LO QUE VIENE

LOS DILEMAS QUE DEBERÁ ENFRENTAR EL GOBIERNO DE CRISTINA

Según pudimos saber, existe un inquietante rumor que está circulado por los pasillos de la Casa Rosada a partir del resultado de las elecciones presidenciales del 28 de octubre. Esta preocupación es en referencia a las posibilidades reales que tiene la primera dama de enfrentarse a una crisis económico-social no bien asuma la presidencia. Una de las principales causas sería la inflación proyectada de no menos del 45% anual para el año 2008, que podría ser aún más alta si se calculan los inminentes aumentos de electricidad, gas, telefonía celular y fija, combustibles, transportes y alimentos. Esto, con el agravante de una crisis energética que se prevé tendrá su pico más elevado en los meses de verano que, para colmo, se pronostica serán de temperaturas muy elevadas. Este incremento en las tarifas produciría un deterioro significativo en los salarios de aquellos que perciben entre $500 y $1500 mensuales. No sólo por el inevitable efecto inflacionario, sino que además, la Primera Dama y Miguel Peirano pretenden un dólar mínimo de $3,40 con un techo de $3,50 para poder engrosar la recaudación por exportaciones. Ya, en este mismo sitio, habíamos anticipado en el artículo “La herencia de Cristina”, que la primera dama debería afrontar, en caso de asumir, serios inconvenientes tales como la crisis energética y la inflación, que lamentablemente, en este caso van de la mano, haciendo un cóctel explosivo. Esto, seguramente, repercutirá en otro de los problemas latentes que son los constantes conflictos gremiales. En consecuencia, “los amigos sindicalistas” deberán enfrentar a la flamante presidenta o “negociar” algún mísero aumento que por supuesto no cubrirá ni la cuarta parte del efecto inflacionario. Otra preocupación importante es el efecto recesivo que seguramente causarán estos “ajustes” tarifarios y su consecuente repercusión inflacionaria. Las PyMes seguramente serán las que más sufrirán esta serie de medidas, ya que deberán absorber los aumentos en las tarifas, aumentos salariales y la posible baja en las ventas producto del lógico deterioro del poder adquisitivo. Para colmo de males, el precio del barril de crudo parece no encontrar techo, y ese es otro motivo de desvelo de Cristina Fernández y sus colaboradores. Parece ser que el “paquete” conformado por ajustes, inflación, posibles conflictos gremiales y una consecuente recesión que deben afrontar para el próximo año, son el real motivo del bajo perfil que comenzaron a mostrar los Kirchner después de la victoria obtenida. No nos olvidemos que además, de no poder solucionar rápidamente estos conflictos en el primer semestre, podría comenzar a subir el índice de desocupación. Por ahora, lo único claro en la mente de Cristina es seguir aferrada a una fuerte recaudación sostenida, fundamentalmente, en las retenciones. En cuanto al principal problema que hoy preocupa a los argentinos, la inseguridad, todavía no se habló una sola palabra. Todos estos puntos son los que pueden generar un conflicto social si no se atienden rápida y eficazmente. Los problemas ya están planteados, Cristina y quienes la acompañan están preocupados... esperemos que encuentren la solución antes de que se conviertan en realidad.
Publicado en www.periodicotribuna.com.ar y www.catamarcaya.com.ar noviembre 2007