, e innegable que se libró aberrantemente mal.

Muy poca gente está informada que el Teniente Coronel Auditor Carlos Horacio Cerdá era nada menos que Asesor Jurídico del Ministro del Interior del proceso, General de Albano Harguindeguy.

Este dicharachero militar era un individuo que aberrante que cobardemente exaltaba en público las virtudes de la tortura durante el “interrogatorio táctico” de los detenidos. Mientras eso ocurría —en el pórtico lateral del ministerio del Interior— el Doctor Cerdá salía del vestíbulo de la Casa Rosada con rostro compungido y paternal, a embaucar a los familiares de presuntos guerrilleros que concurrían a averiguar tanto el paradero de los extremistas capturados, así como el de sus nietos y sus bienes, suplicando por las vidas de sus seres queridos... Numerosas filmaciones en los archivos periodísticos que acreditan, justamente, la oportunidad de esos embustes.

Justamente el consejero de Harguindeguy, el Teniente Coronel Auditor Carlos Horacio Cerdá tuvo intervención indirecta en la maniobra de las “desapariciones” mediante su consejo antijurídico y desacertado, que terminó comprometiendo penalmente a todos sus Comandantes asesorados, gran parte de los cuales —para eludir las consecuencias de sus acciones u omisiones— terminaron culpando a sus subalternos, que nada sabían del “plan cóndor” ya que se limitaban a ejercer la defensa de la Patria, en la cual estaban adoctrinados.

Intrascendente y gris, este abogado fue ascendiendo tranquilamente durante el primer gobierno democrático, haciendo amistado con Raúl Ricardo Alfonsín, amigo personal y ex compañero del Liceo “General San Martín” del General Harguindeguy.

El letrado llegó a alcanzar la jerarquía de general y ocupar la Auditoría General de las Fuerzas Armadas, incorporándose el General de Justicia Cerdá, poco después —pero muy oportunamente— al capítulo argentino del DICA (Derecho Internacional Humanitario de los Conflictos Armados.

Esta eminencia gris relegó en forma conveniente el pasado y continúa “infiltrado” en el Ejército Argentino, como General “convocado” (Artículo 62 de la Ley de Personal Militar) asesorando al Jefe del Estado Mayor, Teniente General Roberto Fernando Bendini. Además preside la Comisión del Servicio de Justicia Militar…habiendo sido la eminencia gris de la dictadura, a pesar de no haber participado nunca en combate. Sólo fue el genio intelectual que —protegido detrás de su escritorio— en modo alguno se manchó las manos de sangre, aunque pergeñó la mentira de las “desapariciones”. Este personaje ya ostentaba el grado de General de Justicia cuando los presos políticos de hoy eran simples Oficiales Subalternos que cumplían las órdenes de sus Comandantes, asesorados por maquiavélico “doctor”, que les apuntalaba con un barniz de legalidad, en su carácter de Auditor General de las FFAA.

Más resulta claro que el error de la forma en que se libró la guerra contra el terrorismo fue no tener la adecuada transparencia. Ello así, la defensa pública de lo actuado durante la guerra antisubversiva ha cedido ante la vergüenza de muchos militares, que intuían la naturaleza impresentable de su accionar.

Desde entonces ya no se volvieron a oír las declaraciones de “no hay nada que ocultar”.

Si bien prevalece la doctrina del rol salvador de las FFAA, de la autonomía y de la inaccesibilidad de la justicia a los actos de los militares durante las así llamadas “dictaduras” sudamericanas, es innegable que se han cometido aberraciones que no debieron jamás ocurrir.

LA GRAN FARSA DE CHÁVEZ Y KIRCHNER: LA LIBERACIÓN DE LOS REHENES COLOMBIANOS

Lamentablemente, esta historia de liberar rehenes, no es nueva. De hecho muchísimos prisioneros han sido liberados o intercambiado, como ocurría entre la ex Unión Soviética y los EEUU, cuando en el marco de la guerra fría lo hacían secretamente: en algún punto de la frontera de la cortina de hierro con espías atrapados por uno y otro bando. Lo mismo ocurrió, ocurre y seguirá ocurriendo entre israelíes y palestinos, sólo por citar algunos casos. Como todos los manuales antiterroristas dicen que de ninguna manera se debe realizar ningún tipo de negociación con organizaciones guerrilleras, cuando esto ocurre, se realiza en el más absoluto secreto. ¿Por qué será que en este caso se hace exactamente todo lo contrario? Los terroristas, muy pocas veces —aunque podríamos decir casi nunca, sin temor a equivocarnos— liberaron rehenes para mostrar cierta voluntad de diálogo, y mucho menos a cambio de nada. Estos detalles son realmente llamativos y en cierta manera hacen traslucir la farsa de esta operación mediática organizada por Hugo Chávez. Es necesario aclarar que de ninguna manera se esté negando que la liberación de los rehenes sea beneficiosa, ya que cuando este artículo esté publicado posiblemente estos ya estén liberados, solamente se cuestiona el por qué. No es ninguna novedad que, en primer lugar, Chávez pretende ejercer un liderazgo no sólo mediático en toda Latinoamérica, sino que además, económico y político. En cierta manera, quiere llevar a cabo el sueño incumplido de su líder intelectual, filosófico y político, Fidel Castro, quien lógicamente hubo de resignar sus ambiciones continentales por falta de presupuesto, pero su hijo putativo, Chávez, parece estar dispuesto a concretar tan mesiánico plan. Para ello cuenta con una favorable situación económica internacional que le permite recaudar miles de millones de dólares como nunca antes a través de la exportación de petróleo, a casi 100 dólares por barril y de esa manera financiar su campaña denominada “cruzada Latinoamericana”. Gracias a esos dineros puede solventar a personajes como Evo Morales, Rafael Correa e incluso a Néstor Kirchner, su principal aliado, como así también financiar movimientos radicalizados de izquierda, la mayoría camuflados como “movimientos sociales”. Un claro ejemplo de ello son, en nuestro país, el FTV de Luis D’Elía o la ONG Madres de Plaza de Mayo. ¿Pero cuál es la verdadera razón por la que las FARC tomarían la determinación de liberar a estas tres personas? Como es de público conocimiento, especialmente en el ámbito internacional, tanto la imagen de Chávez como la de Kirchner, se vieron notablemente desprestigiadas por el “valijagate”, por lo tanto, con este caso de “humanidad” se matan tres pájaros de un tiro. En primer lugar, se logra desviar el foco de la atención de la prensa y la opinión pública. Segundo, lograrían, tanto Chávez como Kirchner, “limpiar” su imagen de corruptos, y de paso debilitar la imagen del presidente colombiano Álvaro Uribe y los EEUU. Por último, de lograr la operación exitosamente, Chávez verá fortalecida su aspiración como líder latinoamericano, agregando además cierto aire humanitario a su gestión. No debemos olvidarnos de un agregado extra, que sería la frutilla del postre: la posibilidad de que Chávez quede como un firme aspirante al Premio Nóbel de la Paz. Como dijimos, este caso es muy particular. Más allá de los motivos enumerados por los que Chávez se involucró en esta liberación, no debemos olvidarnos que tanto el Presidente venezolano como las FARC, conjugan el mismo idioma, dicho esto en otras palabras, son de la misma calaña. Esto determina además que tengan cierta colaboración mutua en sus actividades, y tampoco es ningún secreto que Chávez permite a las FARC circular y permanecer en territorio venezolano, como tampoco es ninguna primicia que piensa incluirlos y darles un papel preponderante en su plan de expandir la guerrilla y el narcotráfico en Latinoamérica, pero parece ser que todo tiene su precio... ninguna organización terrorista libera rehenes por que sí, y todo hace suponer que para que la operación se lleve a cabo Chávez tuvo que pagar. Así al menos lo afirmó la periodista venezolana Patricia Poleo, quien sostuvo en un artículo publicado en el periódico El Nuevo Día, en agosto pasado: "Hace pocos días nos confirmaron que se pagaron u$s 500 millones por la liberación de las tres personas". Por otra parte, el periódico digital SIDD (Síntesis Informativa Diario Digital) sostuvo que: “Este plan ideado por Chávez, utilizando los dineros públicos del pueblo venezolano, en el que involucra a Néstor Kirchner, es para que ambos aparezcan en los diarios del mundo como líderes de los Derechos Humanos. En el momento preciso en que se entra en los tramos más reveladores de los dineros negros que circularon de ida y vuelta a y desde Venezuela, en una gran cantidad de incesantes viajes, según fuentes confiables a las que tuvo acceso SIDD. Hugo Chávez, piensa que Néstor y Cristina devolverán el favor de este "costoso plan salvador" proponiendo que el venezolano sea nominado al premio Nóbel de la Paz”. Como no podía ser de otra manera, no se podía esperar otra forma de terminar un año repleto de mentiras, hechos de corrupción y actos demagógicos, tanto por parte de Néstor Kirchner como de Hugo Chávez, con una gran farsa protagonizada por ambos.

