CHAVEZ Y EL COLMO DEL RIDICULO

Esta vez, parecería que la Cumbre de las Américas sirvió para algunas cosas. Por si todavía algún lector no se dio cuenta, estoy hablando del ridículo incidente protagonizado por el Presidente venezolano.
En primer lugar, fue evidente lo ridículo que puede ser una persona cuando se deja llevar por su fanatismo, cosa que el señor Chávez demuestra frecuentemente, pero en esta ocasión fue realmente patética.
Más allá del papelón protagonizado por el dictadorzuelo caribeño, quedó demostrado también cuales son las diferencias entre el Presidente de un país desarrollado, como Zapatero y uno tercermundista.
El Presidente se España hizo lo que corresponde, defendió al ex Presidente de su país, por más que sea su enemigo político número uno; aclarándole que Aznar había sido elegido democráticamente por el pueblo y merecía todo su respeto, demostrándole a VARIOS DE LOS AHÍ PRESENTES, especialmente al Presidente Kirchner como debe ser la relación de un Jefe de Estado y un ex Presidente.
Otro aspecto notable, es el modo. Se puede ser Duro y Educado, en cambio Chávez fue un mamarracho y grosero. No era ni el lugar ni el momento, y mucho menos la forma. Además, si quiere decirle algo a Aznar, se lo puede decir directamente, y no hacerlo como lo hizo.
El hecho es que en realidad, Chávez hizo lo que hizo no para que el ex presidente de España se entere, sino para llamar la atención, como lo hace siempre, y que luego todo el mundo hable de él.
Por último, quedó reflejada una vez más la incoherencia del pensamiento del aprendiz de Fidel Castro, llamando fascista a Aznar.
Lógicamente, desde la óptica de Chávez, todo se ve al revés. Para aquellos que no lo sepan, Fascista es aquel gobernante que es autoritario, dictador y totalitarista. Cualidades excluyentes en Chávez, acompañadas además de una gran cuota de demagogia, que nunca han de faltar.
Por si todavía no se enteró, quien coarta la libertad de prensa, de expresión, reprime a quienes piensan distinto, impone leyes según su conveniencia, maneja el Estado a su antojo, tratando además de Estatizar todo lo que se pueda para convertir a la Nación en un Estado totalitarista, y modificar la constitución a su antojo para perpetuarse en el poder, es él, y no Aznar.
Eso es ser Fascista, pero claro... se ve que de tanto juntarse con Fidel, lo convenció de lo contrario.

Publicado por www.agencianova.com.ar noviembre 2007