LAS FARC ¿REVOLUCIONARIOS O DELINCUENTES?

En estos últimos días se dieron a conocer imágenes de la ex candidata presidencial colombiana secuestrada por las FARC —Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas—, Ingrid Betancourt, en su cautiverio. Las imágenes, más allá de ser conmovedoras, demuestran cómo los terroristas torturan a sus rehenes y cuáles son sus condiciones de vida. Los secuestrados por las FARC son alrededor de tres mil, entre los que se encuentran, incluso, muchísimos niños, los que son utilizados para obtener rescate o, en algunos casos, para negociar intercambios de prisioneros. Esta organización terrorista de ideología marxista, que nació a fines de la década del 50 hoy se dedica al narcotráfico, convirtiéndose en el mas importante cartel del mundo, desvirtuando por completo el origen ideológico de su creación, ya que fue fundada por una comunidad autónoma creada por grupos armados comunistas y liberales radicales a finales de la época de la violencia que siguió al "Bogotazo" en 1948.
Breve reseña de las FARC
En 1953 el General Gustavo Rojas Pinilla llegó al poder luego de un golpe de estado y buscó llevar a su fin la época de La Violencia bipartidista. Por medio de las amnistías, cerca de 5.000 guerrilleros liberales dejaron las armas. El Partido Comunista Colombiano (PCC) desconfió de la amnistía de Rojas Pinilla y se negó a entregar las armas, si bien hubo grupos que se declararon conformes con la amnistía. Durante las negociaciones varios de los grupos comunistas que seguían en armas se concentraron en Sumapaz donde, según su versión de los hechos, fueron atacados por fuerzas militares que usaron helicópteros y Napalm provisto por el gobierno de los Estados Unidos a través de la CIA. En comunicados a la opinión publica las FARC-EP afirman que su objetivo es acabar con las desigualdades sociales, políticas y económicas, la intervención militar y de capitales estadounidenses en Colombia, mediante el establecimiento de un Estado marxista-leninista y bolivariano,[38] lo que es desestimado por el gobierno y también por gran parte del pueblo colombiano, ya que muchos sectores populares han sufrido del accionar violento de esta agrupación armada. Además de que el grupo esta involucrado en negocios considerados ilegales como el robo, la extorsión, el secuestro y trafico de armas y droga. La Unión Europea y el gobierno de Estados Unidos de América incluyeron en 2001 a las FARC-EP en la lista de organizaciones terroristas, al igual que a la guerrilla del ELN y las AUC. Organizaciones de Derechos Humanos como Human Rights Watch y Amnistía Internacional los consideran, al igual que a otros grupos ilegales, culpables de violar los derechos humanos, de atacar y perjudicar indiscriminadamente a civiles. Según Human Rights Watch, las FARC han reclutado a niños, incluyendo a menores de 18 y 15 años Originalmente, los guerrilleros de las FARC se oponían al cultivo de la coca. Durante los años 80 lo aceptaron, participando en el narcotráfico a través de la creación de un «impuesto» (el llamado gramaje) sobre los cultivos ilícitos, aplicable a los campesinos cultivadores. Al mismo tiempo, presentaron propuestas para una posible sustitución de cultivos. Posteriormente las FARC diversificarían su activad más allá de la regulación de los cultivos, cobrando «impuestos» a las actividades de los cárteles de la droga, incluyendo a los laboratorios y las pistas de aterrizaje clandestinas. Las Naciones Unidas, y Amnistía Internacional han reclamado a las FARC por violaciones al derecho internacional humanitario y al Protocolo II adicional a los Convenios de Ginebra. Se incluye:
Reclutamiento de menores.
Secuestro de civiles.
Toma de rehenes.
Desapariciones forzadas.
Actos de violencia sexual contra mujeres y niñas, como violaciones y torturas.
Trato inhumano a rehenes.
Como testimonio de las aberraciones de estos delincuentes, adjuntamos sólo un párrafo de una carta escrita a sus familiares por Ingrid Betancourt: “Antes disfrutaba cada baño en el río. Como soy la única mujer del grupo, me toca prácticamente vestida: shorts, brasier, camiseta, botas. Antes me gustaba nadar en el río hoy ni siquiera tengo alientos para eso. Estoy débil, friolenta, parezco un gato acercándose al agua. Yo que tanto he adorado el agua, ni me reconozco. (...) Pero desde que separaron los grupos no he tenido ni el interés ni la energía para hacer nada. Hago algo de estiramiento porque el estrés me bloquea el cuello y duele mucho”. No cabe dudas de que estamos hablando de delincuentes y asesinos, con el agravante de ser narco traficantes. Lo inentendible es cómo, en nuestro país, ciertos sectores como absolutamente todos los partidos políticos y agrupaciones de izquierda, incluso Madres de Plaza de Mayo, H.I.J.O.S. y pseudos dirigentes sociales como Luis D’Elía, Néstor Pitrola, o el “huevo” Cevallos, quienes dicen defender la libertad y los derechos humanos simpatizan y promueven a las FARC. Esto demuestra que, indudablemente, la izquierda argentina no es sólo incoherente, sino que además apoya lo que ellos supuestamente combaten, la tortura, secuestros y extorsioneS.

Publicado por: www.periodicotribuna.com.ar diciembre 2007