LOS DELIRIOS DE LA REINA CRISTINA

Desde hace algún tiempo, a la Sra. Cristina Fernández de Kirchner se la empezó a denominar “Reina Cristina”. Lejos de molestarse por este calificativo, la primera dama parece sentirse muy a gusto con la denominación. Por supuesto, como toda reina tiene sus caprichos, algunos un tanto “modestos”, como por ejemplo copiarle el modelo del vestido que lució el día de asunción a la Infanta Leticia, o esa coquetería que la caracteriza y la hace lucir espléndida gracias al "botox"; también tiene otros un poco más ambiciosos como pretender convertir toda el área que rodea a la Casa Rosada en un complejo urbanístico digno de una capital europea. En ese sentido, ya logró enrejar y renovar a la plaza Colón que se ubica detrás de la Casa Rosada, pero ahora va por más. Su proyecto sería extender el “embellecimiento” de la zona hasta el Palacio del Correo, ubicado en la intersección de las avenidas Leandro N. Alem y Corrientes. Fiel a su estilo, en lo que a obras públicas se refiere —cuanto más ostentosas mejor—, el kirchnerismo no repara en pequeños detalles como la transparencia de los actos de gobierno o la racionalidad del gasto. Decreto mediante, y aprovechando la distracción que ocasionan las fiestas, el Gobierno no tuvo ningún reparo en disponer un incremento de 11 millones de pesos de los trabajos de remodelación del Palacio de Correos, cuyo valor había sido establecido originalmente en 709 millones de pesos. La modificación, publicada en el Boletín Oficial, fue dispuesta el 13 de diciembre pasado y obligó a cambiar la fecha de apertura del sobre y la presentación de ofertas económicas de la licitación: del 26 de este mes al 15 de enero de 2008. El incremento del costo de la obra —viejo mecanismo para distorsionar licitaciones— se debió a que los proyectistas Enrique Bares, Federico Bares, Nicolás Bares, Daniel Becker, Claudio Ferrari y Florencia Schnack, aseguraron que los cambios "permiten incorporar un grado de detalle superior, reduciendo la posibilidad de eventuales variaciones durante el transcurso de la obra". La remodelación del Correo que tiene por objeto celebrar los 200 años de la Revolución de Mayo, que se cumplirán el próximo 2010, durante el mandato de Cristina Kirchner. Según el pliego de licitación, el trabajo tiene por objeto la conservación, restauración, remodelación, puesta en valor y reciclaje del Palacio de Correos y Telecomunicaciones y la construcción de una gran sala de conciertos, una sala de cámara, áreas de museo de exhibiciones permanentes y temporarias, áreas gastronómicas, la cúpula-mirador, oficinas de gestión del complejo, y demás áreas de servicio para el Centro Cultural del Bicentenario (CCB). Todo por la módica suma de 720 millones. La pregunta es: ¿Se justifica semejante gasto por parte de Estado cuando estamos en emergencia económica? ¿No sería mejor para el ciudadano común destinar esos 720 millones a la remodelación de hospitales, especialmente el de Clínicas, por ejemplo? Pero claro... la Reina Cristina quiere gobernar en una Capital acorde a su estilo... otro detalle digno de una reina es, sin dudas, su sueldo, dado que la jefa del Estado argentino gana unos $13.500 mensuales, lo curioso es que su salario es de $6.000, pero recibe $7.500 más, bajo el eufemismo de “complemento por responsabilidad del cargo”. El agregado salarial fue un invento de su esposo, Néstor Kirchner, a mediados del 2006, que le permitió evitar un aumento del sueldo presidencial del 450 por ciento, según informa diario La Nación, algo que estaba limitado tras el decreto de Adolfo Rodríguez Saá, que había congelado el salario presidencial en 3000 pesos. En realidad, no está mal que un primer mandatario gane un buen sueldo, es lo que corresponde, pero lo que sí está mal es lo contradictorio del discurso y la realidad, ya que si se presiona a los jueces —que con más razón tendrían que estar bien pagos— a que paguen impuestos, ¿no sería más acorde que se equiparen? Lo mismo sucede con los edificios públicos, tampoco está mal que se conserven o se remodelen, también que es lo que corresponde. Lo contradictorio es gastar semejante cifra, 720 millones, cuando hay cosas mucho más urgentes, y por otro lado votar nuevamente la ley de Emergencia Económica. ¿No son acaso caprichos dignos de una reina?

