ALARMANTE CRECIMIENTO DEL CONSUMO DE EXTASIS

Lamentablemente, la Argentina, ha dejado de ser un país de tránsito para el narcotráfico para convertirse en uno de los países de mayor consumo de Latinoamérica.
Las drogas más populares en nuestro país son la marihuana, la cocaína y el paco, pero hace ya algún tiempo viene creciendo el consumo del éxtasis.
El éxtasis, una droga diseñada en forma de pastillas, fue consumida en la Argentina por unas 80.000 personas, mayoritariamente de entre 18 y 34 años, durante el último año; la mitad lo hizo por primera vez, lo que significa que se duplicó el uso.
Las cifras surgen del universo de consumidores proyectado por los informes de la Sedronar (Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico).
El éxtasis es un vasoconstrictor que corta hemorragias e inhibe la transmisión de impulsos en las fibras nerviosas. La droga en cuestión, combinada con bebidas energizantes de venta libre (tipo Red Bull, Speed o similares) incrementa la liberación hacia el torrente sanguíneo de dopamina, una de las substancias que transmiten los impulsos nerviosos.
Disminuyen la actividad de un tipo particular de neuronas, con lo que se produce un incremento de la adrenalina, lo cual se traduce en excitación general del organismo (se pierden las inhibiciones), y se manifiesta, por ejemplo, con dilatación de las pupilas e incremento del ritmo cardiaco.
La mira de la opinión pública se ha enfocado desde hace un tiempo en los estragos causados en barrios carecientes por el “paco” (pasta base de cocaína), pero en el otro extremo socioeconómico el éxtasis ha empezado a golpear con fuerza. Además, el porcentaje de consumo de ambas es muy similar. Se trata del 0,5 por ciento de la población relevada en los sondeos oficiales en las principales ciudades del país.
Los jóvenes explicaron que compran pastillas dentro y fuera de centros de diversión nocturna, y la mayoría coincidió en asignarle un costo de entre 30 y 40 pesos por comprimido. Las pastillas asumen nombres populares como "bicho", "xtc" o "Adán" y presentan en su diseño los logos de reconocidas marcas de automóviles o dibujos animados.
El acceso a esta droga no parece ser muy complicado. Se consignó que el 23% de los encuestados aceptó que en algún momento le ofrecieron éxtasis. El 6,2% dijo que recibió esa propuesta en los últimos 30 días. Mientras que otro 5,1% indicó que escuchó esa oferta durante el último año.
El mundo del narcotráfico abarca cinco puntos: El cultivo de la materia prima, la producción o elaboración, el tránsito, el consumo y el lavado de dinero.
A principios de la década del ‘70, la Argentina era solo un país de transito, de a poco se fue convirtiendo en un país de consumo; en la década de los ‘90 ya se transformó en uno de los preferidos para el lavado de dinero, para luego convertirse en elaborador. De ahí es donde se crearon las “cocinas” donde empiezan a aparecer el éxtasis y el paco.
La actual legislación de las drogas en Argentina reconoce el derecho de las personas a consumir cualquier sustancia, ya que restringe la ilicitud al “dealer” (distribuidor o productor).
Las investigaciones se truncan ahí, porque siempre e inevitablemente llegan al impenetrable círculo del poder.
Lamentablemente, el panorama no es alentador, sino que todo lo contrario. Por eso recuerde que la educación y la familia son las mejores herramientas para prevenir y combatir este flagelo.
Publicado en
www.agencianova.com.ar noviembre 2007