EL NUEVO MURO DE LOS LAMENTOS

Existe una frase muy popular que reza: ”Haz lo que digo pero no lo que hago” que la podríamos asociar con otra que viene a mi mente que dice: “Cuando lo hacen otros está mal, pero cuando lo hago yo, está justificado”. Un claro ejemplo de ésta situación es cuando un equipo de fútbol que está jugando contra el nuestro y “hace tiempo” nos indignamos y exigimos al árbitro que tome medidas, pero cuando el que lo hace es el nuestro, lo celebramos, incluso nos enojamos si no lo hace cuando esa situación nos beneficiara.
Esta práctica parecería ser una de las preferidas de la Izquierda, que a lo largo de los años la implementó en todas sus formas y estilos.
Podríamos citar como un ejemplo claro y contundente la crítica de los comunistas y simpatizantes de Izquierda en general al “Macartismo” que existía en los Estados Unidos durante la época de la guerra fría en la década de los 50.....pero muy por el contrario, nunca se quejaron de las innumerables persecuciones, encierros e incluso asesinatos cometidos a quienes no estaban o están, incluso hoy, de acuerdo con los regímenes totalitarios que reinaban detrás de la “Cortina de hierro”. Como estos ejemplos podríamos citar miles, desde los sistemas de estudios propagandísticos hasta el manejo tendencioso de los medios de comunicación.
Todas estas cuestiones no hacen mas que demostrar lo contradictorio de la Izquierda cuando se constituye en el poder, pero no solo los actores son contradictorios, sino también muchos comunicadores sociales defensores del Marxismo.
A casi veinte años de la caída del muro de Berlín, no fueron muchos los simpatizantes del comunismo que se hallan sincerado y expresado en contra de ese atropello a la libertad, un muro que ellos mismos construyeron para evitar la fuga masiva de personas.
En cambio, hoy, existen muchos defensores del “neo progresismo” que levantan sus voces en contra del muro que construye Estados Unidos su la frontera con México.
Si embargo, existen diferencias abismales entre un muro y el otro, ya que uno, lo querían traspasar para escapar del infierno, y el otro, lo quieren cruzar para tener una mejor calidad de vida; incluso como inmigrantes ilegales. Pero lo más contradictorio es que los detractores de Estados Unidos, o por lo menos aquellos que piensan que el País del Norte es el responsable de los males del mundo, se quejen constantemente por que no se permite el ingreso de ilegales, en lugar de plantearse por que éstas personas huyen de una vida miserable y reclamar a los gobernantes de los países de donde emigran esas personas.
Nuca se quejaron del muro de Berlín, pero sí lo hacen con el muro de Estados Unidos; pregonan por la libertad de las personas, pero les prohíben salir de sus países; reclaman por los derechos de los individuos, pero encarcelan o fusilan a quien piensen distinto; se autodenominan democráticos, pero no permiten partidos políticos mas que el Comunista; proponen el bienestar de la sociedad, pero sus pueblos viven en la miseria; por eso, el lema del Marxismo debería ser: “Cuando lo hacen los otros, está mal, pero cuando lo hago yo, está justificado”.