MARADONA, DOS VECES DIEZ... EN FÚTBOL Y EN DECIR ESTUPIDECES

No es ninguna novedad que los adictos sufren del célebre “síndrome de abstinencia”, así como no es ninguna novedad que Diego Maradona sufre de más de una adicción; una de ellas es, además de las ya “clásicas” en él —como las drogas y el alcohol—, cierta adicción a aparecer en los medios de difusión cuando pasa cierta cantidad de tiempo y no es noticia... entonces él mismo se encarga de generar, valga la redundancia, su propia noticia para que nos ocupemos de él. Tampoco es ninguna novedad que el “diez” abre la boca y emite opinión sobre cuanto tema se lo consulte, y en este punto, es necesario aclarar que todos tenemos derecho a opinar, eso sí... lo ideal sería que opinemos sobre temas que sean de nuestro conocimiento, cosa que podamos argumentar sobre lo que decimos y no emitir opinión sobre lo que sea, con tal de decir cualquier cosa. De todas formas, existe cierta complicidad implícita entre quien habla y quien le pone el micrófono y difunde sus expresiones. Pero Diego siempre se las arregla para llamar la atención... todo parecería haber comenzado luego de su suspensión del campeonato mundial de fútbol USA '94 a raíz de haber consumido sustancias ilícitas.Un poco de historia La sanción ocurrida en 1994 determinó que, tanto las autoridades de los EEUU como de Japón no le permitieran ingresar a sus respectivos países, ya que la reglamentación de migraciones prohíbe la entrada a personas que hayan tenido problemas con drogas, y mal que nos pese, en estos países, las leyes se cumplen. Por más que Maradona sea Maradona, no tiene ningún tipo de concesiones. De hecho, el astro, no pudo asistir al campeonato mundial de Corea-Japón 2002 ni a las respectivas finales que jugó, precisamente en Japón, el club Boca Juniors. Aunque muchos no lo sepan, y/o los que lo saben no lo digan, este hecho fue el que determinó su inclinación al comunismo y el comienzo de sus interminables contradicciones. Pocos recuerdan que en ocasión de su preparación para el mundial USA 94 Maradona hacía un entrenamiento especial, en forma particular, en una estancia en La Pampa, pero el dato curioso es que en todas las fotos que se sacó en esa época, aparece con una camiseta del basketbolista Magic Johnson, quien en ese entonces era la máxima estrella estadounidense. Este hecho no era casualidad, por supuesto, sino que lo que pretendía era simpatizar con los yankis. Hasta aquí, Diego, jamás se había pronunciado ni en contra del "imperialismo", ni de los EEUU, ni tampoco a favor del comunismo y mucho menos del dictador cubano Fidel Castro. Fue recién después de la detección de efedrina en su control antidoping que Maradona comenzó a hablar contra el “imperio”. La primera declaración fue aquella tibia y casi tímida “me cortaron las piernas”... pero claro, eran los comienzos de un Maradona que se perfilaba a lo que es ahora, un incontinente verbal. Como ya dijimos, pocos saben o dicen que el hecho de prohibirle la entrada al “imperio” fue lo que determino su inclinación al socialismo y su simpatía hacia Fidel. El detonante fue haberle negado la posibilidad de ir a Disney World con sus hijas. Este fue el real motivo que desató la ira del “Dios del fútbol”, y por supuesto determinó crear un frente común con Fidel. Por supuesto, por carácter transitivo, los enemigos del líder cubano son sus enemigos, y los amigos, sus amigos, como Chávez, Evo morales y ahora el mesiánico Mahmud Ahmanidejad, Presidente de Irán.Las primeras contradicciones y las últimas Lamentablemente, Maradona es una persona enferma, y evidentemente su adicción a las drogas ha repercutido, como lo señalan todos los especialistas en adicciones, en sus neuronas. Indiscutiblemente, su sistema nervioso se habrá visto sensiblemente deteriorado, y tal vez esa sea la razón que empuja al ídolo a hacer y/o decir tantas contradicciones o a cometer hechos irracionales como aquel patético episodio donde agredió a periodistas en su quinta de la localidad de Moreno. Podemos citar como algunas de sus contradicciones más célebres: el hecho de haberse auto calificado como "duhaldista", y luego decirse "menemista". Después, cuando tuvo que tratarse por su adicción a las drogas, y no poder hacerlo en EE UU, no le quedó más remedio que recalar en el “paraíso cubano”. Lógicamente, el dueño de la isla, Fidel, no dejaría pasar tan tentadora oportunidad, y aprovechar un hecho tan “marketinero” de tratar con su famoso sistema de salud al más grande, aunque dicho sea de paso, quedó evidenciado que el fracaso médico fue rotundo, ya que dicho tratamiento no sirvió absolutamente para nada. Este hecho generó una amistad por conveniencia para ambos, ya que Fidel podría, a través de Diego, decir cuanta estupidez se le ocurriese. Y Diego podía destilar su “calentura” contra los yankis, los únicos que se animaron a decirle que no a sus caprichos de diva hollywoodense. Aquí comenzó una de sus más importantes contradicciones, la de su autocalificación de “comunista”. ¿Cómo se puede ser comunista cuando todo lo que es se lo debe a un sistema que es el liberal, que le permitió desarrollar su actividad como futbolista donde quiso y ganar los millones de dólares que quiso? Habría que avisarle que si hubiese sido cubano no podría haber salido de la isla ni haber facturado lo que facturó, o en tal caso, todo lo que hubiese ganado se lo tendría que haber dado a quien él magnifica, a Fidel. Otra contradicción significativa es que él es un perfecto empresario, como quedó demostrado cuando realizó su programa “La noche del Diez” o como lo hace hoy regenteando el “showbol”; cosa que es totalmente lícita y meritoria. Lo que no es lógico es que se llame comunista y actúe como el mejor empresario capitalista. Siguiendo con sus contradicciones, al contrario de lo que proclama, cada cosa que hace la factura: no hace absolutamente nada gratis. Un claro ejemplo es que su aparición en el acto "anticumbre" que organizó Hugo Chávez en Mar del Plata le costó a los organizadores 100.000 dólares, y el motivo de su ausencia en el acto en Ferro fue no haber llegado a un acuerdo económico; ¿eso es ser comunista? Podríamos seguir enumerando tantas contradicciones de Maradona como jugadas maravillosas dentro de una cancha, pero realmente sería muy extenso y tedioso, por lo que pasaremos a la última: haber expresado su simpatía hacia el mesiánico presidente de Irán, Mahmud Ahmanidejad y querer sacarse una foto con él. Realmente no vale la pena agregar mucho más sobre esto, ya que el hecho de haber dicho semejante estupidez y querer conocer a un desquiciado que quiere borrar a un país del mapa, es más que suficiente.Concluyendo Lamentablemente, los que admiramos a Maradona como futbolista —en especial los italianos y por supuesto los argentinos— le hicimos creer que es Dios, y lo peor es que él mismo está convencido de ello. Esto determinó que se crea con la autoridad suficiente de decir y hacer lo que se le ocurra, desde el hecho totalmente reprochable de renegar de sus hijos extramatrimoniales hasta "demonizar" a todo aquel que no lo endiose. Todo lo que es Maradona, absolutamente todo, es producto de su única habilidad, que es la de manejar como nadie su pie izquierdo; todo es fruto de ese maravilloso pie que nos dio tantas alegrías como futbolista. Pero parecería que cuando razona también lo hace con la única parte hábil de su cuerpo, en esa donde se resume toda su capacidad intelectual, su pie izquierdo, que evidentemente sirve para jugar al fútbol pero no para pensar.

BALANCE K 2007

¿RESULTADO POSITIVO O NEGATIVO?

Existen dos formas de realizar un balance de lo hecho por la administración Kirchner durante 2007. La primera es ideológica o teórica, donde se puede opinar a favor o en contra o si tal o cual medida está bien o está mal. La segunda es la basada en la práctica; esta, seguramente, será más objetiva, ya que sencillamente se extrae de datos palpables. Por lo tanto, basaremos este informe sólo en hechos reales y concretos, para llegar a un resultado veraz, lo más acorde a la realidad. Todos los gobiernos, cuando asumen, se deben abocar a tres frentes: el económico, el político y el social, y es necesario avanzar sobre ellos de una manera equilibrada y equitativa; ya que, si se hace énfasis sólo en alguna de éstas tres facetas, al mediano o largo plazo se producirá un desequilibrio que traerá como consecuencia cierta "desestabilidad" sobre la o las que no se haya avanzado. Analicemos pues, punto por punto comenzando por el plano económico. Sin dudas, este es el campo donde mejor le fue al Frente Para la Victoria, ya que los números hablan por sí solos. Todos los índices, ya sea de producción, consumo, importación o desocupación, han mejorado notablemente. Esto —ya no es ningún secreto para nadie— producto de una situación externa muy favorable y gracias a un dólar sobrevaluado, lo que permite al Estado recaudar a través de las retenciones. En este sentido, tanto Néstor Kirchner, como la actual Presidente, han decidido, desde un primer momento, “hacer la plancha” y poner el piloto automático, para seguir con este “supuesto” plan económico heredado por su creador, Eduardo Duhalde. En teoría, el resultado es positivo, pero la realidad indica otra cosa, ya que el desarrollo económico generó una inflación que nadie deseaba y no se tuvo la capacidad de solucionarla, tomando medidas realmente infantiles, como el congelamiento de precios, acuerdos con productores y supermercadistas —que más que acuerdos son extorsiones— la desastrosa intervención del INDEC y una cantidad de subsidios indiscriminados, como por ejemplo al transporte. En el plano político, en cierta manera también —en teoría— el balance fue positivo, ya que el FPV logró ganar las elecciones presidenciales del 28 de octubre. En la práctica debemos decir que el resultado es realmente negativo, debido a que estallaron varios casos de corrupción (Skanska, Micelli, Picolotti, Garré y el más comprometedor, el affaire del “valijagate”). A esto debemos sumar la denuncia de usurpación de título de abogada de Cristina Fernández de Kirchner, la falta de respuesta por los fondos de Santa Cruz, la presión al Congreso Nacional para votar la reforma del Consejo de la Magistratura, la Ley de los DNU, los superpoderes y nuevamente la sanción de la Ley de emergencia Económica. Un párrafo aparte merece el bochornoso fraude en las elecciones presidenciales, evidenciando todo un “aparato” de corrupción jamás visto, por lo menos desde 1983 a la fecha. Dentro del campo político debemos incluir la falta de diálogo y negación de acercamiento con varios sectores, como la Iglesia, las FFAA, productores agropecuarios y, en especial, la oposición y el periodismo. También debemos sumar —siempre en la práctica— como resultados negativos, el conflicto con Uruguay, las malas relaciones exteriores, la falta de inversiones —que en realidad es un problema económico derivado de lo político— y el desacierto de alinearse con Hugo Chávez y “prestarle” nuestro país para sus actos “anti imperialistas”, aunque algunos, la decisión de “ser amigos” del dictadorzuelo venezolano —esto último lo deberíamos tomar como teórico— lo vean como positivo. Finalmente, en lo social, también teóricamente se avanzó, pero en la práctica, es todo lo contrario; veamos: Sólo se avanzó en políticas de Derechos Humanos, pero la realidad nos dice que lo único que se hizo, en este sentido, fue reivindicar el accionar de terroristas de la década de los ’70. En cuanto a la salud, educación y seguridad, los índices crecieron alarmantemente de forma negativa. Otro punto que no se pudo solucionar fueron las protestas, cortes de calles y tomas de colegios, facultades u organismos oficiales, permitiendo una acción descontrolada y violenta a cuanta organización social, sindical, estudiantil o piquetera se le ocurra realizarla, sin adoptar, en ningún caso ningún tipo de medidas y mucho menos una solución. Además, como resultado de una falta total de políticas sociales, se agrandó más aún la brecha entre ricos y pobres.

