LOS TRES MALES DE LA ARGENTINA

Es indudable que desde hace muchos años La República Argentina viene sufriendo un considerable deterioro, tanto en lo político, como en lo económico y lo social. A lo largo del tiempo se fueron sucediendo Presidentes, militares y civiles, Radicales y Peronistas, muchos mas Ministros de Economía con distintos planes económicos e innumerables Legisladores, pero las crisis se sucedieron una tras otra.
Seguramente seria muy difícil encontrar en nuestra memoria, algún político en general, al que recordemos con una buena imagen. Es evidente que todavía nadie pudo encontrar la solución, a pesar de que cada vez que escuchamos hablar a alguno de ellos parecería que, según su óptica, realizan un perfecto diagnostico del panorama, como si en vez de ser quienes tendrían que solucionar los problemas fuesen perfectos analistas políticos.
Pero lamentablemente, mientras no se ataquen a las verdaderas razones de nuestros males, nunca vamos a encontrar la solución.
El primero de ellos, del cual nuestros mandatarios forman parte, es el gigantesco sistema burocrático administrativo del Estado. Un Estado que cuenta con muchos mas empleados de los que tendría que tener, con una ineficiencia notable, un derroche excesivo de recursos económicos y propicio para crear un terreno arto fértil para fomentar hechos de corrupción de todo tipo y color.
En segundo lugar, nuestro país cuenta con uno de los sistemas impositivos mas perversos del mundo, donde encontramos impuestos realmente distorsivos, como por ejemplo el IVA del 21% y otros que se pagan varias veces y de distintas formas, como Ingresos Brutos y Ganancias, siguiendo con una extensa lista de obligaciones provinciales y municipales.
Todas estas “contribuciones” fiscales, no hacen otra cosa que encarecer los productos o servicios, produciendo un lógico deterioro en el poder adquisitivo y tentar a la evasión a quienes deben pagar
Por ultimo, tendríamos que tomar conciencia de que si queremos o pretendemos ser un país desarrollado, deberíamos aplicar una política económica desarrollada, cosa que nunca se llevo a cavo en La Argentina; muy por el contrario, ya desde la época de la colonia, siempre tuvimos una economía regulada o controlada. Basta con mirar a los países exitosos para darnos cuenta de cual es el camino a seguir, por lo menos en lo que a economía se refiere.
Estos son los verdaderos males que nos aquejan, pero nuestros dirigentes siguen empeñados en decirnos que somos un país sometido, oprimido, hostigado por el FMI, el Banco Mundial y las empresas multinacionales, en vez de aplicar una economía moderna, abierta, que aliente a las inversiones y genere empleo, con un sistema impositivo justo y equitativo que distribuya los ingresos de una manera ordenada, transparente y sin despilfarro, a través de un Estado eficiente y que responda de una manera efectiva a las necesidades de la gente.