LA IZQUIERDA MILITARIZADA

En la inmensa mayoría de los casos en que la Izquierda se constituyó en el poder, lo hizo por la fuerza, ya sea mediante golpes de Estado o revoluciones, salvo raras excepciones, como la del Dr. Allende en Chile o Chávez, en Venezuela, quienes consiguieron llegar a la presidencia de sus respectivos países mediante elecciones.
Mas allá de acceder o no al gobierno, y haciendo la salvedad de estos dos casos, la metodología siempre fue la guerrilla, sistema preferido de los simpatizantes de Marx, Trotsky, Lennin y Stalin.
Pero lo más llamativo de los “militantes” de Izquierda es que, a pesar del odio y enfrentamiento histórico que mantienen con los Militares, a quienes por lo general enfrentan, copian muchísimas cosas de ellos y las asimilan como propias, desde metodologías hasta el propio vocabulario, comenzando por el término “militante”.
Lógicamente, no es casual que una vez adquiridos los términos, se continúe por las acciones, como por ejemplo, en la forma en que denominan a sus “grupos de tareas”, que son “comandos” o “brigadas”, pertenecientes a “organizaciones” como la FAR “Fuerzas Armadas Revolucionarias” o el ERP “Ejército Revolucionario del Pueblo”, quienes sus integrantes, los “combatientes” dirigidos por algún “comandante” se dedican a la “lucha armada”, o en algunos casos a “marchar” por alguna protesta.
Como podemos apreciar, el vocabulario utilizado por los guerrilleros, contiene una importante cantidad de términos militares, pero el ejemplo más contundente es, sin lugar a dudas el del “Comandante” Fidel Castro, quien desde que asumió el poder se auto convirtió en Militar, vistiendo, hablando y actuando como tal, sin haber pasado jamás por ninguna Institución Castrense.
Este, sin lugar a dudas, es el caso más claro, contundente, categórico y ejemplificador que podemos utilizar para ilustrar la ridícula y enfermiza cercanía que mantienen los guerrilleros con sus enemigos, los Militares.
Lógicamente, esta faceta de la Izquierda, no es más que el principio de una serie de contradicciones, que sigue con el fin que persiguen que es tomar el poder por la fuerza.¿
Esta metodología, por supuesto, contrasta totalmente con lo que permanentemente pregonan, que es la igualdad y libertad del individuo, cosa que, una vez en el poder adolecen por completo, imitando una vez más a los Militares cuando toman el poder.
Sin lugar a dudas, es innegable que no solo la filosofía y la teoría de la izquierda es contradictoria e incoherente, sino que además lo es la metodología que utilizan.