Concluyendo
No incluiremos en este balance la cantidad de promesas incumplidas, como por ejemplo las construcciones de viviendas, los préstamos para inquilinos, la creación de 700 escuelas, la quita de las retenciones, la reforma del sistema de coparticipación o las mentiras del anuncio del “tren de alta velocidad”, del anuncio del gasoducto “Caracas – Buenos Aires” o de la fabricación de 8 buques petroleros a Venezuela en el astillero Río Santiago. Pero sí debemos destacar un punto fundamental, donde se conjugan perfectamente lo económico con lo político y lo social, que es el crecimiento del endeudamiento público. Esto demuestra, de forma real y concreta, el saldo negativo del gobierno de Néstor Kirchner, ya que la deuda externa, en este último año, creció aproximadamente en 10.000 millones de dólares, con el agravante de haberle vendido Bonos a Chávez a un interés usurario de más del 10% anual (¿tendrá algo que ver este negociado con el dinero de la valija?). Dicho en otras palabras, si en la práctica, la economía funcionaría bien, no debería crecer la deuda externa. Esto debería ser, siempre en la práctica, producto de decisiones políticas correctas y acertadas, para luego poder desarrollar inversiones en infraestructura y políticas sociales adecuadas. Como dijimos antes, se debe avanzar en forma equilibrada y equitativa en los tres frentes, el político, el económico y el social, y este parecería ser el principal problema de los Kirchner; por esa razón, en teoría el balance parece arrojar un resultado positivo, pero en la práctica, es todo lo contrario
Publicado por www.periodicotribuna.com.ar diciembre 2207

VIVIMOS EN UNA MENTIRA CONSTANTE

PASAN LOS GOBIERNOS Y LAS FALACIAS PERMANECEN

Desde hace muchos años, en la Argentina vivimos una mentira constante; si bien es cierto que algunas falacias perduran en el tiempo, otras se van renovando y también aparecen nuevas. Una de las principales mentiras que nos han inculcado desde varias generaciones atrás es aquella de que nuestro país es una Nación sometida y oprimida por fuerzas extranacionales, siendo esa la principal causa de nuestro empobrecimiento y el motivo de la falta de desarrollo. Nada es más alejado que la realidad ya que, si por caso obligáramos a empresas multinacionales a abandonar el país, nuestra economía se vería sensiblemente afectada. Por otra parte, nada tienen que ver estas supuestas “fuerzas del mal” con problemas reales que tenemos, como un sistema impositivo perverso y distorsivo o nuestra propia burocracia administrativa, que se debe nutrir, precisamente, de ese mismo sistema impositivo para cubrir el gran gasto de un Estado ineficiente, en lugar de destinar esos fondos a un mejor sistema de educación, sanitario, desarrollo social o, invertir en infraestructura. También sería interesante saber qué relación existe, por ejemplo, entre estos fantasmas externos y las jubilaciones de privilegio, los suculentos sueldos que ganan nuestros funcionarios —donde podemos incluir a diputados, senadores, ministros, intendentes, concejales, gobernadores, incluyendo el séquito de secretarios y asesores que los secundan—, los gastos de choferes, teléfono y otras cuestiones, que son totalmente inútiles para el desarrollo de nuestra sociedad pero se solventan con los fondos recaudados por ese perverso sistema impositivo, sólo por citar un ejemplo. Otra mentira que data de muchísimos años es aquella de hacernos creer que “hay quienes quieren que haya cada vez más pobres”, o “existe un plan para que haya cada vez menos gente educada, para poder someterlos”. Esta idea absurda fue creada por el socialismo científico de Carl Marx a fines del Siglo XIX, popularizada por el anarquismo, a principios del Siglo XX y luego adoptada por los dirigentes del comunismo como propaganda. Más allá de ser una aseveración totalmente contradictoria en su concepción filosófica —ya que precisamente fue el comunismo el que propició la “estandarización” de las personas ya sea ideológica, social y culturalmente, para poder someter al proletariado—, es totalmente contraproducente, a menos que se quiera implementar un régimen totalitarista. Este pensamiento, que todos hemos oído en muchísimas oportunidades, no es más que una mentira utilizada especialmente por políticos populistas que gustan de inventar algún enemigo, generalmente extranjero, y poder encontrar un culpable para luego pronunciar discursos plagados de frases retóricas pero siempre, absolutamente siempre, desprovistos de hechos concretos... ¿le suena? Creo, en lo personal, que pensar que existe un plan para que cada vez haya más pobres o una población sin educación sería sobreestimar la capacidad intelectual de nuestros gobernantes... también sería bueno que alguien nos diga, de una vez por todas, quién o quiénes son los que perpetran dicho plan, o por qué existe una continuidad entre un gobierno y otro, incluso de distintos signos políticos. Pero, supongamos que esto fuese cierto... ¡es peor aún! Ya que si sabemos que las fuerzas del mal —que no sabemos quiénes son— llevan a cabo este plan desde hace décadas y no lo pudimos o supimos solucionar, es que nuestros dirigentes son incapaces o negligentes... o tal vez las dos cosas. Para aquellos ingenuos que creen que es cierto que alguien "poderoso" quiere que haya cada vez más pobres, es aconsejable que conozcan el “Fordismo”, sistema fundamental del desarrollo de los EEUU donde, de manera empírica, se demuestra básicamente que cuantas más personas haya con un mejor poder adquisitivo, más se benefician todos los sectores, creando así un círculo virtuoso.

Las mentiras de hoy
Parece ser que en nuestro país, la práctica de la mentira se ha convertido en un deporte nacional y los gobiernos, a medida que se van sucediendo, compiten para ver cuál es el que más y “mejor” miente. Podríamos comenzar, para no retrotraernos demasiado en la historia y no ser tan extensos, recordando aquella mentira de “el que apuesta al dólar pierde”, o la lamentable “los argentinos somos derechos y humanos” o la tristísima “vamos ganando” durante la guerra de las Malvinas, y la mentira de hacernos creer que éramos ricos cuando íbamos a Miami y nos identificaban con el “deme dos”. Luego, ya en democracia, “con la democracia se come, se educa, se cura” o “la casa está en orden”. No nos podemos olvidar de la “revolución productiva”, el “salariazo” o los “viajes a la estratosfera” y el “1 a 1”, para pasar luego a la mentira de “voy a ser el maestro, el policía y el médico de cada uno de ustedes”. Hasta que llegamos a una buenísima: “el que depositó dólares, recibirá dólares”, sólo por nombrar algunas de las más “populares”. Como podemos apreciar, las mentiras se van sumando, y cuando parecería que nuestra capacidad de asombro llegó al límite, aparecieron las mentiras “K”. En este punto de la historia podríamos desarrollar un extenso glosario, pero para no ser redundantes o repetitivos con artículos ya publicados, citemos las más tristemente célebres o actuales, como por ejemplo: la mentira de la repatriación de los fondos de Santa Cruz, la mentira de la “sensación” de la inseguridad, la mentira de los Derechos Humanos, la mentira de la sobrevaluación del dólar 3 a 1 —que es igual que el 1 a 1 pero al revés— la mentira de los índices de desocupación e inflación, sostenida por otra mentira, la del INDEK, la mentira de los subsidios, la mentira del precio del petróleo, y las tres últimas... La mentira de la versión oficial sobre la valija venezolana, la mentira del título de abogada de la Sra. Fernández de Kirchner y la mentira del anuncio de un ridículo plan, que consiste en la “maravillosa y revolucionaria” decisión de adelantar el uso horario y aconsejar el uso de lámparas de bajo consumo para solucionar el problema de la crisis energética, que en cierta manera dejó de ser otra mentira, ya que finalmente se reconoció que estamos en crisis y esto se ocultaba. Lamentablemente, como podemos ver, la mentira en nuestro país parece ser una cuestión cultural, y la pregunta es: ¿hasta cuándo nos seguirán mintiendo? O en tal caso ¿hasta cuándo dejaremos los argentinos que nos sigan mintiendo?
Publicado por www.periodicotribuna.com.a y www.agencianova.com diciembre 2007

