EL GOVIERNO VA POR TODO

Las ansias de control de esta administración parece no tener límites.Ahora también pretende controlar al Poder Legislativo y al Poder Judicial a través de la SIGEN ¿Y la independencia de los poderes?

El presidente Néstor Kirchner firmó un nuevo decreto donde una vez más se puede apreciar el espíritu hegemónico de esta administración y una clara intención de ejercer el poder a cualquier precio, tal como se hiciera oportunamente presionando al Congreso Nacional al sancionar la reforma del Consejo de la magistratura y la ley por los DNU (Decretos de Necesidad y Urgencia).
En este caso, es un tanto más preocupante, ya que como dijimos antes, se trata de un decreto y ni si quiera se puso a consideración del Congreso.
Dicho decreto confiere el control financiero sobre el Congreso Nacional y el Poder Judicial a la Sigen (Sindicatura General de la Nación), organismo que depende directamente del Poder Ejecutivo.
El decreto, que es el 1344/07, lleva las firmas del Presidente, del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y del ministro de Economía, Miguel Peirano, y fue firmado el 4 de octubre y considera expresamente que el Poder Judicial y el Poder Legislativo “están incluidos en la Administración Central”, que cae bajo la órbita de la Sigen.
La medida es un abierto desafío a la independencia de poderes que garantiza la Constitución nacional., ya que la ley de administración financiera vigente no le otorga a la Sigen esa atribución, dado que este organismo realiza un control interno del gasto de los recursos que ejecuta el Poder Ejecutivo. Pero el decreto va más allá de la ley y extiende las funciones de esa dependencia al Poder Judicial y al Congreso.
De hecho, la autonomía económica financiera es un atributo fundamental para que un órgano pueda actuar de manera independiente, sin presiones de otros poderes. Por lo que se desprende que este decreto es a las claras inconstitucional, ya que la Constitución garantiza la división de los poderes en todo sentido, incluso el económico.
Ahora, se suma este decreto, que no está vinculado con la posibilidad de disponer del dinero, sino con el control del gasto, yendo en contra de los pedidos del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti quien, en varias oportunidades, reclamó que la Justicia debe tener autarquía financiera y no debe depender del jefe de Gabinete para poder disponer de su dinero.
Mientras la organización financiera del Congreso nacional es controlada por la AGN (Auditoria General de la Nación), el Poder Judicial, pese a que es independiente, también firmó un convenio con la AGN para someterse a su control financiero. Pero ambos poderes siempre estuvieron fuera del alcance de la Sigen.
Los ministros de la Corte no quieren opinar para no prejuzgar, porque quizás alguien plantee una demanda y a ellos les correspondería pronunciarse, si embargo, ya ordenaron hacer un informe interno para estudiar el tema.
El decreto no solo destruye la independencia de los poderes, sino que además desconoce abiertamente los límites que le impone la Constitución al Poder Ejecutivo y pone de manifiesto una voluntad hegemónica a todo precio.

Publicado por www.notiar.com.ar www.periodismodeverdad.com.ar y www.catamarcaya.com.ar noviembre 2007