¿POR QUÉ NOS TOMAN POR IDIOTAS?

KIRCHNER Y EL PERIODISMO OPERADOR

Creo, según mi modesta opinión, que la frase más memorable en un película hollywoodense fue aquella de Al Pacino en la que para mí es la mejor película de la historia, “El padrino”, cuando dice: “No insultes mi inteligencia”. Mientras repaso las declaraciones del Presidente Kirchner en el programa “A dos sobres”... perdón... “A dos voces”, que se emite por la señal de cable TN, permanentemente viene a mi mente la frase de Al Pacino, “No insulte mi inteligencia”. Cualquier estudiante de primer año de periodismo sabe lo que es una "entrevista pautada". Para aquellos que no lo sepan, es aquella donde tanto el entrevistador como el entrevistado acuerdan cuáles van a ser las preguntas y las respuestas, y si esta no fue una entrevista pautada, fue, por lo menos un infantilismo. ¿Cómo se puede estar frente al Primer Mandatario y escuchar tan burdas, ridículas y falaces respuestas y no revolcarse de la risa o explotar de indignación? Analicemos, pues, algunos tramos de la entrevista. En referencia al caso Skanska dijo: "es un acto de corrupción privada” y defendió la actitud de su gobierno en ese tema al afirmar que a los funcionarios involucrados "rápidamente les pedí la renuncia para preservar la integridad del Estado". Es increíble cómo un Presidente, después de cuatro años y medio de gobierno, puede generar dos estupideces en una misma frase. En primer lugar, no puede decir que el caso Skanska “es un acto de corrupción entre privados”, ya que el Estado ha intervenido directamente a través del Ministerio de Planificación Federal que maneja Julio De Vido. Luego se contradice al decir que pidió la renuncia de los involucrados.... entonces, Sr. Presidente, ¿en qué quedamos? Respecto a la bolsa con dinero de Felisa Micelli, el Presidente señaló que la ex ministra de Economía “es una persona a la que le tengo afectos personales y espero que pueda demostrar ante la sociedad con claridad cómo fue ese tema”. Sr. Presidente, si la señora Micelli pudiera demostrar la legitimidad de ese dinero, ya lo hubiese hecho, ya que es muy fácil demostrar cuándo el dinero es legalmente adquirido. Lo difícil es demostrar cuándo es producto de alguna coima o negociado, ¿no le parece? En relación al caso del venezolano Antonini Wilson, que pretendió introducir una valija con 800 mil dólares, Kirchner señaló algo realmente disparatado, dijo: “eso lamentablemente fue una actitud de confianza que no debió haber tenido el funcionario argentino (...) El funcionario tendría que haber tenido las antenas preparadas, porque no se puede subir cualquiera al avión. Como tal no está procesado, pero fue un abuso total de confianza. Nosotros procedimos rápidamente separando al funcionario del gobierno”. Realmente, esto no resiste mucho análisis, y la pregunta es: ¿Quién se puede creer semejante estupidez? Además, el funcionario implicado es Claudio Uberti, quien efectivamente fue despedido poco después de haber ocurrido el hecho, pero luego fue el encargado de reunir los avales de la campaña electoral K en Santa Cruz (1). Justamente esta última función también generó polémicas, porque muchos santacruceños denunciaron que sus firmas habían sido falsificadas. Pero el remate del chiste fue cuando dijo: "por supuesto que hablé con el presidente Hugo Chávez, y es absurdo que alguien que haya trabajado con él hubiera amparado una maniobra de este tipo". Como humorada... ¡buenísimo! Pero las estupideces no terminaron aquí, también dijo: “En el lugar que ocupamos nosotros tenemos que tener desconfianza, más desconfianza, más desconfianza y seguridad. No se puede subir cualquiera al avión con nosotros. Fue un error y un exceso de confianza. Uno tiene que vivir con las antenas despiertas”. A esta altura de la entrevista, ya era evidente que nos está tomando a todos por idiotas. Pero hay más... Repitiendo los argumentos de sus presentaciones públicas, Kirchner defendió sus cuatro años de gobierno afirmando "hemos avanzado mucho, se recuperó la confianza, la inversión en