SEGUIMOS HARTOS

ANIVERSARIO DEL 21 DE DICIEMBRE DE 2001

El 21 de diciembre de 2001, después de que Fernando de la Rúa renunciara a la Presidencia de la Nación, la frase que estaba en boca de todos los argentinos era “que se vayan todos”, que más que una frase, era un sentimiento real después de haber sufrido una decepción tras otra y haber llegado al hartazgo. Luego de esas primeras semanas turbulentas, donde se sucedieron meteóricamente tres presidentes, llegó Eduardo Duhalde, pero tampoco tuvimos respiro, ya que se despachó con la consabida devaluación de una manera descontrolada, sin ser consiente de lo que se estaba haciendo, y no hubo un sólo argentino que no haya sido castigado con su experimento, que realmente era necesario, pero no de esa manera. Lo demás, es prácticamente actual... y del “que se vayan todos” pasamos al “y... se quedaron todos”, y de aquel hartazgo, hoy pasamos a otro tipo de hartazgos... algunos nuevos, algunos peores, algunos agravados. Si bien, indiscutiblemente la economía mejoró sensiblemente, y la desocupación descendió, gracias a esa desastrosa devaluación, hoy son otros los problemas que nos hartan a la inmensa mayoría de los argentinos. Estamos hartos de la inseguridad, que crece día a día y nadie, en seis años fue capaz de frenar; estamos hartos de los piqueteros, que hoy ya no deberían existir, pero claro, eso que nació como un movimiento social hoy se convirtió en una herramienta política, que utilizan los pseudodirigentes para su propio beneficio, y cada vez que se les ocurre algo se adueñan de las calles, de nuestro tiempo y, por qué no, de nuestros derechos. Estamos hartos de las huelgas, que más que reclamos justos parecen ser aprietes extorsivos de los dirigentes sindicales. Estamos hartos de una inhumana política de derechos humanos, que no sólo se ocupa de defender a los delincuentes, sino que además se ha convertido en la única política de Estado de esta administración, pero para reivindicar a delincuentes y asesinos. Estamos hartos que la educación, el sistema sanitario y la justicia funcionen cada vez peor, mientras que los funcionarios responsables de mejorarlos sigan cobrando puntualmente sus sueldos sin hacer nada. Estamos hartos de que nos mientan, queriéndonos hacer creer que no existe inflación, y manteniendo con nuestros aportes a una institución como el INDEC, que en estas condiciones no sirve absolutamente para nada. Estamos hartos de mezclarnos con locos mesiánicos como Hugo Chávez, y tener que prestarle nuestro país para que insulte al “imperio”, y acusar a los EEUU de entrometerse en las políticas de los demás países cuando es él, el único dictadorzuelo que pretende, en su infantil cerebro, crear un imperio, y es él quien se entromete permanentemente en la vida institucional de los demás países, diciendo que los ayuda, cobrando intereses usurarios cuando nos compra bonos de deuda, o entrando dinero de los venezolanos en una valija para financiar grupos terroristas de izquierda, mientras su pueblo está cada vez peor. Pero el máximo hartazgo es el de tener que soportar la hipocresía de un ex presidente, que en realidad sigue siendo presidente, vociferando con aire de compadrito, y desafiando a la primera potencia del mundo gritando ridiculeces y pidiendo “que manden al fugitivo” para que rinda cuentas acá, cuando él mismo lo ayudó a fugarse. Estamos hartos de vivir en el único país del mundo donde en vez de mejorar empeoramos, y estamos hartos de que aquellos que aquel 21 de diciembre de 2001 se deberían haber ido por que precisamente ellos eran el problema, hoy sigan estando en el mismo lugar, y sigan siendo ellos el problema. Lamentablemente, el 21 de diciembre de 2001 y las casi treinta personas que dejaron su vida no sirvieron para nada.
Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar diciembre 2007

EL "VALIJAGATE" Y LA "OPERACION BASURA"

Confirmado, Cristina también insulta nuestra inteligencia.

A los periodistas se nos pide, por lo general, sustentar o argumentar lo que decimos o escribimos, en especial cuando se trata de una nota o artículo de opinión o análisis.
Sería también apropiado, siguiendo estas reglas, que los funcionarios públicos también argumenten cada afirmación que emiten, máxime cuando opinan sobre algún tema, y con más razón cuando esos funcionarios son de primerísimo orden, como es el caso de la ¿Dra.? Cristina Fernández de Kirchner.
Apenas se supo la noticia de la detención de los implicados en el “valijagate” la primera reacción fue decir: “Es una operación basura”, imputando una gravísima acusación al Gobierno de los Estados Unidos y dando a entender que todo fue armado por la CIA o el FBI, o vaya uno a saber qué organismo, ya que todavía no se pusieron de acuerdo con Hugo Chávez sobre a quién acusar concretamente.
Tratemos de entender, entonces, cómo es esta trama, ya que de ser así, encontramos algunas contradicciones.
El primer punto –y más clarificador– para demostrar que no es una operación armada por los EE.UU., es el siguiente: ¿Qué hubiese pasado si Guido Alejandro Antonini Wilson no hubiese sido revisado en la Aduana de Aeroparque y hubiese pasado con la valija como pretendía? Entonces el “operativo” perpetrado por el gigante el norte hubiese fracasado; o sea que por carácter transitivo, o si simplemente aplicamos el sentido común, los agentes aduaneros tendrían que estar en combinación con Washington...
Recordemos que, por lo general, los funcionarios pasan por la Aduana sin que les revisen el equipaje, y en este caso los agentes aduaneros detectaron los fajos de billetes cuando la valija pasó por el scanner; al ser consultado el propietario por el contenido, dijo, nervioso, que traía “libros”. Entonces aquí, sencillamente, se cae la teoría de la “conspiración yankee”.
Además, hay otras cuestiones que son muy sugestivas y sería bueno aclarar, como por ejemplo: ¿Cuántas veces aterrizó un avión de bandera venezolana en el Aeroparque?
¿Por orden de quién se estacionaban en la Plataforma militar?
¿Qué espera la Justicia para interrogar al jefe de la Casa Militar (que es quien debió autorizar esa irregularidad), al jefe de la Plataforma Militar (que debe estar presente, habida cuenta de que en ese lugar no hay Aduana ni Migraciones? Este jefe de Plataforma siempre está acompañado de algún o algunos suboficiales, que hacen señales con las balizas, ellos también deben ser interrogados.
¿Por qué los aviones llegaban y se iban de noche?
¿Es cierto que hace tiempo también aterrizaron aviones de transporte de pasajeros de bandera venezolana que llevaban contingentes de ciudadanos argentinos a Venezuela, con el pretexto de que era para atención oftalmológica?
¿Es cierto que esos pasajeros no hacían ni Aduana ni Migraciones? ¿A qué iban? ¿En función de qué se los seleccionaba?
Como podemos ver, las irregularidades no son pocas, pero lo más gracioso fueron las declaraciones del ex presidente Néstor Kirchner, exigiendo a la Justicia de los EE.UU. extraditar a los detenidos... ¿Para qué? ¿Para que se vuelva a ir, como lo hizo cuando lo detuvieron?
Lamentablemente, lo peor está por venir, ya que los detenidos, en su condición de testigos protegidos a cambio de alguna reducción de las penas por colaborar con la investigación, revelarán el origen y el destino de los 800.000 dólares, pero claro, eso seguramente será otra “operación basura”.

Publicado por: www.agencianova.com diciembre 2007

LA HERENCIA DE CRISTINA II

¿QUIÉN PAGA LOS ERRORES DE NESTOR?

