LA GRAN FARSA DE CHÁVEZ Y KIRCHNER: LA LIBERACIÓN DE LOS REHENES COLOMBIANOS

Lamentablemente, esta historia de liberar rehenes, no es nueva. De hecho muchísimos prisioneros han sido liberados o intercambiado, como ocurría entre la ex Unión Soviética y los EEUU, cuando en el marco de la guerra fría lo hacían secretamente: en algún punto de la frontera de la cortina de hierro con espías atrapados por uno y otro bando. Lo mismo ocurrió, ocurre y seguirá ocurriendo entre israelíes y palestinos, sólo por citar algunos casos. Como todos los manuales antiterroristas dicen que de ninguna manera se debe realizar ningún tipo de negociación con organizaciones guerrilleras, cuando esto ocurre, se realiza en el más absoluto secreto. ¿Por qué será que en este caso se hace exactamente todo lo contrario? Los terroristas, muy pocas veces —aunque podríamos decir casi nunca, sin temor a equivocarnos— liberaron rehenes para mostrar cierta voluntad de diálogo, y mucho menos a cambio de nada. Estos detalles son realmente llamativos y en cierta manera hacen traslucir la farsa de esta operación mediática organizada por Hugo Chávez. Es necesario aclarar que de ninguna manera se esté negando que la liberación de los rehenes sea beneficiosa, ya que cuando este artículo esté publicado posiblemente estos ya estén liberados, solamente se cuestiona el por qué. No es ninguna novedad que, en primer lugar, Chávez pretende ejercer un liderazgo no sólo mediático en toda Latinoamérica, sino que además, económico y político. En cierta manera, quiere llevar a cabo el sueño incumplido de su líder intelectual, filosófico y político, Fidel Castro, quien lógicamente hubo de resignar sus ambiciones continentales por falta de presupuesto, pero su hijo putativo, Chávez, parece estar dispuesto a concretar tan mesiánico plan. Para ello cuenta con una favorable situación económica internacional que le permite recaudar miles de millones de dólares como nunca antes a través de la exportación de petróleo, a casi 100 dólares por barril y de esa manera financiar su campaña denominada “cruzada Latinoamericana”. Gracias a esos dineros puede solventar a personajes como Evo Morales, Rafael Correa e incluso a Néstor Kirchner, su principal aliado, como así también financiar movimientos radicalizados de izquierda, la mayoría camuflados como “movimientos sociales”. Un claro ejemplo de ello son, en nuestro país, el FTV de Luis D’Elía o la ONG Madres de Plaza de Mayo. ¿Pero cuál es la verdadera razón por la que las FARC tomarían la determinación de liberar a estas tres personas? Como es de público conocimiento, especialmente en el ámbito internacional, tanto la imagen de Chávez como la de Kirchner, se vieron notablemente desprestigiadas por el “valijagate”, por lo tanto, con este caso de “humanidad” se matan tres pájaros de un tiro. En primer lugar, se logra desviar el foco de la atención de la prensa y la opinión pública. Segundo, lograrían, tanto Chávez como Kirchner, “limpiar” su imagen de corruptos, y de paso debilitar la imagen del presidente colombiano Álvaro Uribe y los EEUU. Por último, de lograr la operación exitosamente, Chávez verá fortalecida su aspiración como líder latinoamericano, agregando además cierto aire humanitario a su gestión. No debemos olvidarnos de un agregado extra, que sería la frutilla del postre: la posibilidad de que Chávez quede como un firme aspirante al Premio Nóbel de la Paz. Como dijimos, este caso es muy particular. Más allá de los motivos enumerados por los que Chávez se involucró en esta liberación, no debemos olvidarnos que tanto el Presidente venezolano como las FARC, conjugan el mismo idioma, dicho esto en otras palabras, son de la misma calaña. Esto determina además que tengan cierta colaboración mutua en sus actividades, y tampoco es ningún secreto que Chávez permite a las FARC circular y permanecer en territorio venezolano, como tampoco es ninguna primicia que piensa incluirlos y darles un papel preponderante en su plan de expandir la guerrilla y el narcotráfico en Latinoamérica, pero parece ser que todo tiene su precio... ninguna organización terrorista libera rehenes por que sí, y todo hace suponer que para que la operación se lleve a cabo Chávez tuvo que pagar. Así al menos lo afirmó la periodista venezolana Patricia Poleo, quien sostuvo en un artículo publicado en el periódico El Nuevo Día, en agosto pasado: "Hace pocos días nos confirmaron que se pagaron u$s 500 millones por la liberación de las tres personas". Por otra parte, el periódico digital SIDD (Síntesis Informativa Diario Digital) sostuvo que: “Este plan ideado por Chávez, utilizando los dineros públicos del pueblo venezolano, en el que involucra a Néstor Kirchner, es para que ambos aparezcan en los diarios del mundo como líderes de los Derechos Humanos. En el momento preciso en que se entra en los tramos más reveladores de los dineros negros que circularon de ida y vuelta a y desde Venezuela, en una gran cantidad de incesantes viajes, según fuentes confiables a las que tuvo acceso SIDD. Hugo Chávez, piensa que Néstor y Cristina devolverán el favor de este "costoso plan salvador" proponiendo que el venezolano sea nominado al premio Nóbel de la Paz”. Como no podía ser de otra manera, no se podía esperar otra forma de terminar un año repleto de mentiras, hechos de corrupción y actos demagógicos, tanto por parte de Néstor Kirchner como de Hugo Chávez, con una gran farsa protagonizada por ambos.