LA MENTIRA DEL INDEC Y SUS CONSECUENCIAS

A veces, dos informaciones que aparentemente no tienen relación, la tienen. Es el caso de dos noticias dadas a conocer casi simultáneamente, que demuestran la actual situación por la que está atravesando nuestro país, y son las siguientes:

El nuevo método para medir precios, eje de la polémica
El Indec comenzaría a utilizar desde mañana el nuevo método; los trabajadores dicen que el cambio propuesto por el Gobierno "no absorberá la manipulación" de los datos realizada este año. LA NACION

La Argentina desciende 15 escalones en el ranking de competitividad mundial
El informe de competitividad del World Economic Forum analiza la situación 131 países. Afirma que, pese a la recuperación, persisten dudas sobre "la continuidad de las políticas económicas, la burocracia y la falta de transparencia". Chile es el líder en Latinoamérica, seguido por México. CLARÍN


Como dijimos antes, estas dos noticias no hacen más que sacar al descubierto cuales son nuestras falencias, y lo más grave, a la luz de todo el mundo.
En primer lugar, no es casualidad que la decisión de reformar el sistema de medición del Indec se de a conocer justo después de las elecciones... ¿casualidad, estrategia?
Pero si bien el actual sistema no es de lo más correcto y preciso, no es el método lo que falla, sino la metodología del señor Guillermo Moreno, quien hace que los índices varíen a su antojo.
Entonces, no es el método lo que habría que cambiar, sino al Señor Moreno y su metodología patoteril y mafiosa.
Por supuesto que esto tiene relación directa con la noticia que dice que: Aunque la Argentina mejoró durante el último año en relación a la competitividad, bajó nueve puestos y ocupa ahora el lugar 85 en el ranking debido a que otros países tuvieron una mejora más importante.
Estos índices, que por supuesto no los realiza el Indec, se calculan según la transparencia que ofrece el Estado en cuanto al manejo sobre temas como “la continuidad de las políticas económicas, la burocracia y la falta de transparencia en el sector público"
Es realmente lamentable figurar en el puesto 85 sobre 131 países. Y es más lamentable aún que Chile esté mejor raqueado que la Argentina, esto dicho con todo respeto hacia el país trasandino, que es el mejor calificado de la región y bien ganado tiene es puesto; pero si Chile puede, por qué nosotros no?
Insisto, hablamos de dos noticias que aparentemente no tienen relación entre sí, pero indudablemente una tiene incidencia sobre la de la otra, y en realidad, antes de atacar a las consecuencias deberíamos atacar a las causas; por eso, antes de cambiar el método en el Indec, no sería mejor cambiar la metodología?

Publicado en www.agencianova.com novinbre 2007