El 15 de octubre de 2007 publicábamos en este mismo sitio un artículo titulado “La herencia de Cristina” donde hacíamos referencia a los inconvenientes que debería encarar la entonces Primera dama en caso de acceder a la presidencia . En la nota enumerábamos, textualmente, lo siguiente: “...existen algunos puntos sobresalientes, que más allá de la herencia que indefectiblemente recibirá, formarán parte de los temas que deberá afrontar si ella asume, los cuales sería interesante saber como los solucionará; por ejemplo: La crisis energética, la inseguridad, la inflación, las pésimas relaciones exteriores, los constantes conflictos gremiales, la anarquía generalizada en las calles con los cortes, la situación del INDEK (Índice Nefasto Del Estado Kirchnerista) los subsidios indiscriminados y, por último, como se resolverán los casos de corrupción, entre los cuales podríamos incluir dónde están y a cuánto ascienden los fondos de Santa Cruz..” “También sería bueno que explique cuál será su plan de gobierno o cuáles sus políticas de Estado para solucionar aspectos sociales tan básicos y fundamentales como la salud y la educación, los cuales se encuentran totalmente colapsados y en el presente período no sólo no se solucionaron, sino que —muy por el contrario— empeoraron, dado que no se invirtió un solo centavo en infraestructura, palabra que parece no conocer desde el primero al último funcionario de esta administración.” Analicemos pues, punto por punto, cuáles fueron las primeras decisiones políticas de la ¿Dra.? Fernández de Kirchner en sus primero días de gobierno:
Crisis energética: Absolutamente NADA.
Inseguridad: Absolutamente NADA, con el agravante que en las últimas horas en dos hechos distintos, tres policías fueron víctimas de la inseguridad.
Inflación: Absolutamente NADA; incluso no se puede solucionar el conflicto con los tamberos, quienes son extorsionados al fijar el valor de la leche.
Relaciones exteriores: Este es, sin dudas, el punto más conflictivo, ya que sorpresivamente estalló el valijagate. Además, cometió la torpeza de acusar a EEUU de realizar una “operación basura” creando un gran malestar diplomático con este país, y confirmar su relación con Chávez.
Conflictos gremiales: Otro punto difícil, ya que se agudiza la crisis con Hugo Moyano. Además ya tuvo la primera huelga con trabajadores de subterráneos.
La anarquía generalizada en calles con los cortes: Numerosas agrupaciones piqueteras ya han realizado una decena de cortes, con la promesa de Raúl Castells de dar batalla. A esto debemos sumar el bochornoso hecho ocurrido en el Ministerio de Desarrollo Humano en La Plata, certificando que existe una anarquía generalizada, donde nadie, ningún funcionario, es capaz de tomar una decisión política para terminar con estos conflictos. Muy por el contrario, todos los detenidos por el hecho vandálico fueron dejados en libertad; sin embargo varios policías debieron ser hospitalizados.
La situación del INDEC: Todo parece indicar que se seguirá con el descalabro implementado por Guillermo Moreno, ya que inexplicablemente, el impresentable Secretario de Comercio fue ratificado por Cristina
Subsidios indiscriminados: Todo parece indicar que se seguirán implementando como hasta ahora.
Como se resolverán los casos de corrupción: Más allá del caso de la valija venezolana, que posiblemente avance por la justicia estadounidense, los casos Skanska; Picolotti y Garré seguirán cajoneados. En cuanto al caso de la “bolsa de Felisa Micelli”, la ex Ministro de Economía tuvo la oportunidad de demostrar la procedencia del dinero, pero no solo todavía no lo pudo hacer, sino que además, ahora dice que el “préstamo” se lo hizo otro hermano, distinto al nombrado en un principio. En cuanto a los fondos de Santa Cruz.... no hace falta agregar nada.
Salud y educación: absolutamente NADA. De hecho, en su campaña jamás presentó una sola propuesta en referencia a estos temas, y por ahora tampoco.
Como se podrá apreciar, lamentablemente no nos equivocamos. Lógicamente no se le puede echar la culpa de todos estos problemas a la flamante Presidente, pero... siempre hay un pero, ella misma aseveró en campaña que si sucedía al Presidente Kirchner, heredaría algo bueno y algo malo. Lo bueno sería que ella profundizaría “el cambio” (¿cuál cambio?) y lo malo, que no le podría echar la culpa de lo que recibía al gobierno anterior. Por desgracia, los errores se pagan, y casi siempre se pagan caro. Parece que el precio político que deberá pagar Cristina por los errores cometidos por su esposo tendrán un precio muy alto. Lástima que siempre, indefectiblemente, el que termina pagando es el pueblo.

Publicado por: www.priodicotribuna.com.ar y www.notiar.com.ar diciembre 2007

CRISTINA ARRANCO MAL... PERO VA PEOR

Más allá de no haber mostrado ningún cambio o profundización de algún cambio, según lo prometido en su campaña presidencial, todo parece indicar que el matrimonio presidencial deberá afrontar esta segunda parte de su gestión tratando de aclarar el escándalo de la valija venezolana o, por lo menos, dedicarle más atención de lo esperado. Tal vez sería algo prematuro aseverar que el gobierno de Cristina es una lógica continuación de los cuatro años y medio de gestión de Néstor, pero los primeros pasos de la Presidente parecen indicar eso. Reuniones inútiles con artistas o funcionarios que cumplen sólo un mero trámite burocrático, como las visitas del actor Antonio Banderas o el titular del FMI, la presencia en actos del orden municipal de pequeña envergadura, como la inauguración de un mísero tramo de la Ruta 2, siguiendo la misma actitud de su esposo y aprovechar cualquier palco improvisado para vociferar discursos de barricada, como si permanentemente estaría en campaña, la presión al Congreso Nacional para sancionar nuevamente la Ley de emergencia económica y la misma política demagógica y arbitraria respecto a los Derechos Humanos fueron las primeras muestras de la capacidad política de la ¿Dra.? Fernández de Kirchner. Pero el premio mayor, en cuanto a las coincidencias con su esposo, fue la actitud frente a la detención en EEUU de los venezolanos involucrados en el caso de la valija. No bien se conoció la noticia de las detenciones en Miami, Cristina no tuvo mejor idea que acusar a EEUU. de montar una “operación basura” en contra de ella y lo consideró como una intromisión en la política regional, pero lo más gracioso —o lamentable, depende desde donde se lo mire— fue cuando aseguró que con este hecho se pretendía manchar tanto la imagen de Hugo Chávez como la del Gobierno argentino. Sería más que ridículo pensar eso, ya que si esa hubiese sido la intención de Washington, hubiesen hecho la “operación basura” antes de las elecciones del 28 de octubre o del referéndum en Venezuela, o sea que esa hipótesis que existe sólo en la mentalidad de algún “ingenuo” la debemos descartar. Por lo tanto, esto se puede tomar de dos formas; la primera sería pensar que la Presidente no tiene la menor idea de cómo funcionan las instituciones en un país como los EEUU, ya que debido a su mentalidad tercermundista, tal vez piense que en los países serios las cosas, y en especial la justicia, funcionan como en Latinoamérica. La segunda, que seguramente es la correcta, es tratar de “invertir la carga de la prueba”. Esto dicho en otras palabras significa tratar de pasar a ser victima, en lugar de victimario. Claro que debe ser realmente difícil para una persona —en realidad dos, Cristina y Néstor— con la mentalidad soberbia y autoritaria que poseen y acostumbrados a manejar todo —incluso la justicia— a su antojo tener que agachar la cabeza. Un punto interesante en el que coincidieron tanto funcionarios del Frente Para la Victoria como los venezolanos, es en afirmar que EEUU pretende sacar un rédito político con este affaire. Ahora bien, suponiendo que así fuese, ¿Qué tiene de malo o ilógico? ¿A quién se le puede ocurrir no sacar rédito político de semejante error grotesco de su enemigo? ¿Qué haría Chávez si la situación hubiese sido a la inversa, no sacaría rédito político? De todas formas, el delito lo cometieron... pero realmente sacarán rédito político cuando se conozca el verdadero origen y destino del dinero; es muy ingenuo creer que fuese un aporte de Venezuela para la campaña electoral, que aunque parezca mentira, es el menor de los males... ¿No será producto de algunos negociados entre ambos gobiernos? Ya que no sería nada descabellado pensar que los 800.000 dólares fuesen unan “atención” de Chávez para con Kirchner por la cuantiosa cantidad de dinero ganado gracias a la venta de bonos. No nos olvidemos que para pagarle al FMI, que cobra un interés anual menor al 6% el Estado Argentino le vendió a Venezuela Bonos con intereses a pagar superiores al 10% anual... ¿Dónde está el negocio? Pero es realmente ridículo poder pensar que con esas declaraciones podrá intimidar nada menos que a la primera potencia del mundo, cuando no lo pudo hacer ni si quiera con Uruguay. Es tan ridículo como hacerle creer a la opinión pública que ese viaje rentado por los mismos funcionarios que estaban el avión fue un invento de la CIA. Tan ridículo como desconocer que Chávez financia en toda Latinoamérica grupos de izquierda con desvíos de fondos de PDVSA. Pero lo más ridículo, es esperar que deporten a los detenidos a nuestro país; esto ya raya con la estupidez o con la hipocresía más profunda. ¿Cómo los EE UU van a extraditar a nuestro país o a Venezuela —que para el caso es lo mismo— a los responsables? En primer lugar, Antonini Wilson no sólo estuvo aquí y la justicia no hizo absolutamente nada, sino que además las autoridades venezolanas lo ayudaron a abandonar el país en menos de 48 hs. para evitar tener cualquier tipo de inconveniente. El segundo punto es que los norteamericanos saben perfectamente cómo funcionan aquí las cosas... y como ejemplo podemos citar los casos IBM- Banco Nación, el caso de las ventas de armas, la mafia del oro o los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA sólo por nombrar algunos... Néstor Kirchner eligió ser aliado de Chávez y eso tiene sus riesgos... el viejo refrán dice: “Dime con quien andas y te diré quien eres” y si alguien se junta con delincuentes, lo más factible es que en algún momento se vea involucrado en un acto delictivo. Todo parece indicar que esta es la situación.
Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar diciembre 2007