investigación, el crecimiento del consumo y el crecimiento global de la economía". En este punto, parece que nadie le avisó que ese crecimiento que pregona se debe sencillamente a la mal hecha devaluación que hiciera Eduardo Duhalde en su momento, y gracias a eso se exporta soja, por lo cual entran grandes sumas de dólares por las retenciones, y no es ningún merito de su gestión. También sería bueno que nos avise cuándo y dónde se recuperó esa "confianza" e "inversión" de la que habla.... Y seguimos con las... —francamente, a esta altura ya no se cómo calificarlas— declaraciones del Sr. Kirchner, ya que dijo, sin inmutarse: “Terminamos con un flagelo que durante décadas afectó al pueblo argentino, con decisiones que se tomaron en la Argentina y no en Washington. Eso fue terminar con toda una etapa, con todo un tiempo”, enfatizó acerca del pago de la deuda al FMI. Y, sí... decididamente nos está tomando por idiotas, ya que cualquiera sabe que para pagarle al FMI, que cobra una tasa de interés anual menor al 6% le vendió bonos al Chávez a más del 10%... Ese es nuestro presidente, y aquí uno ya no sabe si lo que dice es producto de algún efecto secundario del tratamiento de su cáncer de colon (2) o de su propia hipocresía. Y ya que estamos hablando de Chávez, debemos señalar que aquí siguieron las incongruencias, ya que dijo: “Chávez fue muy solidario con la Argentina”. Sr. Presidente: ¿cuándo fue eso? Por que me parece que los que fuimos solidarios con Chávez fuimos nosotros, ya que más allá de lo antes mencionado, donde el "dictadorzuelo" ganara dinero en forma usuraria comprando deuda argentina y luego vendiendo los bonos a más alto precio, nos agradece vendiéndonos el peor gasoil del mundo —por si no lo sabe le cuento que el petróleo venezolano es el de más baja calidad del planeta— a un precio exorbitante. Fue la Argentina, quien le “prestó” dos veces el país para hacer sus estúpidos actos anti – valla uno a saber que cosa... y fue Usted, Sr. Presidente, uno de los pocos a los que se les ocurrió decir que el Primer Mandatario Venezolano es democrático; usted fue generoso con él y no él con nosotros. En cuanto al conflicto con Uruguay dijo algo realmente gracioso... “Todos hablan, pero nadie aporta ninguna solución” Sr. Presidente... la solución hubiese sido no haber entrado en el conflicto, ¿sabe cómo se llama eso? prevención, políticas de Estado, trabajo de Cancillería... pero claro, se ve que en el manual que le pasó su mentor, Eduardo Duhalde, esos capítulos faltaban, o como a usted lo eligió a último momento, no habrá tenido tiempo de prepararlo. Pero hubo muchísimas más frases impresentables —teniendo en cuenta la envestidura Presidencial— que realmente uno no sabe si tomarlas para la risa o ponerse a llorar, como por ejemplo: “estamos en las puertas de un país normal”; “la relación con la Iglesia no ha sido tan conflictiva, y el cardenal Jorge Bergoglio, tiene las puertas abiertas de la Casa Rosada". Y para el final, lo más triste, o más gracioso —depende de que costado se lo mire— y fue cuando el presidente afirmó que el tema de la seguridad va a mostrar “un mejoramiento paulatino en los próximos años”, pero afirmó que no se supera “con voluntarismo ni mano durísima, como piden algunos”. ¿En que se basa el Sr. Presidente para afirmar que la seguridad va a mostrar un mejoramiento paulatino en los próximos años? Hubiese sido más positivo, sin embargo, haber hecho algo, ya que de ese modo la inseguridad no hubiese crecido como ocurrió... pero como no podía ser de otra manera, volvió a echarle la culpa al periodismo, afirmando que “los medios de comunicación se encargan de amplificar y multiplicar los hechos de violencia”. Realmente, a esta altura uno no sabe si estaba viendo al Presidente de la Nación, al cómico Tristán o a Piñón Fijo —con todo el respeto que merecen los dos artistas— lo cierto es que una vez más, Néstor Kirchner, volvió a insultar la inteligencia de la mayoría de los argentinos. Esperemos que sea la última.
Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar diciembre 2007