CRISTINA, MACRI Y SCIOLI... UNA PRIMERA SEMANA MUY DISTINTA PARA LOS TRES

Hace exactamente una semana se abrió un nuevo capítulo en la historia argentina y, finalmente, llegó ese momento inédito en el mundo donde un Presidente saliente le entregaría la banda presidencial a su esposa. Más allá de las expectativas creadas por tan importante hecho, ni la mismísima Cristina Fernández hubiese imaginado que en su primera semana como presidente debería soportar tantos sobresaltos. Todo lo contrario aconteció, tanto con Mauricio Macri como con Daniel Scioli, quienes también estrenaban sus mandatos como Jefe de Gobierno de la Capital Federal y Gobernador de la Provincia de Buenos Aires respectivamente. Las diferencias entre Macri y Scioli comenzaron en el mimo momento en que pronunciaron sus discursos, donde Macri mostró una actitud conciliadora, diciendo que no pretendía ejercer ningún tipo de oposición, y Scioli pronunciando un discurso donde habló más o menos de lo mismo a lo que ya nos tiene acostumbrado... o sea, promesas y expresiones de deseos, aunque, en este caso, también lo hizo en un tono conciliador y en cierta sintonía con Macri en cuanto a tratar temas comunes entre la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires. Muy distintos ambos, en cuanto a la actitud se refiere respecto a Cristina, siempre abrazada a ese modo soberbio y desafiante. También hubo diferencias en las actividades. Mauricio Macri, en su primera semana como Jefe de Gobierno de la Ciudad autónoma de Buenos Aires, visitó la guardia del hospital Fernández para constatar él mismo las condiciones de funcionamiento; descubrió que hay extraviados 150 automóviles —ya que no se sabe a ciencia cierta si existen o no y si se paga seguro por ellos—; impulsó una ordenanza para que los hospitales públicos funcionen hasta las 20 hs., con la consiguiente contratación de aproximadamente 2.000 médicos para cubrir esa franja horaria —y, de esta manera, dar solución a dos problemas, aliviar el caos de las personas que se atienden a través de la salud pública y creando fuentes de empleo—; y, algo muy novedoso, sancionar a los Ministros que lleguen tarde a las reuniones de Gabinete. Usted podrá decir que son medidas demagógicas, y puede ser verdad, pero son positivas. Daniel Scioli, por su parte, anunció un fuerte plan para combatir a la delincuencia y al narcotráfico. Más allá de poder lograrlo o no, esta medida demuestra que, por un lado es consciente en cuanto a la prioridad del tema, y además expresa cierta voluntad para resolverlo. Pero muy distintas fueron las actividades de la ¿Dra.? Fernández de Kirchner, cuyas ocupaciones más sobresalientes fueron, en su primer día como Presidente, recibir en su despacho al príncipe Felipe de Asturias en representación de la Corona española. Luego fue el turno del ingreso del jefe de Estado de Colombia , Álvaro Uribe, quien repasó con la presidenta la relación bilateral y la situación de los rehenes de la guerrilla en ese país, en el marco de las gestiones internacionales para conseguir su liberación. Horas más tarde, Cristina recibiría a Yolanda Pulecio, madre de la ex candidata presidencial de Colombia Ingrid Betancourt, una de las rehenes de las FARC. Antes, la presidente argentina recibió a su par de Venezuela, Hugo Chávez, quien mantiene estrechos vínculos con Argentina a través de los proyectos de inversión recíproca en materia energética y financiera, que se mostró ofuscado porque los periodistas argentinos se vieron obligados a abordarlo en la explanada de la Casa Rosada. Entre otras personalidades, también pasaron por el despacho de Cristina la vicepresidenta de El Salvador, Ana Vilma de Escobar, el director de la Organización Internacional del Trabajo, el chileno Juan Somavia, que permaneció menos de media hora, quien dio paso al argelino Abdel Kader, presidente del Consejo de la República de Argelia, y por último mantuvo una reunión con el grupo de representantes de la Corporación Andina de Fomento. Pero un lugar destacado tuvo la presencia del director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominque Strauss-Kahn, quien previamente se había reunido con el ministro de Economía, Martín Lousteau, y con el titular del Banco Central, Martín Redrado, vaya uno a saber para qué, ya que horas antes, Cristina había tratado de forma muy despectiva al FMI en su discurso de asunción. Como vemos, más allá de ser fructífero o no, su primer día como primera mandataria transcurrió sin sobresaltos. El miércoles partió hacia Berazategui, donde siguiendo con la misma política de su esposo de seguir haciendo campaña durante el gobierno, inauguró un tramo de la ruta 2, para luego recibir en la Casa Rosada, al actor Antonio Banderas y su esposa... y parecería que aquí se terminó la calma, porque luego comenzaron los inconvenientes, las declaraciones de Hugo Moyano —quien parece haber descubierto el plan del los Kirchner de querer reemplazarlo en la comandancia de la CGT por Luis Barrionuevo, tal vez por que saben que con Luisito es más fácil negociar—; las lamentables declaraciones de Felisa Micelli, que cambió al supuesto hermano que supuestamente le prestó el famoso dinero de la bolsa; los piqueteros, que ya le empezaron a reclamar, Raúl Castells quien, para no perder la costumbre ya amenazó a los supermercados teniendo en cuenta la proximidad de las fiesta de fin de año, pero lo realmente grave, no fueron todos estos lamentables hechos tercermundistas, sino el affaire del “valijagate”. No es intención en esta nota analizar el hecho en sí, ya que en este mismo sitio se ha realizado en forma impecable y extensa y sería imposible aportar algún dato nuevo, pero sí la reacción del gobierno, que fue realmente patética. Es inconcebible querer hacerle creer a la opinión pública que el caso de la valija haya sido perpetrado por EE UU., con el agravante de hacer declaraciones como “operaciones basura” por parte de Gobierno de Washington, cuando todo el mundo sabe que el avión fue rentado por funcionarios argentinos y en él viajaban esos mismos funcionarios argentinos con venezolanos chavistas. El caso es realmente serio, ya que la Justicia estadounidense no funciona como la de los países latinoamericanos, donde depende del gobierno de turno, salvo raras excepciones... La realidad es que Cristina todavía no dio su primer paso firme y ya está tambaleando, y todos estos inconvenientes en su primera semana de gestión motivaron a numerosos miembros del Frente Para la Victoria a decir: “Néstor, por favor, volvé”.
Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar y www.catamarcaya.com.ar diciembre 2007

¿SON REALMENTE 30.000 LOS DESAPARECIDOS?

Imagine la siguiente situación: Supongamos que usted le presta a un amigo $8.961 por un determinado tiempo pactado, y cuando llega el momento en que su amigo le debería devolver los 8.961 pesos, este no reconoce la deuda... lógicamente, su amigo es un inmoral o estafador, de eso no hay dudas.
Ahora imagine esta otra situación: Supongamos que un amigo le presta a usted por un determinado tiempo pactado la suma de $8.961, y cuando llega el momento de devolverle el dinero a su amigo, este le reclama 30.000... no cabe dudas que también es un inmoral y estafador.
Creo conveniente señalar, antes de desarrollar la idea, que de ninguna manera se pueden comparar dinero con vidas humanas, pero para evitar todo tipo de suspicacias o malos entendidos, nunca está de más aclarar que lo que se pretende analizar es la intención de quien reclama.
En el libro de la CONADEP, la cantidad de desparecidos es de 8.961; los familiares de estas personas tristemente desaparecidas reclamaron y obtuvieron indemnizaciones por parte del Estado, pero curiosamente, la cifra comenzó a crecer... allá por fines de los ´80 los medios de difusión difundían un número que habían instalado las Madres de Plaza de Mayo, que ascendía a 10.000... ¿Sería por una cuestión de comodidad, y hablar de una cifra de números “redondos”?
Luego, a fines de los ´90, curiosamente los desparecidos pasaron a ser 20.000; muchos, tal vez no recuerden esta cifra, ya que duró muy poco tiempo, y rápidamente ascendió a 30.000!!!
A pesar del tiempo transcurrido y de que todas esas pobres familias pudieron percibir las indemnizaciones de los 224.000 dólares a cada una que les dio el gobierno argentino del Dr. Menem, para lo cual era necesario reconocerlos como muertos, a 30 años vista SIGUEN FIGURANDO EN EL PADRON ELECTORAL.
No se sabe si los otros 30.000 que machaconamente se reiteran también figuran, pero dan lugar a dudas y sospechas de manejos poco claros.
Cabe señalar que en la lista original, confeccionada por la CONADEP, figuran personas que curiosamente luego APARECIERON!!!
Entre ellos podemos señalar a: Jueza Argibay de la Suprema Corte de Justicia, Juez Humberto Meade, ex Ministro del Interior Esteban Riggi ahora Procurador General, Daniel Najmanovich en Israel, Miguel Lauletta, Silvia Tolchinsky, Ana Maria Testa, Eduardo Kurt Fuentes, Guido Pulletti en Bosnia, Alicia D´Ambra, Adriana Chamorro, Carlos Lordkipanidse, Jorge Paladino, Ruben Sampini, Carmelo Vinci.... algunos aquí, otros en Europa, también en México, España, etc. van sumando una tropa todavía desconocida en cuanto a cantidad se refiere. El 24 de Marzo en la ESMA se presentaron varios con la pareja presidencial.
También existen serias dudas sobre la situación de los hijos de la Sra. Hebe de Bonafini; quien denuncia el secuestro de sus dos hijos durante el denominado “Proceso de Reorganización Nacional”. En archivos, se puede distinguir:

Legajo CONADEP 1685 JORGE OMAR BONAFINI 26 años. Casado. Argentino. Docente. Estudiante de Cs.exactas. LE No:8383673 Desaparecido el:8/2/77, No.CONADEP:602 Fue secuestrado de su domicilio en LA PLATA C.Post :1900 Visto en C.C.D. POZO DE BANFIELD el:0/0/77 En testimonio No:02367 Visto en C.C.D. CRIA 5 LA PLATA el:0/0/77 En testimonios Nos:02531, 02543

Legajo CONADEP 1686 RAUL ALFREDO BONAFINI (BIGOTE) 24 años. Soltero. Argentino. Estudiante de Cs natural. DNI No:10659889 Desaparecido el:6/12/77, No.CONADEP:603 Fue secuestrado en BERAZATEGUI C.Post:1884 Visto en C.C.D. POZO DE QUILMES sin indicación de fecha DELEGADO DE PEUGEOT

De todas formas, hasta el momento no se ha comprobado la veracidad de estas denuncias. Sin ir más lejos, el escritor y columnista del diario el ABC de España, galardonado con el premio González Ruano, Alfonso Ussía, ha expresado textualmente: “Los hijos de la foca porteña y batasunera viven en París con su padre, y su desaparición de Argentina nada tuvo que ver con la tortura o la muerte. Se fueron porque no podían soportar a su madre, sencillamente”.
En el último padrón electoral, también se pueden encontrar estos datos:

Matricula Nº 10.482.100 Tipo Doc.
Apellido y nombres GALARZA, LILIANA A
Sección Electoral LA PLATA Circuito Electoral: 502 -
Ud. vota en
la mesa Nº 5396 Ubicada en:
ESCUELA EGB N°79
115 BIS E/530 Y 531 - TOLOSA(SEC.6°)


Matricula Nº 11.631.784 Tipo Doc.
Apellido y nombres IDIART, CECILIA L
Sección Electoral LA PLATA Circuito Electoral: 517 -
Ud. vota en
la mesa Nº 5597 Ubicada en:
ESCUELA MEDIA N°33-EX NORMAL 2
DIAGONAL 78 E/4 Y 5 - PLANTA URBANA (SEC.9


Matricula Nº 5.986.565 Tipo Doc. DNI
Apellido y nombres MAINER, MARIA M
Sección Electoral LA PLATA Circuito Electoral: 477 -
Ud. vota en
la mesa Nº 5088 Ubicada en:
COLEGIO SAN ANTONIO
DIAGONAL 80 N°157 - PLANTA URBANA (SEC.2


Matricula Nº 11.157.652 Tipo Doc. DNID
Apellido y nombres MAINER, PABLO J
Sección Electoral LA PLATA Circuito Electoral: 483 -
Ud. vota en
la mesa Nº 90 Ubicada en:
ESCUELA MÑOR. ALBERTI (PRIM)
19 Y 63 - PLANTA URBANA (SEC.3


Matricula NC 8.346.207 Tipo Doc.
Apellido y nombres MONCALVILLO, DOMINGO H
Sección Electoral LA PLATA Circuito Electoral: 480 -
Ud. vota en
la mesa Nº 79 Ubicada en:
ESCUELA EPB N°1
8 N°1201 Y 57 - PLANTA URBANA (SEC.3


Matricula Nº 12.152.833 Tipo Doc.
Apellido y nombres MORETTINI, MARIA DEL C
Sección Electoral LA PLATA Circuito Electoral: 516 -
Ud. vota en
la mesa Nº 5593 Ubicada en:
ESCUELA EDUC. TECNICA N°6
1 N°1220 E/57 Y58 - PLANTA URBANA (SEC.9

En 1984 cuando el Dr. Alfonsín hizo llenar los miles y miles de puestos de diarios y las miles de librerías con los ejemplares del NUNCA MAS Y SU ANEXO "DOCUMENTADO" DE PERSONAS DESAPARECIDAS, cuya cantidad totalizaba en el CUPED la suma de 8.961 nombres, nadie se podía imaginar, ni por asomo, que tiempo después, por fortuna, muchos irían apareciendo vivos, como un centenar en el terremoto de México en 1.986.

Concluyendo
De ninguna manera se desestima la desaparición de personas durante la nefasta etapa del Proceso, y así hubiese sido una sola persona la que hubiese desaparecido, también hubiese sido una aberración, pero ¿por qué reclamar por un número de personas que no existió?
Eso es, lisa y llanamente, tan deshonesto e inmoral como negar que haya habido desaparecidos.
Publicado por:
http://www.agencianova.com/ http://www.nuevoencuentro.com/ y http://www.tsunmipolitico.com/ diciembre 2007